9 de septiembre de 2016

Las escenas más disparatadas de ‘Mortadelo y Filemón’

Por Pedro Moral

Si hay un tebeo español inadaptable ese es Mortadelo y Filemón… Pero quién mejor que Javier Fesser y Guillermo Fesser para llevar a la gran pantalla a estos dos famosos detectives de la T.I.A. ¡Y en acción real! Los efectos especiales de 'Las aventuras de Mortadelo y Filemón' fueron una auténtica revolución para el cine español, además del tono tan disparatado o la irremediable absurdez de una trama repleta de escenas terriblemente locas.

El argumento de esta película es el siguiente: Al profesor Bacterio le roban un peligroso artilugio que termina en manos de un dictador bajito que pretende utilizarlo para implantar su severo régimen en Tirania. Como es natural Bacterio no se fía de Mortadelo y Filemón así que envían a otro en su lugar, cuando los protagonistas se enteran de esto deciden actuar y resolver el caso sea como sea. Y así comienza esta disparatada aventura de la que rescatamos las que quizá sean sus escenas más disparatadas:
Una de las cosas que mejor definen los cómics de Mortadelo y Filemón son los porrazos que constantemente se dan los protagonistas. La película de Fesser no puede empezar de manera más brusca y desternillante. Con un despertador en forma de guante de boxeo, con Mortadelo sin dientes, con Filemón prácticamente roto en dos y un mensaje de la T.I.A. que no augura nada bueno y si nos avisa para un par de horas de rabiosa diversión. Durante toda la cinta los protagonistas irán recibiendo todo tipo de golpes, sufrirán accidentes mortales, serán aplastados, encerrados, sufrirán explosiones…
‘Las aventuras de Mortadelo y Filemón’ es también una maravillosa galería de personajes de Ibáñez entre los que se encuentra el pequeño gran Rompetechos. Ese personaje bajito, renegrido y cegato que va por la vida confundiendo murciélagos con mariposas, señoras castañeras con cabinas, pesas con relojes de pie… Los hermanos Fesser le dan un cameo maravilloso en esta aventura que merece ser rescatado como uno de los momentazos del filme. Eso sí, si tienes un gatito en casa es posible que esta escena dañe tu sensibilidad.
Otro de los grandes clásicos de Ibañez es 13, Rue del percebe, una viñeta que retrata el día a día de un bloque de edificios lleno de crápulas, listillos, locos, amables abuelas, la señora de la limpieza, disparatadas familias, traviesos niños… La forma en la que Fesser decide meter este clásico en la película es tan brillante (y bestia) que se ha convertido en una de las mejores escenas del filme por mérito propio.

Ese momento en el que el tendero coloca los pedazos de hormigón para vender como si fuera turrón del duro es uno de los retratos más ácidos de nuestro país.
No hay que olvidarse del Superintendente Vicente, el jefe de la T.I.A. que trata de un modo despectivo a Mortadelo y Filemón. Este personaje interpretado por Mariano Venancio tiene un momento brillante cuando Filemón intenta hipnotizarle para pedirle un transporte de primera clase hacia su misión. El Super les entrega dos billetes para EL AVIÓN… Sólo que el avión es un destartalado autobús a punto de explotar, posiblemente el peor autobús del mundo. Así se las gasta El Súper.
El tirano Calimero, dictador de Tirania es el mejor personaje de esta cinta. Un villano que satiriza a Francisco Franco, que es una mezcla entre Rufus T. Firefly (Groucho Marx en 'Sopa de Ganso' y Antofagasto Panocho. El actor Paco Sagárzazu es el encargado de llevar a la vida a este tirano cuyo único objetivo es construir edificios para obtener más dinero… ¿Os suena de algo?

Es un villano terrible y descacharrante, que da miedo, hace mucha gracia y también transmite muchísima ternura. Así son los mejores villanos.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Cine