La inmortalidad y sus desventajas

Por Pedro Moral

La inmortalidad es un asunto peliagudo. Todo cansa en abundancia, hasta la vida. El cine ha reflexionado sobre lo de vivir eternamente a lo largo de su historia en muchos títulos de géneros y épocas distintos. Desde comedias alocadas hasta el terror pasando por el blockbuster. Ahora se estrena 'Eternal', un filme en el que mediante un procedimiento médico radical la conciencia de un hombre enfermo de cáncer es traspasada a un cuerpo más joven, Ryan Reynolds y Ben Kingsley son los protagonistas.

En esta película dirigida por Tarsem Singh, es la medicina la encargada de acercar al ser humano a la inmortalidad. Y en este caso hay que tener cuidado... Primero de que el trasplante ¿de conciencia? tenga éxito y segundo, de saber de donde viene el cuerpo en el que viviremos porque sin no nuestra eterna existencia se puede convertir en una horrible y larga, muy larga, pesadilla. 

Pero los avances médicos es son una forma algo vulgar de ser eternos en el tiempo, a lo largo de la historia el cine nos ha dado muchas alternativas, algunas muy extrañas, por ejemplo...

Pactar con el diablo

Todos querríamos vivir para siempre, eso está claro, pero si para ello tuviéramos que pactar con el diablo la mayoría preferiríamos dejarnos llevar por el paso del tiempo y su inevitable final. Sin embargo, la arrogancia puede ser la perdición para tipos como Dorian Gray. El protagonista de la novela de Oscar Wilde, 'El retrato de Dorian Gray', prefirió pactar con el diablo y vivir  eternamente joven. Sólo un retrato hecho por su amigo Basil Hallward sufre la degradación del tiempo.  

Desventajas: En general es un buen trato si obviamos que satanás es la encarnación del mal. 

Meterse en el congelador

Esta es la opción que toma el personaje de Mel Gibson en 'Eternamente joven', cuando tras perder a su novia decide ofrecerse voluntario a un experimento en el que congelan su cuerpo en una cápsula. Se duerme en 1939 y a aparece en 1992. No es él único que ha optado por esta opción, Fray, el protagonista de la serie de animación 'Futurama' también se decanta por la criogenización (aunque por accidente). 

Desventajas: En principio ninguna a parte del frío. Cuando se levante Walt Disney de su siesta eterna sabremos más sobre esta opción.

Dejar que te muerda un vampiro

El 'Drácula de Bram Stoker' dirigido por Francis Ford Coppola nos demostró que el famoso chupasangre podía cambiar de apariencia a su gusto, ser joven y viejo al mismo tiempo. En 'Entrevista con el vampiro' fuimos testigos de la inmortalidad que 'sufría' el personaje de Tom Cruise. Hasta el mismísimo David Bowie se dejó seducir por la sangre y la vida eterna en 'El Ansia'.

Desventajas: Tienes que dejar que te den un mordisco en el cuello y después pasar la peor gripe de tu vida. 

Pertenecer a la raza de Christopher Lambert

Cuando nadie conocía a Christopher Lambert este interpretó a Connor MacLeod en 'Los inmortales', un superviviente de una raza especial de seres humanos que solo pueden morir si son decapitados. Además, una maldición les obliga a luchar entre sí porque literalmente "sólo puede quedar uno". 

Desventajas: Que sólo puede quedar uno 

Ser Dios

Si un actor tuviera que interpretar a Dios ese tenía que ser Morgan Freeman, un tipo que no parece haber envejecido en décadas. ¿O es que siempre ha sido viejo? El actor estadounidense interpretó al creador en 'Como Dios' con Jim Carrey y Jennifer Aniston y en 'Sigo como Dios' con Steve Carell y Lauren Graham. También hay una película que coquetea con la inmortalidad y la teología a partes iguales y se titula 'The Man from Earth'. Este título del cine independiente de Estados Unidos cuenta la historia de un prehistórico que lleva vivo 14.000 años, desvelar más detalles del argumento sería estropear la experiencia.

Desventajas: Demasiada responsabilidad eso de ser Dios.

  • Extras