15 de septiembre de 2017

Los cinco temazos de 'Drive'

Por Mikel Iturbe

Drive
, protagonizada por Ryan Gosling, es una película aclamada tanto por el público como por la crítica general. Pero lo cierto es que no se puede entender este filme sin su música. Al igual que la fotografía, la banda sonora contribuye a la perfección a crear la atmósfera que hace única a la película. Todos esos disparos y volantazos no se entienden sin la tensa y genial música que la acompaña. Es por ello que en este artículo se van a enumerar cinco de las mejores y más significativas canciones del largometraje.
Esta genial canción de Kavinsky nos cuenta la historia de un joven que tiene algo oculto
en su interior, algo que esconder, pero que a pesar de todo aún sigue siendo el mismo.
Casi como una predicción del propio personaje de Ryan Gosling. Los sintetizadores y el
ritmo ochentero abren la película mientras unos llamativos créditos turquesas se van
sucediendo. Es el comienzo perfecto para despertar la curiosidad al espectador con
respecto al protagonista, a la vida que ha elegido o incluso a su pasado.
Estás en una fiesta. Buscando a alguien. Lo buscas con desesperación y no aparece.
Cuando das por hecho que definitivamente no ha llegado, y dejas de tratar de cruzarte
con su mirada, accidentalmente la encuentras. Eso es "Under your spell". Con una
melodía ligera y unos bajos potentes consigue ser dulce y a la vez contundente.
El
mismo efecto que consigue la película en sí, hechizarnos y absorbernos en su tierna y a
la vez cruda atmósfera.
Esta canción nos viene a recordar que todos somos humanos y a la vez héroes. Aguantando cada embestida que nos da la vida. Ya seas una madre soltera que cría a su hijo ella sola, o un hombre que quiere huir de su pasado corriendo carreras de coches, hay algo que te hace especial. Y ese algo es tu aguante. Nostálgica y profunda, este tema suena dos veces a lo largo de la película, puede que en el peor momento y en el mejor.
Este canto de esperanza con tintes clásicos suena en un momento de la película, bastante tenso, en el cual ya no hay vuelta atrás. Los eventos se han sucedido hasta este punto y ya sólo queda una cosa por hacer para ver un nuevo día. Sólo resta una única cosa que hacer para sobrevivir. La mezcla que genera la calma que transmite la canción junto con la tensión que desprenden las imágenes, consigue un efecto realmente escalofriante.
Como se cuenta al principio de la película, el personaje al que Ryan da vida deja cinco
minutos para hacer lo que quiera a las personas que le contratan sin que él mire. Y
recalca que son cinco, ni más ni menos. Esta canción viene a remarcar justo eso, la
tensión que se genera en el cumplimiento o no de esos plazos. Una obra instrumental
idónea para esa sensación de que los segundos se nos escapan de las manos como si
fueran granos de arena.
Y con este último tema ponemos punto y final a las geniales canciones que suenan en  Drive. En todas ellas encontramos bajos, percusión o incuso sintetizadores propios de los años setenta, que consiguen conformar una banda sonora compacta y muy personal.Drive es una de esas películas a las que, después de vistas, volvemos en busca de sus canciones que consiguen, no sólo emocionarnos, sino hacernos sentir dentro del coche de Driver.