8 de abril de 2015

¿No eres tú muy joven para tener un ‘biopic’?

Por M. J. Arias

Sus historias son tan potentes argumental y dramáticamente que los guionistas y productores de Hollywood son incapaces de dejarlas reposar lo suficiente para que el tiempo las ponga en su sitio y verlas con perspectiva. Son vidas convertidas en cine mientras aún siguen su curso con una repercusión estratosférica. En la mayoría de los casos los protagonistas reales están encantados y hasta participan de la promoción –y eso que debe de ser raro ver cómo otro se apropia de tu vida en la pantalla-.

Aunque no siempre es así. Si no que le pregunten a Benedict Cumberbatch por su experiencia poco colaborativa con Julian Assange. Es lo que tiene hacer biopics de gente que puede opinar sobre los mismos. Con Alan Turing no tuvo ningún problema el británico. Estas son solo algunas de esas biografías del cine reciente en las que sus protagonistas pudieron acudir a su estreno o hacía poco que habían dicho adiós para siempre.

La política, el nuevo filón

Era leer los titulares y sus crónicas espías y saber, al 100%, que su historia era carne de guión. Estaba claro. Lo que no se podía imaginar es que sería tan pronto. ‘El quinto poder’ (2013), con un Benedict Cumberbatch transformado por arte del maquillaje, la peluquería y su portentoso talento en Julian Assange, no contó con el beneplácito de su principal protagonista, quien acusó al equipo de malintencionado y de faltar a la verdad. Encima, para desgracia de Bill Condon (sí, el director de las dos partes de ‘Amanecer’), la película no funcionó en taquilla y la crítica no estuvo precisamente a su favor.

Mejor parece que le está yendo, de momento, a la versión cinematográfica de Edward Snowden, el exconsultor de la CIA y la NSA que destapó, entre otras cosas, los programas de vigilancia masiva estadounidense. El 27 de marzo se estrenó en España ‘Citizenfour’, el documental de Laura Poitras. Para diciembre de este año está previsto el desembarco de la película que Oliver Stone está rodando con Joseph Gordon-Levitt en el papel de Snowden.

Más material tuvieron para trabajar en el caso de ‘La dama de hierro’ (2011) y ‘Mandela: Del mito al hombre’ (2013). La primera, basada en la vida de Margaret Thatcher, supuso un Oscar, otro más, para una Meryl Streep que era lo mejor de la película. Ella era el alma de la misma en una historia que llegó al cine dos años antes del fallecimiento de su protagonista. Más cercano estuvo el adiós del Nobel de la Paz con respecto al estreno de la versión de su historia protagonizada por Idris Elba. Solo unas semanas después de su fallecimiento a los 95 años de edad se estrenaba en España ‘Mandela: Del mito al hombre’.

Genios homenajeados (o algo así) por el séptimo arte

Se esté de acuerdo o no con sus estilos y filosofía de vida, hay que reconocer que estos tres hombres de hoy en día se merecían un capítulo (o más) de la historia del cine porque han hecho historia en sus campos. El primero en conseguirlo fue, paradójicamente, el más joven de los tres. Mark Zuckerberg vio como en 2010 Aaron Sorkin y David Fincher convertían la creación de Facebook en una película, ‘La red social’, que ganó tres Oscar –el de mayor peso, el de Sorkin por Guión Adaptado–. En elegido para ser uno de los multimillonarios más jóvenes fue otro joven de apellido complicado, Jesse Eisenberg.

El siguiente en dar el salto a la pantalla con una vida tan apasionante como llena de rarezas y genialidades fue Steve Jobs. Fue morirse el fundador de Apple en 2011 y que su historia se convirtiese en objetivo de las cámaras cinematográficas. Hace dos años se estrenó la injustamente criticada ‘jOBS’, con un voluntarioso Ashton Kutcher en el papel. Y este 2015 se podrá ver la película maldita sobre el creador del iPhone que ha acabado con guión de Aaron Sorkin (un maestro al que le gusta escribir sobre genios), dirección de Danny Boyle y transformación de Michael Fassbender.

El tercero en discordia ha sido Stephen Hawking, quien, todo sea dicho, no ha tenido (aún) el biopic que se merece un hombre que ha supuesto tanto para la ciencia moderna como él. El pasado año se estrenó ‘La teoría del todo’, que no deja de ser una película romántica centrada en la historia de amor con su exmujer, en cuya biografía se basa realmente la película por la que Eddie Redmayne se llevó el Oscar en la última entrega de premios. Quizá en un futuro próximo llegue ese biopic que le haga justicia.

La polémica vende

Suena a perogrullada pero es una verdad (casi) absoluta. Basta con asomarse a dos de los biopics recientes más polémicos y lo bien que les ha ido en la taquilla para comprobarlo. El primer ejemplo es ‘El lobo de Wall Street’, estrenada en 2013 y que causó tanto revuelo a favor como en contra. Martin Scorsese convirtió a Leonardo DiCaprio en Jordan Belfort, un bróker con pocos escrúpulos que ascendió de la nada y acabó en la cárcel por sus cuestionables métodos. A Belfort debió parecerle bien la visión de Scorsese ya que se prestó a un cameo en la película.

Polémico ha sido también el retrato que Clint Eastwood ha hecho en ‘El francotirador’ de un hombre al que muchos consideran un héroe de guerra y otros tantos, un asesino. Chris Kyle (interpretado por Bradley Cooper, nominado al Oscar) fue un SEAL que se hizo famoso por su puntería y por estar considerado como el francotirador que más muertes ha causado en la historia del ejército estadounidense. No llegó a ver la película ya que en 2013 fue asesinado por otro excombatiente.

El tirón de las gestas

Presentes, en mayor o menor medida, estuvieron estos dos biopics en los pasados Oscar. Angelina Jolie eligió para su segunda incursión tras la cámara la historia de Louie Zamperini, un atleta estadounidense fallecido en julio del pasado año presente en los JJOO de Berlín en 1936. Su historia, 'Invencible', es de las que inspiran y dan muestras de la fortaleza física y mental del ser humano. Combatió en la II Guerra Mundial, no murió tras 47 días en una balsa perdida en el Pacífico después de un accidente de avión. Acabó en un campo de prisioneros japonés del que salió con vida pese a los continuos trabajos forzosos y golpes.

Hazaña también fue la de Cheryl Strayed, una mujer con un pasado complicado que decidió encontrarse a sí misma y reinventarse recorriendo los más de 1600 kilómetros que separan México de Estados Unidos a lo largo de las montañas de Oregón y atravesando el desierto de Mojave. Una aventura que hizo en solitario y equipada con una pesada mochila. Todo un logro para ella como lo fue para Reese Witherspoon estar nominada al Oscar por su interpretación en este drama de título 'Alma salvaje'.

  • Extras