21 de abril de 2015

Las 10 mejores caras de loco de Jack Nicholson

Por M. J. Arias

Con casi seis décadas de currículum a sus espaldas, 12 nominaciones al Oscar –tres de ellas con premio– y 75 títulos, Jack Nicholson ha demostrado desde sus inicios su talento y capacidad para interpretar a personajes desquiciados, pasados de rosca, histriónicos… Su cara da miedo, a veces incluso cuando ríe, y la de loco son su especialidad. A veces ambas van de la mano. Estas son diez de sus mejores caras de desquiciado.

‘El resplandor’ (1980)

La de Jack Torrance es la cara de loco por excelencia de Jack Nicholson. Ese escritor que acepta un trabajo de invierno en un hotel remoto, aislado por la nieve y sin más compañía que la de su mujer, su hijo y los fantasmas. A medida que pasa el tiempo la locura se va apoderando de él hasta el punto de intentar matar a su familia con un hacha. No deja de ser curioso que siendo este su personaje más emblemático no estuviese nominado al Oscar.

‘Alguien voló sobre el nido del cuco’ (1975)

Otro de los locos icónicos de Nicholson. Este sí tuvo el reconocimiento de un Oscar, fue el primero tras cuatro nominaciones fallidas. En ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’ interpretaba a R.C. McMurphy, un delincuente que para evitar la cárcel se hace pasar por loco. Lo internan en un manicomio y él lidera una revolución dentro en la que pese a estar sano mentalmente parece el más loco de todos.

‘Infiltrados’ (2006)

A las órdenes de Martin Scorsese no era un loco como tal, sino un mafioso con métodos violentos y muy mal genio. Se llamaba Frank Costello y era capaz de presenciar sin pestañear y casi disfrutándolo cómo le rompen una mano al personaje de Leonardo DiCaprio. Inspirado en un personaje real, el Costello de Infiltrados era el objetivo de toda la trama policial que intenta poner fin a su reinado criminal.

‘A propósito de Schmidt’ (2002)

Por Warren Schmidt consiguió su hasta ahora última nominación al Oscar. A las órdenes de Alexandre Payne se convirtió en un viudo que no está dispuesto a tolerar que su única hija se case con un tipo al que no soporta y es capaz de hacer un largo viaje solo para intentar impedirlo. En su caótica vida tras la muerte de su mujer apadrina a un niño de Tanzania y eso es solo una muestra más de su particularidad.

‘Algunos hombres buenos’ (1992)

Más que un loco, su personaje de Nathan R. Jessup es un coronel prepotente que se aferra al código interno para no reconocer lo que ocurre bajo su mando. Él gobierna Guantánamo y no está dispuesto a rendir cuentas a un joven abogado con la pinta de Tom Cruise. Al final, su soberbia puede más que su autocontención y en un discurso que pone los pelos de punta se acaba descubriendo a sí mismo en el tribunal en una de las mejores escenas que ha dado el cine judicial. ‘¿Quieres respuestas? (…) Tú no puedes encajar la verdad…”. ¡Uff! Como escarpias. El maestro Aaron Sorkin en estado puro y Nicholson totalmente en el papel. Le nominaron.

‘Lobo’ (1994)

Pocos hombres lobo del cine pueden dar tanto miedo como Jack Nicholson, un actor que da miedo hasta cuando se ríe. Que se lo pregunten si no a la pobre Michelle Pfeiffer, que lo pasaba de todo menos bien con este terrible licántropo acechándola. El complemento ideal para sembrar el miedo fueron esos colmillos insertados en su ya de por sí tétrica sonrisa.

‘Batman’ (1989)

Ni Batman ni Bruce Wayne. El verdadero protagonista del primer ‘Batman’ de Tim Burton fue un Joker de lo más histriónico y pasado de rosca al que daba vida un Jack Nicholson tan metido en el papel que durante años ha sido uno de los villanos de cómic con más carácter en la pantalla.

‘La pequeña tienda de los horrores’ (1960)

El de Wilbur Force es un personaje pequeño, de sus comienzos. Pero entonces, en los sesenta, ya apuntaba maneras en esto de poner cara de loco en la pantalla. Su personaje era un paciente masoquista que acude al dentista.

‘Mejor imposible’ (1997)

Melvin Udall es un escritor de novelas con TOC que lleva una vida cuadriculada plagada de vicios y manías obsesivas que no soporta a su vecino homosexual y que es desagradable hasta con la camarera por la que suspira. Un loco distinto, pero que valió su tercer Oscar.

‘Mars Attack!’ (1996)

¿Os imagináis a Jack Nicholson como presidente de Estados Unidos? Tim Burton lo hizo y lo convirtió en realidad en ‘Mars Attack!’ Lo raro es que viendo la cara de loco del líder del mundo libre los marcianos no diesen media vuelta y buscasen otro planeta que invadir.

  • Extras