Las 10 mejores comedias dramáticas de Reino Unido

Por Pedro Moral

El drama social es un género destilado del neorrealismo que Vittorio De Sica inventó con 'Ladrón de bicicletas'. Tiempo después, los directores británicos lo han explotado llenando su cine de las historias de unos personajes que intentan sobrevivir con dignidad dentro de una clase obrera asfixiada por la gestión de un gobierno que casi siempre es el malo de la película. Barrios industriales, pobreza, fútbol, familias destrozadas pero siempre mucho sentido del humor. Recordemos las diez mejores comedias dramáticas que ha dado el cine de las islas.

"Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compac disc y abrelatas eléctricos ", estas son las palabras que pronuncia Mark Renton (un imberbe Ewan McGregor) en el comienzo de 'Trainspotting', la obra maestra de Danny Boyle. Jóvenes en paro enganchados a la heróina que son testigos del relevo de su generación y cuyo futuro es poco menos que desolador. Un verdadero drama cuyo ingrediente principal no es otro que la comedia más ácida.

En 1997 Peter Cattaneo dirigió una película que no tardó en convertirse en mito, 'Full Monty'. Un grupo de obreros de la fábrica de acero de Yorkshire deciden organizar un espectáculo de strip-tease para recolectar algo de dinero empujados por Gaz -un impresionante Robert Carlyle-, que está a punto de perder el derecho de ver a su hijo si no consigue pagar la pensión de manutención a su mujer. Un guión redondo y tremendamente divertido de Simon Beaufoy convierten este drama social en una pieza clave en la historia del cine británico.

Cuando a penas nadie conocía a Keira Knightley,Gurinder Chadha la llamó para protagonizar junto a Parminder Nagra 'Quiero ser como Beckham' un filme muy divertido, amable y lleno de chistes que invitaba a la reflexión sobre la falta de tolerancia con otras culturas, en este caso la india. El boca a boca la convirtió en la comedia más taquillera de todos los tiempos en Gran Bretaña.

Mike Leigh, el hombre detrás de dramas impepinables como 'El secreto de Vera Drake' o 'Secretos y mentiras' hizo en 2008 una maravillosa comedia dramática titulada 'Happy: un cuento sobre la felicidad', la historia de como Poppy (Sally Hawkins) enseña a SU profesor de autoescuela huraño y amargado mucho más de lo que él le puede enseñar sobre conducir. Una bonita película cuyo guión estuvo nominado al Oscar.

Ken Loach es el director más importante dentro del género del drama social. 'Lloviendo piedras' le puso en el punto de mira, esta película de una familia en paro que se exprime para poder dar a su hija un buen bonito vestido de comunión ganó en Cannes el premio Especial del Jurado. Su carrera despegó y en varias ocasiones ha recurrido a la tragicomedia como en 'Buscando a Eric', la historia de un fanático del Manchester United que atraviesa una dura crisis vital de la que le intentará sacar su ídolo y ex futbolista Eric Cantona. Un maravilloso cuento tan sucio como la propia ciudad de Manchester.

Al menos eso demostró el valiente de Christopher Morris con 'Four Lions', una sátira salvaje sobre el terrorismo en en la que un musulmán radical crea una célula terrorista formada por otros tres incompetentes que deciden hacer una ataque suicida en un lugar insólito. Llena del humor más irreverente y absurdo esta comedia difícil de digerir encierra un drama brutal sobre el fundamentalismo.

Joe Cornish tuvo la sensacional ocurrencia de coger lo mejor de Steven Spielberg y mezclarlo con lo mejor de Ken Loach. Drama social y ciencia ficción familiar en una misma película titulada 'Attack the Block'. Una invasión alienígena en pleno Londres a la que solo pueden poner fin una panda de macarras barriobajeros. Urgencia social, comedia gamberra y mucha acción son las principales característica de esta película de culto.

Estaba claro que Ken Loach debía de salir, al menos, dos veces en el artículo. 'La parte de los ángeles' es una conmovedora película en la que unos cuantos jóvenes con pasado delictivo reciben una pena de trabajos sociales y descubren gracias a su educador el arte del whisky. Nunca el director británico cuidó tanto a sus personajes como en este divertido drama social.

Dexter Fletcher sorprendió el pasado año a todos los espectadores del planeta con 'Amanece en Edimburgo', un drama social al que añadía un poquito de música. Bailes, romance, comedia y drama y todo funcionando a la perfección en esta bonita película protagonizada por el gran Peter Mullan, una historia sobre la debacle de tres parejas en Edimburgo.

En 1984 un grupo de lesbianas y gays recaudaron fondos para las familias de los trabajadores mineros asediados por una huelga separatista en el país que dirigía Margaret Thatcher. Con esta historia real Matthew Warchus ha montado este divertido musical que fue nominado a mejor película en los Globos de Oro.

Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras