11 de septiembre de 2015

Las 5 mejores peleas de Jason Statham

Por Luís Fernández

Jason Statham no es un gran talento interpretativo, aunque se defiende bien cuando quiere, ni lo necesita. No le queremos por eso, sino porque se ha convertido en una estrella de acción imprescindible en los últimos 15 años. Nos gusta que sea el malo y que si es el bueno sea de los mamporreros, de los que no dudan en llevarse a los malos por delante como una apisonadora. Por eso, aquí, queremos dedicarle un homenaje recordando 5 de sus mejores escenas. Únicas, irrepetibles y con coreografías absolutamente desquiciadas, Jason Statham ha conseguido dominar el arte de la lucha más exagerada. ¿Qué otras escenas se os vienen a la cabeza? 

Ahí viene el bombero, con la manguera…

Esta escena es todo lo que podríamos esperar de una secuela como es ‘Transporter 2', una absoluta genialidad o el sueño más húmedo de un bombero con sueños de superhéroe. Una manguera contra incendios es usada como el arma definitiva y una coreografía que ni en El lago de los cisnes. Y el asombroso efecto final es absolutamente demencial: una manguera para atraerlos a todos y a atarlos en las tinieblas. 

Señor doctor, necesito la medicación…

Sin duda, si vas a tener una pelea como dios manda mejor que sea en un hospital: tienes un montón de utensilios para hacer el mayor daño posible y, una vez terminada la pelea, podrás ser atendido inmediatamente. Eso debieron pensar Jason y Clive Owen cuando se enzarzaron en este magistral cuerpo a cuerpo en ‘Asesinos de Élite’. Aunque el golpe final de Jason sea de lo más bajo…


30 segundos y dos KO´s. 

A todos nos encanta una buena escena de 20 minutos con leches a doquier, pero a Jason le bastan apenas 30 segundos para deshacerse de dos tíos verdaderamente molestos en una gasolinera. No es una escena espectacular la de ‘El protector’, pero si de las que se sienten más reales y verdaderamente físicas y no la fantasía de cualquier adolescente. No todo van a ser rocambolescas luchas grecorromanas. 

Servicio de habitaciones acuda a la habitación 320

Hemos visto a Jason pelear lo indecible pero pocas veces hemos presenciado una escena tan sangrienta como la que nos ¿regaló? en ‘Parker’. Una impecable habitación de hotel, paredes blancas impolutas y unos acabados finísimos… que acaban recubiertos en sangre tras un cuerpo a cuerpo que incluye cuchillos, cristales e incluso una cortina de ducha. Simplemente memorable.

Precaución: suelo mojado.

En realidad, más que mojado sería pringoso, pues Jason Statham  nos brinda en la original ‘Transporter’ una de las escenas de lucha más demenciales vista en una sala de cine. Ya destaca con su peculiar uso de una camiseta, lo cual da pistas de lo que está por venir; pero cuando derrama aceite por el suelo y la escena se convierte en una especie de ballet no hay calificativos para definirla. Jason se desliza de un lado a otro cual grácil bailarina para arremeter contra sus enemigos. Su huída final deslizándose con el pecho por el suelo es simplemente monumental. 

  • Extras