24 de mayo de 2014

Los 10 peores ‘blockbusters’ de verano

Por Rubén Miguélez

No hay época mejor para los amantes del cine palomitero que el verano, época en la que se estrenan las películas llamadas a ser las más taquilleras del año. Pero no todas llegan con un pan bajo el brazo, y hay muchas en las que se invierte mucho dinero y -casi siempre- muy buenas intenciones y se queda en tierra de nadie. Estas se terminan convirtiendo en los grandes fiascos de la temporada y durante los últimos años hemos tenido algunos muy buenos ejemplos.

1. 'CAMPO DE BATALLA: LA TIERRA' (2000)

John Travolta, fiel devoto de la cienciología, se empeñó en sacar adelante esta película basada en una de las muchas novelas sobre esta religión escritas por L. Ron Hubbard. La película se sitúa en La Tierra durante el año 3000, cuando los humanos han sido esclavizados por una raza de malvados alienígenas, los Psychlo, y la raza humana está al borde de la extinción. La producción fue un caos, y tuvieron que acabar desplazándola a Canadá para ahorrar costes. El propio Travolta la protagonizó y llegó a asegurar que iban a ser el Star Wars del verano del 2000. Nada más lejos de la realidad, 'CAMPO DE BATALLA: LA TIERRA' se confirmó como un panfleto religioso de pésima calidad y al vapuleo de la crítica le acompañó un batacazo en la taquilla mundial, que no llegó a los 30 millones. 

2. 'TRANSFORMERS: LA VENGANZA DE LOS CAÍDOS' (2009)

Durante el verano de 2009 llegaba la segunda superproducción basada los míticos robots transformables. Volvía a estar dirigida por el maestro de la explosión y la artillería Michael Bay y protagonizada por Shia Labeuf y Megan Fox, pero lo que resultó un blockbuster entretenido en 2007 se convertía en una tontería de proporciones descomunales solamente dos veranos más tarde. La trama es muy sencilla: Sam Witwicky (Shia Labeouf) se va a la universidad y planea tener una vida normal, pero su destino como mediador en la guerra entre los Autobots y los Decepticons se lo impedirá. Lo que la película es en realidad no va más allá de 150 minutos de robots muy grandes dándose palizas muy bestias rodeados de explosiones muy ruidosas. No solamente carece de un hilo argumental solido, si no que en ocasiones el espectador deja de tener claro qué es exactamente lo que está viendo entre tanto amasijo de hierro golpeándose continuamente.

3. 'VAN HELSING' (2004)

Stephen Sommers escribió y dirigió esta película protagonizada por Hugh Jackman y Kate Beckinsale -y que contaba con la presencia de Elena Anaya- ambientada en Transilvania durante el siglo XIX. La película se inspira -muy ligeramente- en el Drácula de Bram Stoker, novela que cuenta con un personaje de mismo nombre que estudia el contagio de una joven por la mordedura de un vampiro. Vampiros, hombres lobo y monstruos de toda índole es contra lo que tiene que luchar Van Helsing en esta hormonada película en la que, en cuanto anochece en Transilvania, todo se vuelve demasiado loco. Ni la historia, ni los personajes ni los actores suponen ningún acierto en lo que resultó una película mal planteada, mal gestionada y, lo que es peor para tratarse de un blockbuster, aburrida como pocas.

4. 'CATWOMAN' (2004)

Claramente el verano de 2004 no fue el mejor para los amantes del cine palomitero. Desde la desastrosa 'BATMAN & ROBIN', el mundo del murciélago más famoso del cómic había quedado completamente paralizado en la gran pantalla, no vaya a ser que llegara alguien que hiciera bueno a Joel Schumacher. Y más o menos así fue. No se atrevieron hasta un año después con el personaje principal pero lo hicieron con uno de los secundarios más conocidos: catwoman. Halle Berry, durante el que fue sin duda el mejor momento de su carrera -acababa de ganar el Oscar pocos años antes por Monster's Ball y era Tormenta en la saga X-Men- se enfundó el traje de cuero para protagonizar una de las películas de superhéroes más estúpidas que se han rodado jamás. El argumento, digno de una versión mala de 'UNA RUBIA MUY LEGAL' se centraba en la muerte y extraña resurrección como mujer gato de la protagonista tras descubrir un oscuro secreto sobre la empresa de cosméticos donde trabaja. Una vez convertida en Catwoman, tendrá que luchar para que no salga a la venta esta crema para las arrugas. Tal cual.

