Grandes frases de Lauren Bacall

Lauren Bacall fue una de las grandes actrices del Hollywood clásico, una de las últimas leyendas vivas del cine que habían vivido el esplendor de la industria y su transformación hacia el modernismo.

Nacida como Betty Joan Perske, Lauren debutó en el cine a los 19 años con 'TENER Y NO TENER' y su figura angulosa y sus andares altivos robaron el corazón a Humphrey Bogart y a todos los espectadores. Dama dura, gracias a ellas contamos con algunas de las mejores frases de la historia del cine.

'TENER Y NO TENER'

La cinta de Howard Hawks adapta "la peor novela" de Ernest Hemingway (en palabras del propio escritor) y la convierte en una de las obras de referencia del cine negro. Bacall debutó con esta película y gracias a ella aprendimos que todo lo que se necesita en esta vida es aprender a silbar.

Un poco antes, Bacall ya había empezado su cortejo con una simple petición: cerillas

'EL SUEÑO ETERNO'

Hawks volvió a sacar partido de la química entre los dos actores en 'EL SUEÑO ETERNO', su adaptación de las historias del detective Philip Marlowe. La cinta, con una atmósfera densa está caracterizada por sus diálogos en los que prima el doble sentido. Bacall juega durante toda la película con Bogart, poniendo a prueba su resistencia y empujándole a quererla. Ambos tienen un juego de palabras sublime en una conversación sobre apuestas.

-  (Bacall) Hablando de caballos, antes de apostar me gusta ver cómo arrancan, cómo corren y cómo van en la carrera. Me parece que a usted le gusta arrancar fuerte

- Por mi parte, creo que tiene usted cierta clase, pero no sé adónde puede llegar, ni cuánto puede correr.

- Eso depende bastante del jinete.

'CÓMO CASARSE CON UN MILLONARIO'

Un trío de lujo: Lauren Bacall, Marilyn Monroe y Betty Grable en una comedia sobre tres cazafortunas que acabarán descubriendo que el verdadero amor no se puede medir por el tamaño de la cartera. Bacall es la más serie y comprometida de las tres y la más inteligente. Ella es la que dicta las reglas.

 

 

Enamorada de Humphrey Bogart, no se separó de él hasta su muerte. En 1961 se volvió a casar aunque el matrimonio solo duró ocho años y tras esa época, cada vez que le preguntaban por la posibilidad de un nuevo matrimonio siempre respondía: "Una mujer no está completa sin un hombre. Pero ¿dónde puedes encontrar a un hombre - un hombre de verdad - en estos días?" El día que recibió el Oscar Honorífico a toda su carrera lo cogió con ambas manos y proclamó: "¡Por fin un hombre de verdad!"

  • Extras