Las mayores transformaciones cinematográficas

Un buen actor es aquel que, cuando actúa, es capaz de desaparecer tras su personaje y hacernos olvidar quién es realmente. Generalmente no hace falta nada más que una cámara y un guión pero en algunas ocasiones, para convertirse en el personaje, el actor tiene que transformarse literalmente y recurrir al maquillaje. Al igual que Robin Williams en 'Señora Doubtfire', repasamos el caso de varios actores que se transformaron por exigencias del guión.

En Estados Unidos una misteriosa criatura acecha para alimentarse de carne humana; dicha criatura está interpretada por Jonathan Breck en la trilogía de Víctor Salva (con la tercera parte prevista para 2015) y para tener el aspecto de Creep el actor pasaba hasta 12 horas en maquillaje (entre maquillaje y desmaquillaje).

Breck tuvo problemas con su caracterización, las lentillas que tenía que usar eran tan opacas que el actor estaba prácticamente ciego durante las escenas y tenía que tener cuidado con las diferentes protésis de su rostro (las mejillas y la barbilla) para no estropearlas al comer.

La explosiva Rebecca Romijn escondió (y a la vez desnudó) su cuerpo para interpretar a Mística en la trilogía original de 'X-MEN'. Además de teñirse el pelo de un naranja llama la actriz accedió a pintarse el cuerpo de un color azul añil y a actuar prácticamente desnuda a excepción de unas prótesis que cubrían varias zonas principales de su cuerpo.

Durante la primera entrega de la saga la actriz pasaba de 8 a 9 horas en la sala de maquillaje para preparar cada escena (de ahí que sus apariciones sean contadas) aunque el tiempo se redujo a 5 horas en la tercera película. Además consiguió deshacerse de las lentillas amarillas de Mística que le provocaban irritación en los ojos.

Una de las grandes promesas del cine y uno de los que más pasiones levantan entre el público femenino, Michael Fassbender, también ha pasado por las manos de los maquilladores para transformar su rostro por completo. El actor irlandés interpreta a un oficial nazi con una turbia misión.

Su misión le llevará a convertirse en una criatura de aspecto infernal, falta de pelo y con el cuerpo lleno de proféticas cicatrices que no parará hasta lograr la inmortalidad. El rostro de Michael Fassbender se transforma por completo gracias a unas lentillas especiales, a una máscara de silicona y al maquillaje que rediseñan la forma de su rostro.

Considerada una de las actrices más bellas de el panorama internacional, Marion Cotillard se metamorfoseó en la cantante francesa Edith Piaf en 'LA VIDA EN ROSA', el biopic sobre la artista. En este caso el reto estaba en que Edith Piaf fuera visible a través de Marion Cotillard pero sin dejar de ser natural.

Para ello la actriz lució una peluca especial, se pintó las cejas y no se libró de las prótesis, tanto de cara como de cuerpo para acercar su anatomía a la de la cantante de "Non, je ne regrette nien" uno de los himnos oficiosos de Francia. Aún así, y a pesar de la incomodidad de tener "a gente tocándome todo el tiempo", Marion realizó una actuación sublime.

Tras convertirse en Abe Sapien en 'HELLBOY', Doug jones volvió a trabajar con Guillermo del Toro en 'EL LABERINTO DEL FAUNO', la fantasía historia del realizador que se encuadra dentro de la posguerra civil española. El actor es el responsable de dar vida al fauno de la película, una mágica criatura que trae la fantasía al mundo gris de Ivana Baquero.

Para preparar al personaje el actor pasaba 5 horas diarias en maquillaje donde le ponían una malla y sobre ella las diferentes prótesis pegadas con cola especial y mucho maquillaje para tapar las imperfecciones y conseguir el aspecto final del fauno. Además, las piernas de la criatura eran prótesis y Doug tenía que permanecer unido a ellas durante la grabación de las escenas.

  • Extras