6 de marzo de 2015

Los 11 mejores personajes de las series de los 90

Por Luís Fernández

Los 90. Esa década tan denostada porque musicalmente, aparentemente fue un fracaso, y su moda, digamos, fue especial. Y aunque ambas cosas están abiertas a debate, es innegable que a nivel televisivo a lo mejor no nos regaló las mejores series de la historia, pero vaya si no nos lo pasamos bien. La comedia ha dominado en el imaginario colectivo, y aquí os dejamos algunos de los personajes más emblemáticos de series de los 90, aunque nos gustaría saber a quién recordáis vosotros con más cariño y quién añadiríais en esta lista. Hemos incluído series que tengan su núcleo en el corazón de los 90 o que sean de largo recorrido ('Los Simpson'), y dejado fuera alguna que nace en el año 99 como 'Los Soprano'. Allá vamos, queremos más nombres.

Frasier Crane de ‘Frasier’

Si hubo una serie bien escrita en los noventa que destacaba por la inteligencia y acidez de sus guiones esa era ‘Frasier’. El Dr. Frasier, residente en Seattle, era el presentador de su propio programa de radio, algo raro para un inteligente psiquiatra que tenía mucho, demasiado, por decir. 11 temporadas se mantuvo en antena gracias a la agilidad y comicidad de sus diálogos y el personaje del Dr. Frasier Crane sigue siendo el más recordado. Ese personaje amado y odiado a partes iguales.

Blossom de ‘Blossom’

Blossom Russo animaba con su cabecera cualquier día, su baile y sonrisa eran contagiosos. La serie giraba en torno a los problemas de una chica adolescente. Desde los propios de la edad a retos mayores como el abandono de su madre, el problema de su hermano con las drogas y el alcohol o, simplemente, tener que aguantar a su hermano Joey. Forzada a madurar antes de tiempo, esta adolescente de lo más inteligente siempre contó con el apoyo de su gran amiga Six. A pesar de su aparente inocencia la serie logró lidiar con temas como el sexo, las drogas y el alcohol con mérito y con Blossom aprendiendo de ello.

Tommy Pickles de ‘Rugrats’

Es complicado elegir a uno de los personajes de este batallón en pañales. Al menos, entre Tommy y Chuckie la decisión es casi la de Sophie. Dos grandes amigos que se ven en toda clase de inmensas aventuras teniendo en cuenta que solo tenían 1 y 2 años respectivamente. Chuckie era el amigo cobarde que todo grupo necesita que siempre acababa inmiscuido en historias de las que intentaba mantenerse alejado junto al resto de sus amigos como los gemelos Phil y Lil, o la prima Angelica. Señalamos a Tommy porque es el líder y sin él no hay Rugrats, pero obviamente la serie funciona mejor como un grupo que como individuos.

Ash Ketchum de ‘Pokemon’ 

Ahora sí, que nadie lo niegue porque todos hemos visto al menos algún capitulo de esta ya mítica serie que, apoyada por una gran campaña de marketing y los juegos a ella asociada, se convirtió en un éxito en todo el mundo. Quizá la estructura de sus capítulos era repetitiva, pero todos nos identificamos con Ash Ketchum de Pueblo Paleta, aunque solo fuera porque nos hiciera gracia. El héroe de origen humilde que triunfa frente a todas las adversidades. Además, como olvidar el capítulo en el que a Charmander casi se le apaga la llama, o los esfuerzos de Ash por hacerse con el afecto de Pikachu.

Mitch Buchannon de ‘Los vigilantes de la playa’

EL hombre, así en mayúsculas. El alter ego de David Hasselhoff, Mitch Buchannon, fue el hombre más deseado y envidiado de los 90. Lo hacía todo y lo hacía bien. Padre soltero y trabajador. Si creciste en los 90 probablemente tu trabajo soñado era el de Mitch, salvando vidas, ligando en cada capítulo y disfrutando de la brisa marina cada día. No era una gran serie, ni lo necesitaba, simplemente nos regalaba algún que otro momento maravilloso al día y era suficiente.

Ross de ‘Friends’

Bueno, aquí viene la debacle y posiblemente aquello que genere más polémica. ¿Cómo quedarse con un solo personaje de tan especial serie? Imposible. Estos 6 amigos simplemente nos han regalado algunos de los mejores momentos televisivos y es imposible quitar a ninguno de ellos de la ecuación. Pero vamos a apostar por Ross, o el Dr. Geller, el listo del grupo. Raro, inteligente, narcisista, divertido y con unos grandes arcos argumentales, Ross fue siempre un acierto, en parte, debido a sus habilidades cómicas. Siempre supo exprimir al máximo los hilarantes guiones que ponían a su disposición. 


Steve Urkel de ‘Cosas de casa’

Una elección obvia pero necesaria. Quizá un martirio para su actor protagonista, pues al igual que Harry Potter por poner un ejemplo, son personajes que marcan, a veces, demasiado. En principio Steve era un personaje secundario pero pronto los productores se dieron cuenta de que era la verdadera alma de todo el espectáculo. Steve era el vecino adorable y molesto a partes iguales. Siempre creando locos inventos que hacían más mal que bien e intentando conquistar el corazón de Laura Wilson. Steve era incómodo, raro y molesto, pero ¡qué bien se le daba hacerlo! Sus tramas no eran vitales y la serie nunca llegó a alcanzar grandes cotas de calidad, pero vaya si este no es un personaje para recordar.

Homer de ‘Los Simpson’

Otra de estas decisiones dolorosas, pero por mucho que nos gusten las travesuras de Bart y sus peleas con Lisa, ningún personaje puede eclipsar al alma y corazón de la serie animada que es Homer Simpson. No es el tío más inteligente del pueblo ni el más habilidoso en las relaciones sociales, pero de alguna manera ha construido un clan en torno a él. Un bebedor compulsivo, con sobrepeso y muy dado a meterse en problemas. No es un gran modelo a seguir, pero si es un icono de la televisión.


Cosmo Kramer de ‘Seinfeld’

Aunque no era el protagonista de la serie, aquí apostamos por el porque es, sin duda, la definición de robaescenas. Un personaje tan peculiar con el que es imposible identificarse pero que genera automáticamente un sentimiento de simpatía sin comparación. Un personaje raro y con un espíritu libre que logró el afecto de todos los espectadores por méritos propios. Su grupo de amigos era maravilloso, y el consiguió brillar por encima de ellos. Lo cual tiene muchísimo mérito.

Al Bundy de ‘Matrimonio con hijos’

Irreverente, maleducado y políticamente incorrecto, este regente de una zapatería de mujeres se ha hecho un hueco en la lista. Odiaba su trabajo, estaba casado con Peggy, con la cual discutía diariamente, y tenía dos hijos por los que realmente no se preocupaba. Un personaje infeliz que lo era a costa del disfrute del personal que lo veía. Sus miserias eran nuestros gozos. Nunca fue un modelo a seguir, ni lo pretendía. El no era feliz, pero nos hacía felices a nosotros.

Will Smith de ‘El príncipe de Bel - Air’

Quizá, al margen de Homer Simpson, la mayor estrella hoy en día de todos los mencionados. Un chaval de un barrio problemático que es enviado a vivir a casa de sus tíos, ricos. Una premisa simple pero efectiva, que intentaba representar el choque de clases, aunque cayendo en tópicos de lo más previsibles. Aún así, es innegable el carisma de un Will Smith que se daría a conocer mundialmente, que nos regalaría a un roba-escenas como Carlton y las furiosas rabietas del tío Phill.

Descubre todo sobre 'El príncipe de Bel-Air' aquí.

  • Extras