20 de marzo de 2014

La nueva comedia española devuelve el público a los cines

Por María Pérez

De un tiempo a esta parte -pongamos como fecha, por ejemplo, el estreno de 'DÍAS DE FÚTBOL', de David Serrano, en 2003-, la comedia española ha ido dejando de ser un género decadente, nostálgico de las más altas cumbres ya transitadas y convirtiéndose en el verdadero termómetro de la realidad social española, hasta copar los premios de cine y, sobre todo, arrasar en taquilla. La prueba está ahí mismo, en el pasado fin de semana, con la llegada a las pantallas de 'OCHO APELLIDOS VASCOS', cuyo guión, de uno de los artífices de esto que podríamos llamar Nueva Comedia Española, Borja Cobeaga. Una comedia sin complejos de ninguna clase que deja de lado el costumbrismo y busca referentes fuera de nuestras fronteras.

'DÍAS DE FÚTBOL' porque es quizá la comedia que marcó una frontera: gente corriente, perdida, que utilizaba un lenguaje normal, en tramas intrascendentes que resaltan la importancia de los personajes y las relaciones entre ellos, utilizando los tópicos con inteligencia, para cuestionarlos sin caer de lleno en ellos. En esta misma onda podríamos situar 'PRIMOS' y 'LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA', ambas de Daniel Sánchez Arévalo, que aunque bastante más disparatadas que la de David Serrano, fueron capaces de destacar en el panorama del cine español y arrastrar a la gente hacia las salas.

La mirada desprejuiciada al cine estadounidense también ha producido cintas como 'SPANISH MOVIE', de Javier Ruiz Caldera y con guión de Paco Cabezas, que en la línea de 'SCARY MOVIE' se reía del cine español del modo más chanante utilizando como referencia éxitos cinematográficos patrios de los géneros más dispares, como 'EL LABERINTO DEL FAUNO', 'ALATRISTE', 'VOLVER', 'MAR ADENTRO', 'EL ORFANATO' y 'LOS OTROS'.

'PAGAFANTAS', de Borja Cobeaga, estrenada en 2009, también fue una de las películas que delató el nuevo rumbo de la comedia española. Con un aire natural y fresco muy gratificante, y un protagonista (Gorka Ochoa) que se gana a pulso el cariño del público, utiliza algo tan políticamente incorrecto como la dificultad de ligar y construye a base de diálogos inteligentes una deliciosa comedia que se aleja de la vertiente más zafia del cine de humor.

Del mismo año es 'FUGA DE CEREBROS', de Fernando González Molina, con el referente de comedias estadounidenses tipo 'AMERICAN PIE', que sí utiliza ese punto zafio e irreverente con el sexo como único tema, aunque en la tópica moralina final sobre el valor de la amistad y el triunfo del amor.

'CARMINA O REVIENTA' (2012), del actor y director Paco León, cuya secuela 'CARMINA Y AMÉN' llega a nuestras pantallas este año, también es buen barómetro de lo que sucede en el cine español, aunque para ello sí utilice el costumbrismo con referentes claros como Rafael Azcona, y nos recuerde, a base de una sátira tierna y emocional que hay una parte de la sociedad que vive permanentemente en crisis.

Pero ha sido este año en el que ha dado sobradas muestras de que la comedia española afortunadamente ya no es lo que era: a 'LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA', cuyo éxito en taquilla la aupó en las votaciones a los nominados para los Goya de este año, se unieron '3 BODAS DE MÁS', 'GENTE EN SITIOS' y ahora, 'OCHO APELLIDOS VASCOS'.

La primera de estas tres, dirigida por Javier Ruiz Caldera, es una comedia inteligente que mezcla con desparpajo el tono de comedias como 'LA BODA DE MI MEJOR AMIGA' con referencias más clásicas a nada más y nada menos que Howard Hawks. 'GENTE EN SITIOS', del director, guionista y dramaturgo Juan Cavestany, retrata eficazmente y del modo más surrealista toda una generación de gente a base de 'gags' con el absurdo como nexo.

Y finalmente, 'OCHO APELLIDOS VASCOS', de Emilio Martínez Lázaro, es una comedia ágil que se ríe y hace reír de tópicos nacionales y nacionalistas, con diálogos hilarantes y un reparto muy acertado. Ojalá que los caminos de la comedia en España sigan por derroteros tan variados e interesantes, y que no sea sólo Torrente el humor que llena las salas de cine.

  • Extras