13 de marzo de 2015

Las mejores escenas del cine de Paul Thomas Anderson

Por Pedro Moral

'Inherent Vice' es el título que Thomas Pynchon dio a su última novela, el libro más accesible del escritor americano. Sin embargo, esta novela detectivesca con tintes psicotrópicos seguía siendo inadaptable al cine hasta que uno de los directores más geniales de la actualidad, un tal Paul Thomas Anderson, decidió intentarlo. El resultado es 'Puro Vicio', un filme laberíntico, complejo y terriblemente divertido que se sostiene gracias a una interpretación delirante de Joaquin Phoenix

Da igual que el espectador no entienda nada, su protagonista, Doc Sportello tampoco sabe por donde le vienen los tiros. Pero lo que vuelve a estar claro es que Anderson tiene un talento especial para la narración cinematográfica y para demostrarlo os dejamos con algunas de sus mejores escenas. 

La fatal decisión de 'Little' Bill

'Boogie Nights' es una película llena de momentazos, el retrato de una industria, la pornográfica, a finales de los 70. Jack Horner sueña con hacer películas porno que no solo sirvan para aliviar al espectador, también para mantener su interés en la trama. Su destino se une al del joven Eddie Adams (Mark Wahlberg) que pronto se convierte en una estrella del porno. Sin embargo el personaje que lo cambia todo en una de las escenas más devastadoras del cine de Paul Thomas Anderson es el asistente de Jack, 'Little' Bill. El ayudante está casado con una actriz porno que lo humilla constantemente teniendo sexo ocasional con otros hombres en público. Cuando él la descubre engañándole en una orgía en una fiesta de fin de año. Decide ir tranquilo a por su revólver y regresa para dispararle a ella y a sus amantes. Después se suicida. La interpretación de William H. Macy en esta escena es de reclinatorio. 

El mejor papel de Tom Cruise

A veces un actor necesita un papel a su altura para demostrar su grandeza. El Frank T. J. Mackey que Paul Thomas Anderson le brindó en 'Magnolia' es ese tipo de trabajo. Tom Cruise interpreta al límite, se resquebraja, aguanta primeros planos tensísimos y sus ojos pasan de la exaltación, a la confianza, la furia, la duda, el odio y finalmente el amor, cuando se encuentra con su padre (interpretado por Jason Robards), un hombre moribundo que desea reconciliarse con su hijo. El monólogo de Cruise en mitad del filme es ya historia del cine. 

Shut, shut, shut up!

Cuando Philip Seymour Hoffman todavía no era ese actor señalado como el mejor de su generación Paul Thomas Anderson ya había trabajado con él un par de veces. Primero en 'Boogie Nights' y después en 'Embriagado de amor', una de las películas más normalitas del director americano, pero donde Hoffman tiene una escena memorable al teléfono con  Adam Sandler. Probablemente nadie haya dicho "Shut up!" como él en esta secuencia. 

El abofeteo de Paul Dano a Daniel Day-Lewis

'Pozos de ambición' es, quizá, la película más ambiciosa de Paul Thomas Anderson, la más épica. Una historia repleta de intigras familiares, de avaricias y dramáticos giros que tienen un maestro de ceremonias de la altura de Daniel Day-Lewis, un acaudalado magnate que mantiene un duelo vital con el predicador Eli Sunday, interpretado magníficamente por Paul Dano. Durante la película se van dando varios encuentros terroríficos entre estos dos personajes, uno de ellos, en el que Eli 'bautiza' al magnate interpretado por Day-Lewis abofeteándole sin parar merece ser recordado. 

La enfermiza mirada de Freddie Quell

El duelo interpretativo que se da en 'The Master' entre Joaquin Phoenix y Philip Seymour Hoffman es antológico. El aura casi mesiánica del segundo frente al comportamiento enfermizo del primero. Cuando ambas personalidades se juntan en una sola habitación la energía cambia completamente. Y una de las mejores escenas que describen esa sensación es aquella en la que Freddie Quell (Phoenix) se imagina a todas las mujeres desnudas mientras su Hoffman ejerce su excéntrico papel de líder de una secta bailando y cantando entre ellas.

  • Extras