11 de abril de 2014

Las heroínas de hoy en día son adolescentes

Por M. J. Arias

Que la sociedad ha cambiado y el papel de la mujer en ella ha ganado en relevancia es un hecho consumado desde hace tiempo. Sin embargo, ha sido en los últimos años cuando la literatura ha vivido una explosión de heroínas adolescentes que se ha visto trasladada al cine merced a las adaptaciones de sagas literarias de éxito como ‘LOS JUEGOS DEL HAMBRE’ o la recién llegada ‘DIVERGENTE’, pero también otras con títulos más masculinos como ‘PERCY JACKSON’ o ‘HARRY POTTER’. Junto a los Percy y Harry de la literatura y el cine siempre hay una chica que les ayuda en sus aventuras. Ahí están Annabeth o Hermione, como fuente de sabiduría para poner un punto de inteligencia a la aventura. Sino fuese por ellas, los héroes estarían perdidos. Sin ellas fracasarían en sus misiones contra el mal que acecha al mundo porque, por mucho que ellos sean los protagonistas, ellas son quienes les llevan de la mano hacia la victoria.

Aún así, los de Annabeth (Alexandra Daddario) y Hermione (Emma Watson) no dejan de ser papeles de acompañantes, de sidekicks del héroe. Las verdaderas protagonistas llevan el nombre de Katniss o Tris. Las chicas de hoy, en su mayoría, no buscan en los relatos a los que se acercan (ya sean estos literarios o fílmicos) princesas remilgadas presas de una maldición que necesitan del beso de un príncipe para despertar. Algo de lo que Disney se ha dado cuenta. Ahora la historia ha cambiado y ellas son las heroínas sin que por ello renuncien al príncipe, todo sea dicho. Los mejores ejemplos de estas heroínas de hoy en día son las retratadas en ‘LOS JUEGOS DEL HAMBRE’ y ‘DIVERGENTE’. Dos sagas de éxito, comparadas entre sí, que comparten un mismo modelo de heroína adolescente que se sale de lo común para salvar a una sociedad distópica y oprimida.

En el cine ellas son Jennifer Lawrence y Shailene Woodley. Dos chicas del ‘montón’ que un día descubre que en realidad no lo son, que tienen algo que las hace especiales y que, quieran o no, tendrán que asumir la responsabilidad de liderar una revolución que derroque a un gobierno injusto y opresor. Son fuertes, decididas y están dispuestas a dar la cara por los demás. Aunque a una le cueste más que a otra darse cuenta de ello. Pese a que la responsabilidad del futuro de la Humanidad recae sobre sus hombros, no dejan de ser adolescentes, con sus problemas amorosos incluidos. Katniss está envuelta en un triángulo de difícil resolución. Mientras que Tris se rinde pronto ante los encantos de su joven y guapo mentor. En cualquiera de los dos casos, ellos son los escuderos y ellas, las caballeras andantes.

Aunque han hecho menos ruido en su desembarco cinéfilo, hay otras protagonistas que responden más o menos a este nuevo cliché de heroínas adolescentes como Clary en ‘CAZADORES DE SOMBRAS’ y Lena en ‘HERMOSAS CRIATURAS’. La diferencia de estas con respecto a las mencionadas anteriormente es el componente mágico o sobrenatural que les acompaña. Su batalla es algo más personal. Como Katniss o Tris, intenta descubrir quiénes son con la complicación añadida de poseer poderes sobrenaturales y con la diferencia de peso de que sus historias dan un mayor protagonismo al componente romántico del que quizá se le da en Los juegos del hambre y Divergente. Puestos a comparar, sería más propio ponerlas al nivel de Bella (‘CREPÚSCULO’). 


Para muchos Bella, Kristen Stewart en el cine, es una heroína. Y en cierta manera lo es -por aquello de su lucha contra un clan de todopoderosos vampiros y tal-. Pero su historia, la que se narrar en los libros y en el cine, es puramente romántica. ¿Acabarán ella y Edward juntos? ¿Se convertirá finalmente en chupasangres? Es una heroína, sí, pero no deja de necesitar a ese caballero decimonónico empecinado en respetarla hasta el matrimonio. El mensaje de ‘CREPÚSCULO’, en el fondo, dista de ser innovador o revolucionario. Se habla del amor verdadero que todo lo puede. Mientras que en ‘DIVERGENTE’, ‘LOS JUEGOS DEL HAMBRE’ e, incluso, ‘HARRY POTTER’ y ‘PERCY JACKSON’, este es otro. Tiene más que ver con salvar al mundo de un peligro que le acecha y convertir a adolescentes en la esperanza del ser humano siendo ellas las verdaderas heroínas. Muy lejos queda ya el papel casi méramente decorativo de la mujer en 'EL SEÑOR DE LOS ANILLOS', por ejemplo.
 

  • Extras