28 de mayo de 2015

Las mejores escenas post créditos finales

Por Bernardo Pajares

Están tan de moda que puede haber quien piense que se acaban de inventar, pero en realidad se considera que la primera película que terminaba unos minutos después del final, una vez vistos en pantalla los nombres del reparto, el equipo técnico y hasta los agradecimientos, fue 'Los Teleñecos van a Hollywood (La película de Los Teleñecos)', en 1979. 

De un tiempo a esta parte, cuando se habla de 'easter eggs' -un fenómeno que va más allá y que daría para varios posts- se suele asociar este bonito anglicismo a las películas de Marvel y no en vano, porque todo conocedor de sus personajes sabe que al final siempre hay sorpresa. Y esto está muy bien, nadie dice lo contrario. Pero oiga, hay vida más allá de los Vengadores y los X-Men y ahora mismo lo vamos a demostrar. Estas son nuestras diez escenas post créditos favoritas, ¿cuál es la tuya?

'Aterriza como puedas' (1980)

Fue la segunda después de 'Los Teleñecos van a Hollywood', con permiso del telefilm 'All You Need Is Cash' (un falso documental que parodiaba a los Beatles). "Bueno, le doy otros 20 minutos y se acabó". Esta frase del cliente del taxista Ted Stryker en el aeropuerto ponela guinda perfecta a una película repleta de gags.

'Kill Bill: Volumen 2' (2004)

¿Quién dice que los rodajes son tediosos? Uma Thurman se lo pasó tan bien dando leña con Tarantino que al final no quería parar de arrancar ojos. Para muestra, esta toma falsa que pone punto y final al díptico 'Kill Bill'.

'Harry Potter y la cámara secreta' (2002)

Por desgracia, en muchísimos cines se encienden las luces nada más empezar los títulos de crédito, momento en el que los espectadores, obedientes, van desfilando hacia la salida. Es por eso que quizá haya seguidores de la saga que estén descubriendo en este momento la escena extra en la que se aclara el destino de Gilderoy Lockhart, el personaje interpretado por Kenneth Branagh en la segunda entrega de las aventuras del mago creado por J.K. Rowling. 

'Toy Story 2' (1999)

Aunque los genios de Pixar inventaron sus ya famosas falsas tomas falsas un año antes en 'Bichos', fue en 1999 cuando le sacaron todo el partido al recurso con 'Toy Story 2'. Frases de los personajes animados como si fuesen actores saliéndose del guión, equivocaciones, golpes y un divertido gag recurrente de la Señora Potato equipando a su marido con todo tipo de cachivaches. ¡Metieron hasta un guiño a 'Bichos'!

'Crank: Veneno en la sangre' (2006)

Los 88 minutos de esta joyita de Jason Statham que tanto juego nos ha dado terminan con una escena muy en su línea, hecha con gráficos y música de videojuego para Nintendo NES. En la secuela tiraron por el rollo gore, nada que ver.

'Cuestión de pelotas' (2004)

No es solamente una de las mejores escenas post créditos finales: ¡es una de las mejores escenas de la película! Un Ben Stiller ahogado en kilos de prostéticos come pollo frito y menea sus pechos al ritmo de 'Milkshake' en esta gamberrada de Rawson Marshall Thurber, el director de 'Somos los Miller'.

'Los vengadores' (2012)

Vale, había que incluir la cuota Marvel de rigor y en la escena sorpresa de 'Los vengadores' no pasa nada... ¡porque no podía pasar nada más! Después de dos horas y media frenéticas salvando a la humanidad, los chicos se merecían sentarse a la mesa delante de un buen sándwich shawarma. A Thor le dio tiempo hasta a pasar por casa para darse un agua y afeitarse la barba.

'Slumdog Millionaire' (2008)

Ganadora de 8 Oscars de los diez a los que optaba, es nombrar 'Slumdog Millionaire' en cualquier entorno cinéfilo y -compruébalo- rápidamente le lloverán críticas a puñados. Pero no será este que escribe quien le ponga pegas a Danny Boyle, y menos teniendo como protagonista al expresivo Dev Patel, descubierto en la serie británica 'Skins' mucho antes de que Sorkin lo fichara como bloguero en 'The Newsroom'. Pero vamos a lo que vamos: acabar una película británica rodada en la India con un baile al más puro estilo Bollywood en un andén de Mumbai es acabar muy arriba. La canción, 'Jai Ho' -que tuvo una versión perpetrada por aquel grupo llamado Pussycat Dolls- también se llevó el premio de la Academia hollywoodiense.

'El cuarto mandamiento' (1942) 

"Yo escribí el guión y lo dirigí. Mi nombre es Orson Welles". Sin ser estrictamente una escena post créditos -más bien son unos créditos sonoros-, debemos este maravilloso final con voz en off del célebre director a la mutilación que sufrió la cinta por parte de la RKO. Con el añadido de una escena final que nunca convenció a Welles, 'El cuarto mandamiento' se quedó huérfana de títulos de crédito, títulos que el maestro decidió locutar tal y como hizo al inicio de la película.

'Todo en un día' (1986)

Sencillo, efectivo y en albornoz. Así es el regalito que deja a los espectadores ese adolescente Matthew Broderick que para nosotros siempre, siempre, será el avispado Ferris Bueller. ¿Todavía estáis ahí? ¡Se acabó! ¡A casa!

  • Extras