11 de mayo de 2016

10 escenas descacharrantes de los Monty Python

Esta semana llega a los cines españoles 'Absolutamente todo', la película que reúne a los míticos Monty Python en la gran pantalla -aunque esta vez sólo prestando sus voces- bajo al dirección de Terry Jones, el miembro de la compañía que dirigió sus míticas películas de los  setenta y ochenta. Precisamente, Jones confesó hace unos meses a una revista estadounidense cuáles eran las diez secuencias favoritas de las míticas 'Los caballeros de la mesa cuadrada', 'La vida de Brian' y 'El sentido de la vida'. Son éstas.
En un principio, esta escena se iba a rodar con muchos cameos de grandes estrellas como Sean Connery o Julie Andrews, pero fue muy difícil cuadrar las agendas. Finalmente se rodó sin famosos, pero en la Battersea Power Station, un edificio industrial en la ribera del Támesis que se ha convertido en uno de los iconos de Londres. El resultado es una de las escenas más surrealistas de Monthy Python. Y eso es mucho decir.
Si estás a punto de comer o acabas de hacerlo, mejor no veas este video. La escena del señor Creosota había quedado en la pila de ideas rechazadas al escribir el guión de ‘El sentido de la vida’. Sin embargo, unas semanas más tarde John Cleese se lo replanteo´y convenció a Terry Jones de recuperarla.
La canción de la galaxia es una de las favoritas de Terry Jones. En un principio se pensó en que utilizarían sobre todo animación para ilustrar este momento, pero en el montaje final de la película terminaron por incluir más tomas.

"It's such a lovely song. I think it's one of the best things Eric [Idle]'s ever done. There was going to be more animation but Terry was so busy with other parts of the film we ended up using more of the live-action parts that I'd shot for safety."
Monty Python necesitaban reunir a unos 60 niños de todas las edades para rodar esta escena en la que se canta al esperma con toda naturalidad y en la que se llegaba a decir (aunque no está en la versión final) “Ojalá la Iglesia católica de Roma me dejara ponerme una goma en la punta de mi calcetín”. Sin embargo, muchos padres estaban encantados con la idea de que sus hijos salieran en una película de los Monty Python.
El ermitaño está interpretado por el propio Terry Jones. Lo más curioso es que cuando rodaron la parte de la muchedumbre, muchas horas después del principio de la secuencia, Jones estaba totalmente desnudo. Y él jura que no se dio cuenta hasta que uno de los actores le avisó.
En una de las secuencias más recordadas de ‘La vida de Brian’, el protagonista ofrece un perspicaz discurso sobre la libertad del individuo que es recibido por la multitud de la forma menos esperada. Pero lo más divertido es Terry Jones interpretando a la Virgen María en el modo menos femenino imaginable.
Aquí está la clave de la confusión: los tres Reyes Magos llegan al pesebre equivocado. En vez de la Virgen María les recibe la Virgen Mandy, que tras la sorpresa inicial cae rendida a los encantos del oro (y la curiosidad por la mirra).
Un grupo de jóvenes doncellas tienta al caballero interpretado por Michael Palin en una de las secuencias más divertidas de Monty Python. Y eso que la escena estuvo a punto de quedarse en la sala de montaje, pero un pase de prueba en Los Ángeles la salvó de la quema a base de grandes risotadas.
La historia de esta secuencia es casi la de un milagro. Se rodó en un solo día con una sola cámara y bastante desorganización. Lo que se ve en la película tiene muy poco que ver con lo que se rodó: gente bailando y cantando sin ton ni son. Pero en el montaje final no sólo tiene sentido sino que es una apuesta en escena divertidísima.
John Cleese y Terry Gilliam enfundados en sus armaduras que casi no les dejaban ver lo que estaban haciendo con una espada en la mano. La producción se había quedado casi sin dinero para terminar la película por lo que se rodó con un equipo de tan sólo cuatro personas y les llevó una semana completar la secuencia.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras