25 de mayo de 2015

Guía de viajes del cine (8): Se abre la temporada de piscinas

Por Bernardo Pajares

Como cada año por estas fechas, el buen tiempo coincide con el arranque de la temporada de piscinas. Pero tranquilo, que todavía tienes tiempo: esto no va de bañadores ni de operaciones bikini. Para hacer la espera del primer baño del verano más amena -o para que a alguno se le pongan los dientes largos esperándolo, este efecto también se contempla- hemos localizado algunas de las piscinas más apetecibles del celuloide. Mientras abre y no abre y no abre la que tenemos más a mano, siempre podemos soñar con darnos un chapuzón en una de estas.

Nadando en Connecticut con Burt Lancaster

Él se preparó a conciencia para dar la talla en las escenas en las que aparecía nadando, que no eran pocas. Fondos y sentadillas cada mañana antes del rodaje eran solo el aperitivo para Burt Lancaster, que se retó a sí mismo para dar la imagen de un auténtico deportista en 'El nadador', el filme de 1968 que adaptaba un conocido relato de John Cheever publicado en 1964. 

Y si en el texto de Cheever ese saltar alegórico de piscina en piscina tenía lugar en Westchester County (Nueva York), en la película que terminó de dirigir Sydney Pollack la acción se trasladaba a Connecticut. Precisamente allí, esta discretita casa de estilo colonial con su correspondiente piscina, situada en la zona de Greenfield Hill, se vendió el año pasado por más de 5 millones de euros. Como habrás adivinado, se trata de una de esas piscinas de sus amigos y conocidos en las que Ned, el personaje de Burt Lancaster, se hacía un largo para llegar a casa.

La piscina en Luberon de François Ozon

Charlotte Rampling era una escritora de novelas de misterio en 'Swimming Pool', la película con la que François Ozon participó en el Festival de Cannes en 2003. Esta suerte de Miss Marple, de nombre Sarah Morton, decidía viajar al corazón de la Provenza durante unos días para buscar inspiración, pero allí la descolocará la sensual presencia de Julie, la hija de su editor, propietario de la casa.

La piscina que, como se puede adivinar por el título de la película, es el lugar en el que saltan las chispas entre los dos personajes contrapuestos, es tan real como el resto de la casa, una villa de nombre Le Paty en pleno Parque Regional Natural de Luberon. Con sus 16 por ocho metros, está rodeada de árboles y vegetación. Perfecta para un baño en la más absoluta intimidad.

Tensión sexual en Torrelodones

A tiro de piedra de Madrid capital, en Torrelodones, se sitúa la casa en la que los personajes de Fele Martínez y Gael García Bernal mantienen varios de sus encuentros en 'La mala educación' de Pedro Almodóvar. Evidentemente, como en los casos anteriores se trata de una propiedad privada, por lo que se quedará con las ganas el que pretenda emular el baño de Ángel y Enrique.

Sí podrá, sin grandes dificultades, acercarse a la puerta exterior como hace el primero en esta película de 2004. Solo hay que dirigirse al número 11 de la Calle del Agua, en La Berzosilla, para encontrar la casa que sirvió como localización durante el rodaje.

Una fiesta setentera en California

Sin duda, una de las escenas piscineras más icónicas del cine es la de 'Boogie Nights', la película que en 1997 situó a Paul Thomas Anderson como director y consiguió que el mundo se fijase en Mark Wahlberg. La escena, un fiestón setentero en toda regla donde las personalidades de la industria del porno estaban en su salsa, tenía lugar en la casa de Jack Horner, el personaje al que interpretaba Burt Reynolds.

Se trata de una propiedad situada en Covina, en el condado de Los Angeles. La casa resulta hoy difícil de identificar desde fuera debido a los árboles y arbustos que la protegen, aunque parece que su dueño es amistoso con los curiosos que acuden allí buscando la piscina de 'Boogie Nights'. Si eres cinéfilo y estás planeando un viaje a Calfifornia deberías dejarte caer por el 19515 de Cameron Avenue.

El camino está en Massachusetts

Terminamos el apartado piscinas de esta guía de viajes, siempre receptiva a propuestas, con una película reciente que en España se llamó 'El camino de vuelta' y cuyo título original es 'The Way, Way Back'. Decimos que es reciente porque su año de producción es 2013, y aunque pasó bastante desapercibida por nuestra cartelera, la cinta cuenta una de esas historias de adolescencia con las que resulta muy fácil identificarse. 

El verano de los 14 años empieza para Duncan y va a ser ese verano en el que todo se para y todo empieza. Es el inicio de las vacaciones estivales y Duncan las pasará con su madre, el novio de esta y su hija, algo mayor que él. Para escapar de la tensión propia de la convivencia, el joven se ofrece a echar una mano en un parque acuático cercano. En ese entorno conocerá a alguien que le hará descubrirse a sí mismo.

El parque de la película existe y está en East Wareham, Massachusetts. Se llama Water Wizz Park y los directores de la película -Nat Faxon y Jim Rush- lo escogieron precisamente porque ambos crecieron tirándose por esos toboganes en los veranos de su infancia.

> Guía de viajes del cine (7): Hoteles para unas vacaciones de película

> Guía de viajes del cine (6): Ruta por las localizaciones de Woody Allen

> Guía de viajes del cine (5): Se vende casa de película

> Guía de viajes del cine (4): Rascacielos 'made in USA'

> Guía de viajes del cine (3): Está de moda rodar en nuestras islas

> Guía de viajes del cine (2): Lugares paradisíacos para escaparse

> Guía de viajes del cine (1): Restaurantes carismáticos que puedes visitar

  • Extras