20 de julio de 2014

Grandes aciertos y errores de doblaje en lo que va de año

Por Bernardo Pajares

Que sí, que ver películas en versión original está muy bien, pero hasta el 'hipster' más cuadriculado va de vez en cuando al cine con su madre, con su sobrino o con su amiga, la que no tiene ni idea de inglés y pasa de estar dos horas leyendo subtítulos. Pero, seamos francos, ¿a quién le amarga un dulce? Hay películas que piden a gritos ser disfrutadas en español, con un buen refresco en una mano y un cubo gigante de palomitas sobre las piernas, igual que hay otras que se resisten al doblaje. Siempre desde el respeto hacia la industria española del doblaje, analizamos los mayores aciertos y los tropezones en lo que va de 2014. 

Grandes aciertos

No lo tenía fácil Nuria Mediavilla, la voz de Angelia Jolie en nuestro país, para ponerse a la altura de la mujer de Brad Pitt en momentazos como el épico “well, well” que pronuncia justo antes de lanzar el hechizo de la rueca, pero no hay duda de que tanto ella como Clara Schwarze, encargada de doblar a Elle Fanning como la princesa Aurora, hacen un trabajo fantástico en ‘MALÉFICA’, el último taquillazo de Disney. Se puede decir que Nuria Mediavilla, en este caso como extensión de una esforzada Nicole Kidman, era también el ancla de la olvidable ‘GRACE DE MÓNACO’

Pero como esto va de aciertos y conjuntos bien empastados, todo halago para Eduardo Gutiérrez como director de doblaje de‘X-MEN: DÍAS DEL FUTURO PASADO’ (y también de las cinco anteriores y el spin-off de Lobezno) es poco. Con un reparto de mutantes -y humanos, ahí está Peter Dinklage- tan numeroso como el que desfila por la última entrega de la saga, alguno podría flojear o no entrar en sintonía con el resto, pero en este plantel ocurre justo lo contrario. El casting de voces, claro, es de lujo: Javier Franquelo sigue relevando al desaparecido Paco Hermández, el que fuera el Profesor Charles Xavier (Patrick Stewart) durante las primeras películas, y el veterano Juan Miguel Cuesta hace lo propio con Magneto (Ian McKellen). Pero es Hugh Jackman quien tiene más líneas de diálogo y el mérito de que en español suenen tan bien o mejor que en inglés es de Gabriel Jiménez, el Lobezno patrio, que no se deja robar la función por Adelaida López, acertada voz de Jennifer Lawrence tanto en la saga (es Mística) como en ‘LOS JUEGOS DEL HAMBRE’. 

Errores que chirrían

Peor acogida ha tenido la versión doblada de ‘DIVERGENTE’, otra de las distopías adaptadas de la literatura juvenil que nos han llegado en estos últimos meses. Parece que la traducción no ha gustado y que el registro de Paula Ribó es demasiado agudo para los fans de Tris, aunque vuelve a ser ella quien dobla a Shailene Woodley en ‘BAJO LA MISMA ESTRELLA’, esta vez con un resultado notable. Un dato más: también en 'DIVERGENTE' escuchamos a Nuria Mediavilla porque Kate Winslet, la villana de la trama, es otra de las actrices que tiene en cartera.

Menos suerte han tenido Miguel Ayones y Juan Carlos Gustems, los dos últimos profesionales del doblaje con registros bien distintos que se han enfrentado a la difícil tarea de poner voz a Bryan Cranston, el primero en ‘BREAKING BAD’ -muy lejos de la versión original- y el segundo en la reciente ‘GODZILLA’. Pero ellos no han sido los únicos: hasta 16 actores se han puesto delante del micrófono para doblar a Cranston con éxito desigual, incluyendo al mencionado Gabriel Jiménez en la época de la serie ‘MALCOM’. ¿Será el próximo el definitivo? 

Volviendo a Gustems, también es él quien presta su tono de voz grave a Luis Tosar, algo que siempre chirría cuando estamos acostumbrados a oír al intérprete en nuestra lengua, en ‘UNA NOCHE EN EL VIEJO MÉXICO’, la segunda película de Emilio Aragón como director. En ella, Manolo García (habitual de Kevin Costner y Robert Redford) dobla a Robert Duvall, un señor de 83 años que se quita una década de golpe con el cambio de idioma. Otro protagonista de edad avanzada es el de ‘NEBRASKA’, la ‘road movie’ de Alexander Payne que se fue de vacío en la última edición de los Oscar. Sí, Bruce Dern se quedó sin estatuilla, pero su interpretación de un anciano con síntomas de alzheimer es sublime y merece ser vista en versión original. Solo así se pueden apreciar los acentos y matices de la América profunda que en gran parte quedan esterilizados en el castellano neutro del estudio.

  • Extras