30 de noviembre de 2015

La avaricia rompe el saco, películas donde el dinero es un problema

Por Pedro Moral

Poderoso caballero es Don Dinero, decía Quevedo. Y efectivamente no se equivocaba. El mundo moderno se rige bajo las reglas de la economía, el consumo, la ley de oferta y la demanda y si suena la flauta y caen unos millones en la lotería, uno ya tiene la vida resuelta. Nada más lejos de la realidad. El dinero es sinónimo de problemas, saca lo peor del ser humano y la avaricia puede convertirnos en personas despreciables, incluso puede empujarnos a cometer un crimen. El cine nos ha demostrado en numerosas ocasiones el lado oscuro de nosotros mismos cuando el dinero está por medio. Estas son algunas películas que nos enseñan cómo actuar cuando la fortuna se convierte en pesadilla.
Aparte de que está muy feo puede traerte muchos problemas. Eso es lo que le ocurre por ejemplo a James Franco y Kate Hudson en 'Una decisión peligrosa'. En este thriller dirigido por Henrik Ruben Genz interpretan a una pareja que tras reformar la casa de su familia contrae una deuda enorme. De repente se encuentran con que su casero muerto de manera fulminante guarda 200.000 libras y evidentemente deciden quedarse con él. Sin embargo, a partir de entonces se ven envueltos en una trama de gánsters de la que no pueden salir.
Qué deberías hacer si te pasa en la vida real: llamar a la policía y dejar el dinero donde está. Si acaso, puedes coger un pellizquito por las molestias.

Rodrigo Cortés debutó con 'Concursante' un drama psicológico en el que el ganador de uno de los mayores concursos de la televisión se ve inmerso en una vorágine de deudas provocadas por los premios, valorados en tres millones de euros. La vida de Martín Circo Martín, que así se llama el personaje interpretado por Leonardo Sbaraglia, se convierte en una pesadilla. 

Qué deberías hacer si te pasa en la vida real: Informarte de las bases del concurso antes de ir que luego te dan gato por liebre.
En 'La comunidad' de Álex de la Iglesia, Carmen Maura interpretaba a una agente inmobiliaria que se encuentra 300 millones en un piso. Ella lo esconde pero eso no será suficiente para esquivar a los desquiciados vecinos de la comunidad, que saben que tiene el dinero que ellos consideran suyo por derecho. El administrador interpretado por Emilio Gutiérrez Caba o la vecina (loca) a la que pone rostro Terele Pávez son algunos de los extraños y oscuros personajes que pueblan esta comunidad.

Qué deberías hacer si te pasa en la vida real: No ser egoísta y compartirlo con los vecinos, aunque te lleves regular con ellos.

A Richard Pryor casi le da un infarto en 'El Gran despilfarro' donde interpreta a un jugador de béisbol de las ligas inferiores que hereda de repente una fortuna. Sin embargo, antes de hacer uso de ella debe derrochar 30 millones en un mes sin poseer nada de lo que haya gastado. Si triunfa se queda con los 300 millones de la herencia.
Qué deberías hacer si te pasa en la vida real: Empieza por donar los 30 millones, que despilfarrar está mal.

En 'Un plan sencillo',Bill Paxton y Billy Bob Thornton interpretan a dos hermanos que se encuentran 4.500.000 dólares en una avioneta que acaba de sufrir un accidente. Deciden que lo guarde el único de ellos que tiene empleo estable para así evitar sospechas. Si nadie lo reclama se lo repartirán.

Qué deberías hacer si te pasa en la vida real: Eso de que lo guarde uno de los dos, por muy hermano que sea, nunca va a funcionar. O os lo repartís ahí mismo o lo devolvéis a las autoridades.

En 'Felices 140' Maribel Verdú interpreta a Elia, la última ganadora del bote del Euromillón que decide reunir a sus familiares y amigos en una casa rural para contarles la noticia. Esto provoca que poco a poco todos comiencen a planear alguna argucia para tener parte del pastel. Lo que lleva a un trágico e inesperado giro final.

Qué deberías hacer si te pasa en la vida real: Lo primero no juntes a todo el mundo en una casa rural perdida de la mano de Dios. Y lo segundo piensa mucho lo que vas a hacer con el dinero antes de decir que lo tienes. Así no hay lugar para las argucias.

Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras