3 de junio de 2014

Las películas mutantes, de la mejor a la menos buena

Por M. J. Arias

Partiendo de la base de que no hay película mutante mala –salvo, quizás, los dos spin-off de Lobezno que han quedado fuera de este listado–, nos planteamos una difícil cuestión: ¿Cuál de las cinco es mejor? Este sería un ranking posible (hay tantos como espectadores y seguidores de la saga) argumentando el porqué de cada posición, por supuesto, esta entrada contiene spoilers de las películas

1. ‘X-MEN: PRIMERA GENERACIÓN’ (2011)


Una decisión basada en el primer pensamiento tras el visionado de ‘DÍAS DEL FUTURO PASADO’ hace unos días. Sí, ‘es muy buena, pero con ‘PRIMERA GENERACIÓN’ me lo pasé mejor’. Mejor, porque era más ligera, más divertida y se veía menos afectada por este empeño (que no tiene porque ser negativo) de que todos los superhéroes tengan cierto poso y tono serio siguiendo la estela marcada por Nolan en El Caballero Oscuro.

PRIMERA GENERACIÓN’ fue un soplo de aire fresco para una franquicia demasiado apegada al personaje de Lobezno. Sin él en la pantalla y gracias a unos impecables Michael Fassbender (Magneto) y James McAvoy (Profesor X), los mutantes tuvieron en esta su mejor y más divertida película, que, por otra parte, no estuvo dirigida por Bryan Singer, sino por Matthew Vaughn.

2. ‘X-MEN: DÍAS DEL FUTURO PASADO’ (2014)

Bien podría haber sido la primera, pero el hecho de haberse puesto tan serios y oscuros hace que quede en segunda posición. Quizá por calidad y complejidad ‘DÍAS DEL FUTURO PASADO’ sea mejor como película, pero uno asocia a los mutantes al entretenimiento. Son ‘muy Marvel’, que dirían algunos.

Aún así, la trama, compleja pero bien explicada, engancha y el hecho de darle un mayor protagonismo al personaje de Mística (Jennifer Lawrence), tan interesante y relegado a un papel excesivamente secundario en la trilogía anterior, es todo un acierto de guión. Eso y la inclusión de Mercurio (Evan Peters). En esta Singer ha vuelto a ponerse a los mandos y ha conseguido reunir a gran parte del reparto original.

3. ‘X-MEN: LA DECISIÓN FINAL’ (2006)

Es posible que muchos no estén de acuerdo con esta decisión, pero ‘LA DECISIÓN FINAL’ era de las más interesantes de las tres primeras. Por aquello de ahondar en la relación de Lobezno (Hugh Jackman) y Jean Grey (Famke Janssen) y plantear el eterno dilema de los mutantes. Es decir, si hubiese una posibilidad de cura, ¿renunciarías a lo que te hace distinto o querrías seguir siendo auténtico? Tras las cámaras, esta vez, Brett Ratner.

El principal demérito de ‘LA DECISIÓN FINAL’ está en la muerte de Cíclope (James Marsden). Sin duda, una de las muertes más tontas y descafeinadas del cine. El personaje se merecía algo más por muy segundón que fuese.

4. ‘X-MEN 2’ (2003)

La segunda de la saga podría haber sido situada tanto en la cuarta como en la quinta posición, pero sólo la escena del Rondador Nocturno (Alan Cumming) en la Casa Blanca ya la hace merecedora de no ocupar el nada deshonroso último puesto de este ranking mutante. Lo de ver obligados a trabajar juntos una vez más a ambos bandos de los X-Men también tenía su punto.

5. ‘X-MEN’ (2000)

Por ser la primera le ha tocado estar en último lugar en el ranking. Pero eso no significa que sea la peor, sino que es la menos buena. Ya se sabe que en este tipo de sagas (ocurre en todas las superheroicas) hay que perder mucho tiempo en presentar a los personajes. Más aún cuando se trata de un grupo tan numeroso como el de los mutantes que Bryan Singer lanzó al estrellado hace ya 14 años.

  • Extras