10 de julio de 2014

Guía para encerrarse en las películas más claustrofóbicas

Por Roberto Bra

Claustrofobia.(Del lat. claustrum, encierro, y fobia).1. f. Angustia producida por la permanencia en lugares cerrados. Así es como define la Real Academia Española la palabra claustrofobia, a lo largo de los años muchos cineastas han llevado esta fobia a la gran pantalla, algunos de maneras más tradicionales que otros, de formas diversas. Una sensación, que en el mundo del cine no siempre ha sido experimentada en lugares cerrados.

‘LA CUEVA’ (2013)

Alfredo Montero estrena este viernes ‘LA CUEVA’, una de las revelaciones del pasado Festival de Málaga. Tres chicos y dos chicas viajan en plan mochilero desde la ciudad a Formentera. Allí alquilan motos, recorren los sitios más bonitos y recónditos. Al día siguiente entran en una cueva profunda y laberíntica para explorarla y se pierden en ella. Montero, que ya aterrorizó y ahogó al Festival de Málaga con su película, nos ofrece una de las películas más interesantes, arriesgadas y agobiantes del año. 

‘BURIED (ENTERRADO)’ (2010)

El cineasta español Rodrigo Cortés  nos deleitó con una de las cintas más claustrofóbicas del cine reciente. El contratista civil en Irak Paul Conroy (interpretado por Ryan Reynolds) se despierta enterrado vivo en un viejo ataúd de madera sin más armas que un teléfono móvil y un mechero. Durante 93 minutos, Cortés elabora un apuballante ejercicio de tensión que consigue ahogar al espectador.

‘SAW’ (2004)

Aunque también se puede englobar en el cine gore y de terror, no hay duda que la rompedora película de James Wan provocó que más de uno sintiese claustrofobia en la sala. Dos personas, un muerto, y ocho horas para matarse, en una de las películas que más revolucionó el cine de terror.

‘CUBE’ (1997)

Vincenzo Natali colocó, en 1997, a seis personas encerradas en un complejo laberinto de habitaciones cúbicas que esconden trampas mortales, para conseguir escapar tendrán que resolver ciertos enigmas. Ciencia-ficción, terror con un toque de angustioso thriller psicológico se juntan en una de las películas de terror más simbólicas de los años 90.

‘127 HORAS’  (2010)

Danny Boyle hizo pasar a James Franco por un infierno en ‘127 HORAS’ la película basada en la historia real de Aron Ralston, un intrépido montañero y escalador norteamericano que se hizo famoso porque en mayo de 2003, durante una escalada por los nada transitados cañones de Utah, sufrió una caída y quedó atrapado dentro de una profunda grieta. 

‘LA HABITACIÓN DEL PÁNICO’ (2002)

Meg Altman y su hija Sarah se mudan a una lujosa mansión en Nueva York. Pero cuando tres intrusos invaden brutalmente su hogar, las dos se encierran en "la habitación del antipático” aisladas por completo del resto de la casa. David Fincher realizó una brillante e interesante película con una de esas atmósferas características del maestro norteamericano.

‘ÚLTIMA LLAMADA’ (2002)

En la película de Joel Schumacher, Colin Farrell interpreta a un ambicioso publicista de Nueva York que se ve atrapado en una cabina telefónica debido a las amenazas de un francotirador armado con un rifle que le está apuntando: si cuelga el teléfono, morirá. Agobiante, excitante y con un gran Colin Farrell.

‘LA CABINA’ (1972)

Antonio Mercero dirigió en 1972 esta original producción, de 35 minutos de duración, para televisión que narra la progresiva angustia de un hombre que se queda atrapado en una cabina telefónica. Inquietante y terrorífica a partes iguales, la cinta mezcla la intriga, el drama y el surrealismo otorgándonos una de las películas de culto más famosas del cine español.

‘THE  DESCENT’ (2005)

Seis amigas se reúnen en una remota montaña para emprender una expedición espeleológica. Juno, que dirige al grupo es dura, persuasiva y peligrosa. El grupo queda atrapado en una cueva cuando una roca se desprende y bloquea la salida. Mientras buscan la salida en medio de un laberinto de túneles son perseguidas por una extraña raza depredadora. De esta forma Neil Marshall le ofreció al público lo que quería: sangre, terror y monstruos. Aunque, a veces, se olvide de mantener la tensión que la cinta necesita

‘EL ÁNGEL EXTERMINADOR’ (1962)

El pionero del surrealismo Luis Buñuel nos ofreció en ‘EL ÁNGEL EXTERMINADOR’ una de las experiencias más inolvidables del cine. Después de una cena en la mansión de los Nóbile, los invitados descubren que, por razones inexplicables, no pueden salir del lugar. Al prolongarse la situación durante varios días, la cortesía en el trato deja paso al más primitivo y brutal instinto de supervivencia. Pero la cinta de Buñuel no solo nos ofreció una experiencia claustrofóbica única, sino también una sátira sobre la sociedad y una parábola sobre la clase burguesa que vive encerrada en sí misma.

  • Extras