23 de octubre de 2014

Hermanos de sangre, literalmente

Por María Pérez Las relaciones fraternales a veces se llevan demasiado lejos, prolongándose en relaciones afectivas también en el mundo del crimen. Una de las películas más recientes en la que se puede ver esto es ‘CUATRO HERMANOS’ que esta noche emite Paramount Channel, y en la que Mark Wahlberg, Garrett Hedlund, Tyrese Gibson y Andre Benjamin interpretan a unos hermanos que desean vengarse por la muerte de su madre. Pero la historia del cine está plagada de títulos en los que los protagonistas se tomaron eso de "compartir la misma sangre" muy literalmente.

‘EL PADRINO I’ (1972)

Retrato de familia de Vito Corleone y sus hijos Michael, Sonny y Fredo. El mayor de los tres hijos ha de heredar el imperio mafioso levantado por el padre prolongarlo y adaptarlo a los tiempos, aunque sea a costa de sus propios hermanos.

‘AMERICAN HISTORY X’ (1998)

A veces los hermanos mayores sientan un precedente que los que van detrás quieren repetir e incluso superar. Esto es lo que sucede en esta historia sobre un ex-neonazi (Edward Norton) que vuelve a casa tras salir de la cárcel e intenta impedir que su hermano pequeño (Edward Furlong) se convierta en una copia de lo que él fue.

‘ANTES QUE EL DIABLO SEPA QUE HAS MUERTO’ (2007)

El testamento cinematográfico del gran Sidney Lumet trata la historia de dos hermanos (Philip Seymour Hoffman y Ethan Hawke) que desencadenan la ira y los odios de su padre (Albert Finney) cuando ambos entran a atracar la joyería familiar y todo sale terriblemente mal.

‘LOS CUATRO HIJOS DE KATIE ELDER’ (1965)

Las venganzas en el seno de la familia eran también un buen tema en el western clásico. En este de Henry Hathaway, protagonizado por John Wayne y Dean Martin, cuatro hermanos deciden tomarse la justicia por su cuenta tras el asesinato de su padre y la violación de su madre.

‘RAN’ (1985)

En este monumento cinematográfico dirigido por el maestro Kurosawa y basado en ‘EL REY LEAR’ de Shakespeare, un señor feudal japonés decide abdicar en sus tres hijos para vivir tranquilamente su vejez mientras que los dos mayores conspiran para desposeerle de todo.

‘GRANUJAS A TODO RITMO’  (1980)

Elwood y Jake Blues (Dan Aykroyd y John Belushi) son dos hermanos expresidiarios que deciden reunir a su antiguo grupo de música para dar un concierto y recaudar fondos para salvar el orfanato en el que se criaron. Una película muy divertida y sin duda con los mejores cameos musicales de la historia.

‘ROCCO Y SUS HERMANOS’ (1960)

Dos hermanos que rivalizan por el amor de una prostituta es una forma muy esquemática de resumir el argumento de este clásico del neorrealismo italiano, dirigido por Luchino Visconti y portagonizado por Alain Delon, Renato Salvatori y Annie Girardot.

'LOS KRAYS' (1990)

Los hermanos Martin y Gary Kemp, miembros del grupo de pop Spandau Ballet, decidieron probar en el mundo del cine con esta película basada en la vida de dos hermanos que se convirtieron en los señores del inframundo gangsteril en el Londres de los años 60.

‘SIN LEY’ (2012)

Shia LaBeouf, Tom Hardy y Jason Clarke son tres hermanos con un próspero negocio de contrabando y una fructífera destilería ilegal a los que las autoridades obligarán a tomar medidas extremas para proteger su negocio contra la corrupción policial.

‘HERMANAS PERFECTAS’ (2014)

Sandra y Beth Anderson son dos adolescentes con una madre alcohólica con tendencia a llevarse a casa novios maltratadores que deciden asesinarla de la forma más fría y premeditada, haciendo que parezca un accidente. Un hecho real interpretado por Abigail Breslin, Georgie Henley y Mira Sorvino.

‘CHAINED FOR LIFE’ (1952)

“¡Lo nunca visto!” era uno de los claims del cartel de esta película, y la verdad es que hay pocas películas más friquis que esta.  Dos hermanas siamesas (sí, de esas que están unidas por una parte del cuerpo) se enfrentan a la dura decisión de un juez después de que una de ellas asesine a su marido. Las protagonistas, las hermanas Hilton, eran siamesas de verdad.

‘EL REGRESO DE JACK EL DESTRIPADOR’ (1988)

James Spader se desdobla en dos personajes: un psicólogo del que se sospecha que pueda ser el imitador de Jack el Destripador cien años después de los hechos acaecidos en Londres ahora en Los Ángeles, y su hermano, que tras aparecer muerto el primero, empieza a tener visiones del verdadero asesino.

‘LA FELICIDAD DE LOS KATAKURIS’ (2001)

Una de las películas más curiosas del reciente cine de terror japonés, dirigida por uno de sus mayores exponentes, Takashi Miike, es esta comedia musical en la que una familia entera  regenta una pensión en una zona rural de Japón cuyos clientes mueren. Ellos se ven obligados a deshacerse de los cadáveres.

  • Extras