6 de septiembre de 2017

Las claves de 'Ronin', un thriller a la francesa con Robert de Niro

Por Ignasi Muñoz

Se les llamaba Ronin a aquellos samuráis que habían perdido a su amo pero no habían
cumplido el código samurái que obliga a cometer el harakiri (un ritual de suicidio). Quedaban
así relegados a ronin, un estatus destinado a sufrir una gran vergüenza. ¿Qué tiene esto que
ver con un thriller de acción ambientado en París? Pues… ¡mucho! La metáfora está hecha, ahora solo falta la película. Y nos sobran razones para recomendarla, así que aquí van cinco.
En París, la ciudad del amor, una mujer contacta con cinco mercenarios para atacar un convoy armado y robar un maletín cuyo contenido es muy importante (y caro). La historia de Ronin,  con sus múltiples giros y elementos de suspense (¿qué hay en el maletín?) consigue pegarte al  asiento y observar con atención. En primer plano, acción espectacular, y de fondo, una de las  ciudades más hermosas de Europa. ¿Se puede pedir más?
"Si no te importa voy a desmayarme", pronuncia el personaje interpretado por De Niro
después de detallarle a su compañero como debe curarle la herida de bala que tiene en el
estómago y que observa a través de un espejo. Había trabajado conMartin Scorsese en varias ocasiones, era uno de los actores más cotizados de Hollywood y ofrece aquí a un héroe de acción tan humano como fascinante. Buena puntería, mejor actuación.
Algo muy importante en una película de acción es contar con un villano a la altura. Ronin  oculta varios giros que nos desvelaremos y que acaba haciendo que la película tenga más  malos de los que parecía, pero el principal es el que interpreta Stellan Skarsgård. Su personaje  está muy bien escrito y se define su maldad con una terrorífica secuencia donde lo vemos dispuesto a disparar a una niña solo como una declaración de intenciones. Desde luego, nos ayuda a animar a De Niro.
Ronin es uno de los thrillers con más persecuciones de los años noventa. Unas pocas a pie y la mayoría con los personajes conduciendo a toda velocidad, ya sea por el centro de París o en mitad de la autopista. Peligrosos adelantamientos, camiones que impiden el paso, callejones estrechos… Aquí están algunas de las persecuciones más emocionantes y llenas de tensión de la historia del cine, y eso es un gran aliciente para no perderse Ronin.
John Frankenheimer pasó la mayor parte de su carrera mezclando el cine y la televisión. Es principalmente conocido por haber dirigido clásicos como El hombre de Alcatraz o El Tren, ambas con Burt Lancaster, pero en su filmografía podemos encontrar toda clase de películas. Y  Ronin es una de sus obras mejor dirigidas, resulta trepidante y espectacular durante las dos horas de metraje.
En definitiva, estamos ante uno de los mejores thrillers de acción que dio el cine americano en los 90. Una película repleta de momentos impactantes y persecuciones de infarto. Así que no dejes pasar la oportunidad de meter a Robert De Niro en tu salón, que de la mano de John Frankenheimer y Jean Reno tendrás unos invitados de primer nivel.