Los actores más problemáticos de Hollywood

Por Luís Fernández

Nos encantan las estrellas. Y nos encanta que se encanten. Esa sensación de que no caminan sino que flotan a unos centímetros del suelo o la idea impensable de que vayan al baño como el resto de mortales. Pero más que una estrella, nos gusta una estrella cercana. Cuando los vemos soltar un taco imprevisto o comerse una hamburguesa después de acudir a la ceremonia de entrega de los Oscar nos sentimos más cercanos, sentimos que podríamos ser ellos, o que ellos podrían ser nuestro vecino del quinto. Porque, nosotros, también comemos hamburguesas a la salida del Bar Oscar a las 5 de la madrugada. Lo que ya no nos gusta tanto es que se lo crean demasiado. Ser una diva o un divo está muy bien siempre que se lleve con dignidad. Aquí hay algunos ejemplos de estrellas que han perdido los papeles con sus compañeros. Y eso, no nos agrada tanto. 

Un compañero de reparto del actor conocido principalmente por su participación en la trilogía 'Blade', fue el que desató todas las alarmas. Según Patton Oswalt el rodaje de 'Blade:Trinity' se convirtió en un infierno cuando Wesley decidió no salir de su caravana dedicándose a fumar hierba. Este comportamiento del actor se debería a que el protagonista de la trilogía creía que tanto New Line Cinema como David S. Goyer le debían dinero por los beneficios así como una mayor participación en el proceso creativo. La situación llegó a tal punto que Wesley Snipes solo se comunicaba con el director a través de notas escritas. 

Mandy Patinkin

El ahora aclamado actor por la exitosa serie estadounidense Homeland no siempre ha sabido mantener la compostura y el mismo reconocía al New York Times Magazine que sufrió una época verdaderamente mala cuando tuvo que dar el salto desde la gran pantalla, donde había trabajado con Milos Forman, Sidney Lumet o James Lapine, a la caja tonta de la televisión. Cuando en los 90 protagonizó la serie Chicago Hope reconoció haberse comportado fatal especialmente con los directores, negándose a que estos le dirigieran la palabra. No fue el mejor compañero de rodaje y aún sigue manteniéndose arisco pero la rectificación le honra.

Una estrella de las de verdad, de las de antaño, de las de los días gloriosos. Aún así, Marlon Brando no se libra de tener ciertas actitudes más que cuestionables con sus compañeros de rodaje en los últimos años. Ante una crítica de Frank Oz, director de The Score (El Golpe Maestro), a su interpretación el veterano actor decidió referirse al realizador como "Miss Piggy", se negó a llevar pantalones con lo cual sólo pudieron filmarle a medio cuerpo y llevó al plató una nota de su doctor aduciendo que era alérgico a Oz, teniendo este que dirigir desde salas separadas, y dando sus indicaciones a través de un pinganillo a Robert de Niro.

Aunque en los últimos tiempos hemos visto a la cantante y actriz de una forma más distendida como jueza en el programa de talentos American Idol, lo cierto es que Jennifer no siempre ha sido la mejor compañía. Las principales críticas hacia ella surgieron en el rodaje de Qué esperar cuándo estás esperandodonde tomó la decisión de no dirigir la palabra a nadie del equipo, y que nadie pudiera dirigírsela a ella. Toda conversación se producía a través de su asistente personal. Por lo visto el constante acoso de los periodistas ante su reciente ruptura con Marc Anthony la llevó a tomar semejante y poco respetuosa decisión.

La novia de América cubrió portadas por su nominación al Oscar por su magnífica interpretación en Agosto pero también se escribían líneas y líneas sobre su aparente mala relación con su compañera de reparto Meryl Streep, algo que las dos negaron. Sin embargo, no es la primera vez que hay quejas respecto a su actitud. Una jovencísima Julia de 23 años, escandalizó al equipo de Hook donde llegaron a apodarla 'Tinkerhell', un juego de palabras entre "Tinkerbell" que significa Campanilla, a la que interpretaba, y "hell", infierno. Por lo visto, el abuso de las drogas y su reciente ruptura con Kiefer Sutherland la habían llevado a un colapso nervioso. 

Conocido por las pocas facilidades que pone a los periodistas a la hora de cubrir sus películas y con alguna que otra entrevista de los más incómoda, Bruce Willis se ganó la antipatía del equipo de Vaya par de polis. El propio director, Kevin Smith, dijo que trabajar con él había sido un verdadero rompedero de cabeza. En la fiesta con motivo del estreno de la película el realizador quiso agradecer el trabajo realizado por todo el equipo, menos a Bruce Willis, del cual dijo que era un verdadero capullo. Literalmente. Suponemos que no fue uno de los rodajes que mejor recordarán ambos. 

Quizá uno de los incidentes más conocidos, por la rabia del actor y, principalmente, porque el audio de la discusión se filtró y es fácilmente accesible en internet. Fue durante el rodaje de Terminator: Salvation cuando Christian Bale explotó definitivamente y el perjudicado fue el director de fotografía Shane Hurlbut. La pelea estalla cuando Chistian en una escena especialmente intensa observa como el director de fotografía se mueve para comprobar la luz y el actor se distrae. Y se produce el desastre. Un Bale absolutamente enfurecido se encara con Shane acusándole de boicotear su trabajo. El audio es estremecedor y no el momento más lúcido de Bale.

El que fuera conocido por su incónico personaje del Capitan Kirk en la serie y películas de Star Trek ha recibido duras críticas a lo largo de los años por su falta de sensibilidad y compañerismo. En el 2004 se negó a acudir a la convención en la que iba a realizar un homenaje a James Doohan, su compañero de reparto que interpretaba a Scotty y que había sido diagnosticado con Alzheimer recientemente. La razón: no quería tener que lidiar con la enfermedad. George Takei, otro de sus compañeros, declararía en 2010 en otro programa de televisión que era la forma habitual de comportarse de William, el cual solo velaba por sus intereses. Poco honorable para el capitán de una gran tripulación.

Aunque ahora intenta recomponerse, la actriz ha atravesado tiempos difíciles y se los ha hecho difíciles al resto. La que parecía una prometedora carrera de una de las estrellas de la factoría Disney se truncó pronto por las drogas y el alcohol y aún se esta recuperando. Su actitud, por otra parte, tampoco ha ayudado demasiado a salir del bache. Cuando se le ofreció participar en la serie Anger Management, sólo tardó dos días en enfurecer al equipo. En el segundo día de grabación llegó tarde, se pasó el día en su trailer retrasando la grabación hasta que fue hora de marcharse a ver a su novio en concierto. Así no, Lindsay. 

El ganador de un Oscar Gene Hackman se ganó la antipatía de todo el equipo de la película Los Tenenmbaus de Wes Anderson. Su complicada actitud lo llevó a insultar al guionista Noah Baumbach y decirle al director que debería sostenerse mejor los pantalones y actuar como un verdadero hombre. En un evento realizado por el cumplimiento de 10 años de la película, tanto Wes como Gwyneth Paltrow aseguraron estar aterrorizados por el actor; y Anjelica Huston manifestó que había llegado a temer por la integridad de Wes. También manifestaron que tras el estreno ningún miembro del equipo volvió a tener contacto alguno con Gene Hackman. 

Fotos: Getty Images
  • Extras