La elegancia británica

¿Es su acento elevado? ¿Sus formas de andar? ¿Esa impasividad ante los problemas del día a día? ¿Qué hace que los actores británicos tengan la etiqueta de elegantes?

El cine ha favorecido a propagar la imagen de que los británicos son los más elegantes y los más refinados, nosotros hemos buceado por las películas hasta encontrar a los iconos que han favorecido a vender esa imagen.

Nacido en un barrio obrero de humildes modales, Michael debutó como protagonista en Zulú, donde interpretaba a un oficial de clase alta. El actor  cambió su acento y pulió sus modales. Le funcionó porque desde entonces ha sido un caballero tanto fuera de la gran pantalla como, sobre todo, dentro de ella. Cuando en 1966 se convirtió en Alfie consagró su estampa de estilo 'british' y como Alfred, el fiel mayordomo de Batman ha reafirmado que es capaz de soportar el fin del mundo sin despeinarse.
Saltó a la fama en Estados Unidos con Bridget Jones donde interpretaba a un hombre soñador y que se enamoraba de Bridget hasta la médula. En Un sueño para ella demuestra que su elegancia es innata, la de quien ha sido criado de cierta manera  y a quien los vaqueros y la chaqueta de cuero no le quedarían naturales.

Lo de este escocés es cosa de su traje. Él fue el primero en encarnar a James Bond el agente secreto con mejor gusto del cine y lo hizo de forma tan perfecta que ningún otro actor ha sido capaz de sustituirle. A pesar de su bigote y su barba y de algún desliz en el vestir, lo cierto es que siemrpe sabe guardar la compostura e incluso en las peores situaciones no deja de beber su martini.

El pupilo. Law fue elegido en 2004 para interpretar a un nuevo Alfie por sus similitudes con Michael Caine. Espigado, irónico, enamorado del acto de estar enamorado, el papel de mentiroso encantador está hecho para él. Law se ríe de la vida y disfruta de lo bueno sin preocuparse por los problemas que puedan llegar. Incluso como gigoló robotizado tenía elegancia.
¿Con cuál te quedas?
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras