Las facetas de Terence Hill

Su rostro y su nombre evocan a un cine de peleas, tramposos y mucho humor pero Terence Hill (cuyo verdadero nombre es Mario Girotti) tiene una larga carrera en la que, siempre cerca de las cámaras, ha abarcado todo tipo de enfoques.

ACTOR DE DRAMA

Tras iniciarse en el cine con 12 años, el joven Mario se matriculó en la universidad de Roma para estudiar Literatura Clásica aunque lo dejó para volver al plató. Entre sus cintas en solitario más famosas se encuentra 'IL GATOPARDO' una de las obras más famosas de Luchino Visconti donde se convierte en el conde Cavriaghi con Claudia Cardinale y Burt Lancaster como compañeros de reparto.

DÚO CON BUD SPENCER

En 1967 conoció a Bud Spencer con quien realizó 'TÚ PERDONAS... YO NO' y con el cual forjó una gran amistad. Su química se trasladó a la gran pantalla y así protagonizaron juntos 5 películas siendo las más famosas las pertenecientes a la Trilogía de Trinidad. 

El dúo tenía muy claros sus roles; mientras Bud era el bruto bonachón y cascarrabias, Terence, con su pelo rubio, sus ojos claros y su aspecto de galán, era el pillo astuto que siempre se llevaba a las chicas. Sus películas incluían muchas bromas subidas de tono, mamporros y peleas entre rufianes y sin vergüenzas.

DIRECTOR CÓMICO

Tras un tiempo delante de las cámaras Terence Hill probó suerte como director con 'DON CAMILLO' la adaptación de unos relatos cómicos del escritor  Giovanni Guareschi sobre la rivalidad entre un cura y el alcalde comunista de un pueblo. Casi 10 años más tarde volvería a probar fortuna con 'LUCKY LUKE' en la que sería la primera adaptación en carne y hueso del famoso personaje de cómic.

Aunque su cinta más conocida como director es 'Y EN NOCHEBUENA... SE ARMÓ EL BELÉN' donde contó con su amigo Bud Spencer como compañero de fatigas en una historia con más corazón que las que habían protagonizado hasta la fecha.

TELEVISIÓN

Retirado del cine, desde el año 2000 (y a lo largo de ocho temporadas) triunfa en la televisión italiana con la serie 'DON MATTEO' donde se convierte en un sacerdote de un pequeño pueblo italiano famoso por investigar los crímenes locales. Siempre dispuesto a ayudar, con su bondad y su inocencia, se mete en más de un lío.

Este personaje es más blanco y familiar que los que le dieron fama y aunque en 'DON MATTEO' hay muchos toques de comedia, esta se encuentra bajo un paraguas costumbrista. 

  • Extras