26 de junio de 2015

John Cusack, de novio perfecto a villano desalmado

Por Pedro Moral

John Cusack lleva eso de actuar en la sangre, su padre, Dick Cusack y todos sus hermanos Ann, Bill, Joan y Susie son actores. Sólo se salva su madre, Nancy, profesora de matemáticias y activista política. Está a punto de cumplir los 49 y lleva desde los 12 estudiando interpretación y actuando en obras teatrales. 

Cusack ha trabajado con los mejores pero también ha tenido mala suerte quedándose fuera del casting en varias ocasiones durante su carrera. Una de ellas fue a los 18 cuando le eligieron para el papel de John Bender en la película de John Hughes, 'El club de los cinco', fue sustituido por Judd Nelson. Pocos años después también optó al papel que después darían a Val Kilmer en 'Willow', no cogieron a Cusack sencillamente porque no dio la talla, demasiados papeles adolescentes. 

El comienzo de su carrera se basó en comedias, comedias románticas y título más canallas, la cosa se volvió seria en los noventa gracias a Woody Allen aunque nunca dejó de encandilar al público con su sonrisa de chico raro, ingenioso y un poco perdedor. Hasta la última década, última mente sus papeles son tipos desalmados, tristes... 

Enamorando a Demi Moore y a Ione Skye

Así era este chico en los 80', un rompecorazones, un Hugh Grant en potencia, un optimista que no se rendía ni ante una intimidante Demmi Moore en ese verano loco del 86 donde interpretaba a Hoop McCann, un adolescente con aspiraciones artísticas que se rendía a los pies de la misteriosa Cassandra, una chica metida en problemas. Aventura y amor adolescente. También protagonizaría 'Un gran amor' otra comedia romántica y juvenil rodad y escrita con mucha gracia por Cameron Crowe. Un amor correspondido pero imposible (ahora es cuando suspirais). El cine de los ochenta ya era nostálgico en los ochenta.

Y entonces llegó Woody Allen

Primero le eligió para un papel secundario en 'Sombras y niebla', una comedia negra en la que el genio de Nueva York intenta capturar la esencia del cine alemán de los años 30. En el 94 llegaría su gran oportunidad para demostrar su talento, Allen lo hacía protagonista de una de sus películas más grandes, 'Balas sobre Broadway', con Dianne Wiest y Chazz Palminteri, imposible olvidar a ese autor teatral fracasado que se ve obligado a reconocer que el talento aparece en los lugares más insospechados...

Los grandes directores

Después de cosechar críticas estupendas por medio mundo, John Cusasck se convirtió en protagonista de una película de Clint Eastwood, la fantástica 'Medianoche en el jardín del bien y del mal', se hizo héroe de acción en 'Con Air' junto a Nicolas Cage y su melena, trabajó con Terrence Malick en 'La delgada línea roja', protagonizó uno de los mejores y más originales guiones de la historia de los guiones, 'Cómo ser John Malkovich' de Charlie Kaufman y dirigido por Spike Jonze y así...

El papel de su vida

Todo gran actor tiene un papel que destaca entre todos los demás, por su importancia en el cine, en su propia carrera o en el imaginario del público. Y en el caso de Cusack su gran papel es el de Rob Gordon en 'Alta Fidelidad', ese aficionado al vinilo que le explica a cámara como le ha ido su vida amorosa (mal) mientras recibe consejos del mismísimo Bruce Springsteen. Algo así como la canción 'Qué hermosas eran' de Joaquín Sabina, pero con las letras de Nick Hornby y el pulso de Stephen Frears. Divertida, sentimental, encantadora, ¿obra maestra? Pues posiblemente. 

Cusack el villano

Después de 'Alta Fidelidad' la carrera del actor se estancó entre películas vacías como 'Max', 'The Contact', '1408', cine independiente tristón e intrascendente como 'La vida sin Grace' o 'El niño de Marte' y así. Entonces, en 2010, Lee Daniels le ofreció su papel más desagradable hasta la fecha, el depravado condenado a muerte que consigue enamorar a Nicole Kidman en 'The Paperboy', lástima que McConaughey ya se estaba tomando más en serio su carrera, sino, su papel no hubiera pasado tan desapercibido. 

Poco después llegó su poeta borde y mezquino de 'Adult World' o el villano de 'Grand Piano', de Eugenio Mira. Y hacer de malo le ha funcionado porque ahora vuelve a tener papeles relevantes, interpreta a Brian Wilson en 'Love & Mercy', trabaja para David Cronenberg en 'Maps to the Stars' y con Spike Lee en 'Chiraq'.

  • Extras