23 de abril de 2015

Las despedidas de soltero más desastrosas del cine

Por Pedro Moral

En España no hay una gran tradición de películas que giren en torno a despedidas de soltero o soltera. Pocos realizadores se han atrevido a adaptar esta fiesta que conmemora el fin de la soltería y que (casi) siempre acaba en bacanal, resaca o el mismísimo fin del mundo. Manuela Moreno si se ha embarcado en la aventura y ha reunido a Úrsula Corberó, Natalia de Molina y María Hervás para un viaje loquísimo a Canarias en el que además hay un cameo de una tal Emma Bunton, para los que no os suene el nombre ella es la rubia de las Spice Girls. 'Cómo sobrevivir a una despedida', presentada recientemente en el Festival de Málaga nos ha dado pie para recordar otras despedidas que acabaron en tragedia.

Nada nuevo. Un tipo a punto de casarse, unos amigos que deciden montarle un fiestón en Las Vegas, una bailarina y prostituta como preliminar de una despedida de leyenda y en fin: "Lo que pasa en Las Vegas, se queda en las Vegas". Pero claro este mandamiento es más difícil de cumplir si lo que pasa es un homicidio involuntario. Esta es la sinopsis de 'Very Bad Things' la película en la que Christian Slater demuestra su manejo con la sierra mecánica despedazando cadáveres. En este thriller irónico y sangriento en el que la novia tampoco se queda corta, una Cameron Díaz a la que apodan 'Godzilla'.

Lo peor que le puede pasar a la mejor amiga de la novia es que la nueva y pija mejor amiga de la novia le robe su 'super' idea de fiesta de despedida. Es lo que le ocurre a Kristen Wiig en 'La boda de mi mejor amiga' cuando Rose Byrne decide hacer una fiesta temática de París con franceses de verdad, cachorros de Labrador de regalo para las asistentes, vino, galletas francesas, bollos franceses y una fuente gigante de chocolate que Wiig enajenada por un ataque de envidia intenta volcar sin éxito en una de las escenas memorables de la comedia norteamericana sobre bodas.

A veces en las despedidas uno se deja llevar demasiado por la felicidad del momento, uno deja que el alcohol le embriague y sea dicha sustancia tóxica en estado líquido la que guíe las decisiones. Esto le ocurre al personaje de Jack Lemmon en  'Como matar a la propia esposa', una comedia negra en la que un dibujante de cómics que adora su vida de soltero y su independencia acaba casado accidentalmente con una italiana por culpa de la fiesta y el alboroto de una despedida. La conviviencia se vuelve tan conflictiva que los peores deseos salen a la luz.  Maravilloso y negrísimo guión el de esta comedia dirigida por Richard Quine.

Mafia, comedia y romance son los tres ingredientes de 'Ella siempre dice sí', una película algo boba pero muy sexy en al que se explotan todos los encantos de Kim Basinger. En este caso el futuro novio es Alec Baldwin y el problema en forma de mujer lo interpreta Kim Basinger, una sensual cantante que le hace perder la cabeza al playboy protagonista precisamente en su despedida de soltero. La futura novia es Elisabeth Shue, la hija de un rico producto de cine. En los 90 Kim Basinger hacía cambiar de planes a cualquiera.

La película de despedidas más salvaje que se ha hecho nunca la protagonizaron Bradley Cooper, Ed Helms y Zach Galifianakis hace seis años, se titulada 'Resacón en Las Vegas' y dio pie a una trilogía sobre resacas. En la primera cinta cuatro amigos viajan a Las Vegas para montar la gran juerga al futuro marido. Se les va de las manos y al dia siguiente aparecen en la suite del hotel, totalmente destrozada, junto a un bebé y un tigre y sin el novio. ¿Qué ha ocurrido en la noche anterior?

¿Qué es peor? ¿Qué la despedida se vaya de las manos y asesinéis a un gigoló o que vuestra madre salga a cantar Super Trouper con sus amigas cuarentonas? Bueno, pues eso es lo que le pasa a Sophie (Amanda Seyfried) en 'Mamma Mia!'. Meryl Streep interpreta a la madre de la criatura, la futura esposa, y como no podía ser de otra forma se adueña de la función junto a Julie Walters y Christine Baranski.

Una regla no escrita de las despedidas por pura obviedad es no intentar mezclar una cena con los suegros con la despedida de soltero. A nadie se le ocurriría algo así salvo a Stifler. El personaje que solo piensa en una cosa durante toda la saga de American Pie es el encargado de organizar la despedida de su amigo Jim en 'American Pie: ¡Menuda boda!' y claro, la cosa se va de las manos. Una orgía que acaba coincidiendo con una cena formal entre chico, chica y suegros.

Durante la primera hora y 20 minutos de 'Clerks II' todo son chistes tontos un poco subidos de tono. Dante y Randall no están a la altura de la primera cinta dirigida por Kevin Smith. Sin embargo, al final de la cinta llega un gag, EL GAG, en el que para despedir a Dante, el futuro novio, su mejor amigo decide montarle un show erótico llamado "El show de Semental y Kelly la Guarra", el problema es que Kelly es una burra...

Sin duda la mejor despedida de soltero del cine es la que montan a un jovencísimo Tom Hanks en 'Despedida de Soltero'. El protagonista de 'Camino a la perdición' es un conductor de autobús escolar al que odian sus suegros y serán precisamente estos los que conviertan la fiesta en una auténtica y disparatada pesadilla en la que caben burros drogadictos, modelos de Penthouse y persecuciones por un mismo piso en el que pasan muchas, muchas cosas.

  • Extras