5 de mayo de 2015

Henry Cavill: las 6 razones que lo convierten en un gran Superman

Por Luís Fernández

Casi un año falta para que veamos a Henry Cavill enfundarse las mayas de Superman para encarnarlo de nuevo en la esperada 'Batman v Superman: el amanecer de la justicia'. Pero ya hemos comprobado que tiene lo que hay que tener en 'El hombre de acero', la controvertida película sobre uno de los superhéroes más queridos. Su tarea no era fácil tras seguir los pasos de Kirk Alyn, George Reeves, Christopher Reeves, Dean Cain, Tom Welling y Brandon Ruth. Hoy en su cumpleaños y como homenaje aquí os mostraremos 6 razones por las que este es un gran Superman y porqué debemos tener fe para la siguiente película del héroe de acero.

Su carrera no es demasiado extensa y no ha hecho ningún papel de "prestigio" pero, sin duda, sus habilidades son incontestables. Desde su interpretación en la serie 'Los tudor' de Charles Brandon o a su faceta más cómica en la deliciosa e infravalorada 'Stardust', ha demostrado que es un actor versátil, desde la comedia a la acción desenfrenada y que, además, cuanta con un gran futuro por delante. Además, en 'El hombre de acero' daba al personaje el aura consternada que, guste o no, exigía el personaje.

Siempre nos quejamos de que muchas veces se cambian características de personajes ya existentes (que si Nicole Kidman no se parece a Virginia Woolf en 'Las horas', que si Naomi Watts no tenía absolutamente nada que ver con María Belón en 'Lo Imposible'), pues aquí nos ofrecen a una opción perfecta. Debemos reconocer que Christopher Reeve era un poco escuálido y que Brandon Routh era la opción casi perfecta pero que carecía del carisma necesario. Aquí nos dan a un Henry ciclado que rellena el traje a la perfección. Si hay que ser fieles a los cómics, pues seámoslo en todos los aspectos.

Sabemos que no es una afirmación popular pero creemos firmemente en ella. Está bien tener superheroes graciosos y películas sobre ellos sin grandes dramas (el estilo Marvel combina perfectamente grandes problemas con un humor constante), pero también está bien tener superheroes que tengan que descubrir su lugar en el mundo. Además, en un mundo en el que Marvel sacará mínimo dos películas por año, no está de más poner un poco de seriedad en el tema, ya tendremos tiempo para reírnos. Y hay que tener en cuenta que son únicos, no lo olvidemos, y, muy a menudo, están solos. Y Henry supo explotar este lado del personaje.

Como ya señalamos nos gustan los superheroes burlones, pero también nos gusta saber que no son perfecto, no todos son dioses incorruptibles. En 'El hombre de acero' se apuntaba una línea temática de lo más interesante, el héroe incapaz de controlar de su poder, que queriendo hacer el bien acaba generando un gran mal. Y nos parece consecuente, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Vale que Superman destroza una ciudad en su primera gran lucha, incapaz de controlar su poder, mucho menos de controlar a sus enemigos... pero nosotros tampoco nos sacamos el carnet de conducir a la primera o todos los cursos limpios.

Si un extraterrestre que, aparentemente, no responde ante nadie destruye una ciudad entera es normal que surjan voces discordantes y enfrentadas sobre los hechos. Y que, ante tal poder, nos cuestionemos nuestro lugar en el universo como seres humanos (una patada severa a nuestra marcada arrogancia). Aunque bueno, que quien vaya a pararlo sea un multimillonario que actúa fuera de la ley también es cuestionable, pero ese es otro tema.

La película puede que no gustara… pero es innegable que esa imagen, que ya se nos vendía en el tráiler, la primera vez que Superman se pone su traje en medio de unas montañas heladas, es simplemente inolvidable. Un Henry Cavill más que digno caminando con la capa ondeando lentamente a su espalda, apoyando un puño en el suelo y empezando a volar. No gustará la película pero, ahí, está la esencia de Superman. Vale que los efectos especiales actuales ayudan, pero la escena es de una belleza inconmensurable.

  • Extras