5. 'WATERWORLD' (1995)

Kevin Costner protagonizó, produjo y dirigió -aunque sin acreditarlo- la que durante el verano de 1995 se convirtió en la película más cara de la historia en ese momento. En ella, se nos presentaba un futuro apocalíptico en el que el planeta había sido inundado y un hombre mitad humano mitad pez busca algún resquicio de tierra donde vivir. La película costó 175 millones de dólares y estuvo plagada de polémicas, incluyendo las dificultades para rodar en el agua y el abandono de Kevin Reynolds, su director, durante la fase de post-producción. Reynolds, por cierto, atacó severamente a Kevin Costner, a quien acusó de tener demasiado ego como para dejarse dirigir por otro, así que sería él mismo el que terminara la película. Se mascaba la tragedia. Y así fue: en Estados Unidos no consiguió llegar ni a los 100 millones y fue abucheada por la crítica y el público.

6. 'LOS VENGADORES' (1998)

Antes de que Joss Whedon pariera en 2012 a la madre de todos los blockbusters, 'LOS VENGADORES', ya habíamos visto a unos vengadores -que nada tienen que ver con los superhéroes de Marvel- pegándosela a lo grande en el cine. Uma Thurman y Ralph Fiennes protagonizaban esta película basada en la serie homónima de los sesenta emitida en todo el mundo, en la que un agente secreto y su compañera luchaban contra el crimen organizado. Además de Thurman y Fiennes, también contaba con Sean Connery como el malo de la película, pero nada podía salvar un proyecto que hizo aguas por todos los lados. La película es bizarra, incomprensible y muy aburrida, y tiene algunas de las escenas peor rodadas de todo el cine de los 90. 

7. 'LA LIGA DE LOS HOMBRES EXTRAORDINARIOS' (2003)

Cinco años después de 'LOS VENGADORES' quedó demostrado que lo de Sean Connery no son los blockbusters. 'LA LIGA DE LOS HOMBRES EXTRAORDINARIOS' es una adaptación al cine de la famosa novela gráfica de Alan Moore, cuyas adaptaciones han dado éxitos en el cine como 'WATCHMEN' o 'V DE VENDETTA'. No corrió la misma suerte esta película de acción victoriana protagonizada por Connery, plagada de efectos especiales que parecían intentar evitar que el espectador se fijara en una ausencia de guión y en unos personajes a medio dibujar. Una vez más, una superproducción se la pegaba a lo grande en la taquilla: costó 80 millones de dólares y no llegó a los 70 en Estados Unidos.

8. 'BATMAN & ROBIN' (1997)

Joel Schumacher tiene el dudoso honor de haber perpetrado una de las peores películas de superhéroes jamás hecha. 'BATMAN & ROBIN' llegó dos años después de que Schumacher ya firmara una floja 'BATMAN FOREVER' y remató lo que había dejado a medias: un guión absurdo y unos trajes muy horteras se sumaban a la presencia de demasiados personajes (Uma Thurman y Arnold Schwarzenegger eran los villanos y Alicia Silverstone y Chris O'Donell Robin y Batgirl) para terminar dando forma a una película tan desastrosa que asesinó la carrera cinematográfica de Batman durante casi diez años. Y con ella, se llevó también la de Chris O'Donell.

9. 'LINTERNA VERDE' (2011)

En pleno auge de éxito de público y crítica por parte de las películas de superhéroes, tras los primeros taquillazos de las adaptaciones Marvel que luego formarían 'LOS VENGADORES' y un spin-off de 'X-MEN' en proceso, Warner Bros decidía darle una oportunidad a linterna verde, un héroe de la factoría DC Comics. La película costó 200 millones de dólares que se invirtieron en efectos especiales, olvidando que linterna verde no es un personaje tan conocido como Batman para el público general y que este necesitaría muchas más explicaciones para llegar a implicarse en su problemática. No fue así, y 'LINTERNA VERDE' se presentó como un artefacto muy luminoso y muy caro pero que no tenía demasiado sentido. A esto le añadimos la inexpresividad de Ryan Reynolds y su falta de carisma como héroe de acción y tenemos el resultado final: una película que costó 200 millones de dólares y que no se rentabilizó.

10. 'R.I.P.D.' (2013)

'R.I.P.D: DEPARTAMENTO DE POLICÍA MORTAL' es, probablemente, la peor película que se estrenó durante el año pasado. Ryan Reynolds -que parece tener la misma mala suerte para los blockbusters que Sean Connery- protagonizaba junto a Jeff Bridges esta película basada en la historia de dos policías que, una vez muertos, tienen que trabajar juntos para acabar con los demonios que habitan la tierra y devolverlos al infierno. Nick (Reynolds) acaba de morir, y tendrá que acostumbrarse a su nueva condición mientras trabaja con su ya experto compañero Roy (Bridges). 'R.I.P.D.' llegó queriendo ser 'MEN IN BLACK' y le faltó humor, carisma y entretenimiento. Un fiasco.

  • Extras