1 de marzo de 2017

Houdini y Doyle se meten a detectives en una nueva serie

Por M. J. Arias

¿Sabía que Harry Houdini y Arthur Conan Doyle se conocieron? Estos dos genios del siglo XIX coincidieron en el tiempo y el espacio y entablaron una curiosa relación de rivalidad/amistad que sirve de base para esta producción internacional. Creada por David Shore (House), se trata de una serie procedimental en la que estos dos figuras históricas se convierten en detectives. Te contamos en cinco claves todo lo que necesitas saber para engancharte a 'Houdini & Doyle'.
El actor americano Michael Weston, quien quizás te suene por su apariciones en ‘Elementary’ y ‘House’, es Harry Houdini, el genial escapista que maravilló al mundo con sus trucos. En la serie, el famoso mago es un personaje con un ego muy bien alimentado y que se desenvuelve fácilmente en la sociedad de la época. Tiene gancho, tiene carisma y sabe aprovecharlo en su beneficio. En esta curiosa relación con Doyle, él es el escéptico.
El padre de Sherlock tenía que ser británico y Stephen Mangan era perfecto para él papel. Se mete en la piel de un Doyle que ya ha cerrado el último capítulo del inquilino del 221B de Baker Street, que tiene a su mujer en coma desde hace tiempo y que no deja de buscar esa técnica milagrosa que le permita comunicarse con ella. Con un carácter mucho más llevadero que su compañero y menos engreído, es crédulo casi hasta la médula.
Aquí, en este punto es donde entra en juego el tercer personaje de esta historia. Se trata de una agente de Scotland Yard, Adelaide Stratton (Rebecca Liddiard), que tiene la difícil misión de lidiar con estos dos cuando deciden ayudarla a resolver casos misteriosos. No será fácil para ella que la tomen en serio dentro del cuerpo. Primero, por ser mujer, que en aquella época no era sencillo representar a la ley llevando falda. Segundo, porque con estos dos compañeros de patrulla cualquier cosa puede pasar.
Pasar un buen rato y poner a prueba tu ingenio. Porque de eso va ‘Houdini & Doyle’. Esta serie de una única temporada compuesta por diez episodios es un procedimental en el que cada capítulo presenta un caso con un componente extraño, por definirlo de alguna manera, en el que se ven envueltos los protagonistas. El primero, el de una monja que aparece muerta en un despacho del convento. Uno cree en los fantasmas y el otro, no. Uno tiene un carácter difícil de llevar y habla y habla. El otro es más callado y fácil de tratar. Dos personajes opuestos que se complementan y que dan un toque de originalidad a la serie por el hecho de haber existido en la vida real.
Puede decirse que hay mucho de ficción y poco de realidad. Es decir, Houdini y Doyle existieron, se conocieron y entablaron una relación de compañerismo, rivalidad y amistad en ocasiones. Sin embargo, más allá de eso y de algunas pinceladas de su vida privada, profesional o de su personalidad, el resto de la serie es pura ficción. Vamos, que no resolvían casos ni estos eran reales. O al menos no a pie de calle. Que Doyle resolvió muchos en la ficción a través de Sherlock. ¿Es cuenta?
  • Series