12 de julio de 2016

Guía (de cine) para sobrevivir al ataque de tiburón

Por Pedro Moral

 Se supone que los tiburones no comen carne humana, pero eso díselo a las víctimas. Se supone que los tiburones no bajan a la costa a cazar… hasta que bajan. Spielberg nos metió por primera vez el miedo en el cuerpo. Teníamos pesadillas con este animal superdentado que hacía de las suyas entre los tranquilos bañistas de una playa de un pequeño pueblo de la cosa este de los Estados Unidos, desde entonces el cine nos ha enseñado a temer a esta bestia de la naturaleza y también a atacarlo (o a sobrevivirle) con pequeños trucos.
Si en estos días de verano te ves en la misma situación que Blake Lively, es decir, atrapada en un islote y rodeada de un gran tiburón blanco, esta guía te salvará la vida.
"Aquí no hay tiburones". Esto es lo que te dirán los lugareños cuando les preguntes sobre los peligros de la playa en la que estás a punto de bañarte. NO LES HAGAS CASO. No, porque aunque es posible que nunca haya habido casos de tiburones en ese lugar, cualquier día puede ser el primero. Así que asúmelo, ninguna playa está a salvo para siempre de los tiburones. En 'Infierno azul', Blake Lively surfea bien a gusto en ese paraíso terrenal sin nombre que su madre descubrió años atrás, nunca ha habido tiburones. Pero justo el día que ella llega uno decide convertir la playa en su coto de caza. En asuntos de tiburones, siempre se elige el lugar inadecuado en el momento inadecuado.
¿Te apetece ir de excursión para ver corales a mar abierto? Vale, pero luego si tus compañeros de excursión te dejan tirado y tienes que sobrevivir varios días solo en mar abierto sin beber ni comer y rodeado de unos cuantos tiburones que te van a convertir en su almuerzo no nos digas que no te avisamos. Esto es lo que le ocurrió a la pareja protagonista de 'Open Waters'. Una historia real ocurrida en Las Bahamas que fue catalogada como la película de terror más impactante exhibida en Sundance.
Si vas a surfear o si has decidido (a pesar de nuestras advertencias) a adentrarte en mar abierto en barca o buceando, solo te pedimos que lleves siempre neopreno. El neopreno además de frenar (un poquito) las posibles mordeduras de tiburón… te va a servir para hacerte un torniquete en caso de estar herido o para hacerte una venda compresora como se hace Lively en 'Infierno azul'. Los primeros auxilios pueden salvarte la vida.
Antes de meterte al agua estudia el terreno. Por mucho que Blake Lively se una joven de alma salvaje y una pizpireta aventurera no se le olvida estudiar el terreno. Sabe que cuando la marea baja hay un islote lleno de rocas y corales venenosos y que a lo lejos hay una boya que para algo servirá si de repente la ataca un tiburón. Antes de meterte al agua no olvides mirar siempre las posibles salidas de socorro de la playa.
Cuida bien que no tengas ningún padrastro ni ninguna herida tonta antes de meterte al agua. Puede ser tu perdición. Los Tiburones reaccionan a la sangre y en el agua una pequeña herida puede convertirse en una mordedura de escualo si te descuidas. No se te ocurra bañarte si tienes heridas y en tal caso asegúrate de que estén bien curadas.
Si vas en barco, que este sea enorme… ¿o es que no te acuerdas de la grandiosa frase de Roy Scheider en 'Tiburón'? "Vamos a necesitar un bote más grande".  La bestia a la que este jefe de policía se enfrentaba en la cinta de Spielberg era monstruosa y claro su bote no daba para tanto. De hecho el tiburón se come medio barco en la película. Imagínate, si en un barco no estás a salvo de lo que sirve una colchoneta o una tabla de surf (que se lo digan a Blake Lively).
En el caso que estés en el agua cara a cara con el tiburón lo mejor que puedes hacer es concentrar toda tu fuerza en un puñetazo y darle a la bestia marina bien fuerte en el morro. Eso al menos es lo que hace Angelina Jolie en 'Lara Croft: Tomb Raider 2, La cuna de la vida' y oye, le funciona. El Tiburón sale corriendo por aletas.
El primer gran error que comete Blake Lively en 'Infierno azul' es curiosear el cadáver de una ballena muerta en la playa. El animal está lleno de mordeduras. ¿De quíen? Está claro, no necesitas respuestas porque ya las sabes. HUYE porque acabas de interrumpir la comida de un Tiburón y estos animales no se lo toman demasiado bien
¿Creías que el último consejo iba a ser ir a la montaña? Pues no, nunca se está a salvo de estas bestias. Y si no, que se lo digan a los protagonistas de Sharknado. Imaginate que un terrible huracán llega a mar abierto y comienza a transportar a miles de tiburones que siembran el terror en tierra, mar y aire. Efectivamente ir de turismo rural no te va a salvar, pero tener una sierra mecánica en el maletero puede que sea la mejor baza para luchar contra estos depredadores marinos en cualquier medio.
Artículo escrito por losExtras.es