22 de septiembre de 2014

Las inspiraciones más surrealistas de Star Wars

Por Bernardo Pajares

Hoy en día pocos se sorprenderán al leer que el andamiaje que sostiene la trilogía original de 'STAR WARS' es muy similar al que Akira Kurosawa introdujera en 1958 en 'LA FORTALEZA ESCONDIDA'. Pero Lucas utilizó otros muchos elementos que se convertirían en iconos pop tras el éxito mundial que cosechó su criatura. ¿Quieres saber cuáles son? Sigue leyendo.

La nave de Han Solo, el Halcón Milenario, es un personaje en sí misma. Su silueta es inconfundible, pero lo cierto es que si accedemos a su cabina nos daremos cuenta de que se parece muchísimo a la del avión que la inspiró: el Boeing B-29 Superfortress, un bombardero empleado por Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Lucas descubrió el B-29 en una de las largas sesiones que dedicó al visionado de material de la Segunda Guerra Mundial para hacerse una idea de cómo se desarrollaba un auténtico combate aéreo. Las imágenes son la evidencia de que el diseño interior le gustó tanto que decidió que la cabina del Halcón Milenario tenía que ser igual. De hecho, durante la preproducción de la primera película de la saga -y con un presupuesto ajustado-, el equipo se las apañó para hacerse con piezas sacadas de prototipos de aviones de la Segunda Guerra Mundial. Así, entre piezas del fuselaje y escotillas, dieron con el acabado que conocemos hoy.

Mucho más simple fue la idea que inspiró el exterior, según ha afirmado el propio Lucas, una hamburguesa a medio comer con una aceituna al lado, que sería la cabina de mando. Algunos se han tomado esto realmente en serio.

Pero ya que hablamos de la nave de Han Solo, no podemos ignorar tampoco a su inseparable Chewbacca, la única celebrity wookie conocida hasta la fecha. El personaje con menos líneas de guion de toda la saga volverá a tener en la inminente 'Star Wars: Episodio VII' el alma de Peter Mayhew, el mismo actor que gruñía dentro del disfraz en la primera trilogía.

Los orígenes de Chewie resultan sencillos de trazar: mientras que su complexión física lo emparenta con el legendario Yeti, su buen carácter y los rasgos de su cara nos llevan directamente a Indiana, el perro que acompañaba a George Lucas en los años 70. Un alaskan malamute, para más señas, al que le saldría otro hermano postizo en 1987 con la llegada de 'HARRY Y LOS HENDERSON. Incluso su nombre parece una modificación de la palabra rusa 'sobaka', que, como habrás adivinado, significa 'perro'.

El otro gran personaje entrañable de la saga es R2-D2, inspirado según fuentes oficiales en los robots de la cinta 'NAVES MISTERIOSAS', estrenada en 1972. Pero si viajamos doce años más atrás en el tiempo, hallaremos el corto animado de Looney Tunes 'Lighter than hare', en el que un robot llamado ZX29B es enviado a la Tierra para capturar a Bugs Bunny, que lo confunde con un cubo de basura. ¿Te resulta familiar?

¿Y qué hay de la Fuerza? Michael Heilemann ha encontrado un parecido más que razonable entre una famosa escena de Obi-Wan Kenobi en la primera película de la franquicia y un episodio de 'Star Trek' emitido en 1968.

"He sentido una gran perturbación en la Fuerza, como si de pronto millones de voces gritaran de terror y luego fueran acalladas de repente. Temo que haya ocurrido algo horrible". 

Tanto el capitán Spock como el maestro Jedi perciben respectivamente -y a través de alguna extraña conexión psíquica- las muertes de los tripulantes de la nave Intrepid y de los habitantes de Alderaan, el pueblo de la princesa Leia. ¿Casualidad? Júzgalo tú mismo. 

 

  • Extras