29 de julio de 2015

Los diez grandes momentos musicales del cine de Scorsese

Por Pedro Moral

La música es muy importante en el cine de Scorsese, el rock de los setenta acompañaba sus primeras películas, los Rolling Stones eran casi una religión, casi tan importante como Bob Dylan, de ahí que se viera obligado a hacer un documental de cada uno de ellos. También dirigió el mejor documental que se hará jamás de George Harrison y el que algunos cosnsideran el concierto mejor rodado de la historia... 'El último vals', donde The Band se despedían a lo grande. De hecho, el lider de The Band, Robbie Robertson y Martin Scorsese tuvieron un 'bromance' obsesivo en el que se pasaban horas encerrados en casa viendo películas y consumiendo cocaína. Robertson además ha compuesto algunas de las mejores bandas sonoras de la filmografía de Scorsese, como 'Toro Salvaje', 'El rey de la comedia' o 'Casino'. 

Cuando el esperado biopic de Sinatra dirigido por Scorsese aún está en fase de preproducción, es un buen momento, como cualquier otro, para desenterrar las mejores escenas musicales del cine de este genio italoamericano con unas cuantas obras maestras en su currículum.

La entrada de Johnny Boy

Una de las escenas más irónicas, divertidas, brillantes e importantes tanto en la carrera de Scorsese como en la de Robert De Niro fue la entrada al bar de Johnny Boy en 'Malas calles'. Johnny Boy es un idiota engreido, cobarde y chulo, pero también es la primera colaboración entre actor y director y el principio de una asociación artística ya mítica. Harvey Keitel se queda pasmado mientras el personaje de De Niro entra en el bar, se abrocha la cremallera se agarra a dos señoritas y comienza a sonar la muy reconocible 'Jumping Jack Flash' de The Rolling Stones

Lo que pasa por la cabeza de Travis Bickle 

Scorsese a veces no sólo utiliza la música para potenciar alguna escena o para darle ritmo a la acción, también la usa para estudiar el perfil psicológico del personaje, profundizar lo máximo posible en sus cabezas. Y sin duda uno de los personajes más complejos de su filmografía es el taxista Travis Bickle de 'Taxi Driver'. Hay una secuencia en el filme en elque el protagonista descamisado y con su imponente arma apoyada en su rostro se queda colgado mirando el vídeo de 'Late for the Sky' de Jackson Browne. Soledad, tristeza, vacío... 

El baile de Jake la Motta

Cuando Martin Scorsese, deprimido por el fracaso de 'New York, New York' estaba a punto de dejar el cine, su amigo Robert De Niro vino con un guión sobre la vida del boxeador Jake la Motta. El filme no interesó demasiado al director hasta que llego a la escena en la que se ve como la sangre de un golpe baña el rostro del público de la primera fila. Aceptó rodarla. Y gracias al empeño de De Niro, tenemos, entre otras secuencias magistrales, estos títulos de créditos en los que la preciosa pieza de Pietro Mascagni 'Cavalleria Rusticana - Intermezzo' acompaña el baile de piernas de Robert De Niro en el ring. Esta escena debería entran en la definición de belleza plástica.

La esencia de Vincent

Si alguien se podía atrever a hacer una segunda parte de la maravillosa obra maestra de Robert Rossen, 'El buscavidas', ese era Martin Scorsese. Y aunque no consiguió superar a la primera parte (algo casi imposible) el resultado fue más que notable con un Paul Newman que se volvía a meter en la piel de Eddie Felson y un nuevo, joven y arrogante jugador llamado Vincent que Tom Cruise interpreta con pulso y un poco de descaro que sobresale en escenas como esta en la que el piano y los 'Ah-oooh' de 'Werewolves of London' de Warren Zevon funcionan como complemento perfecto para el personaje. 

El carácter del pintor

En la parte del tríptico de 'Historias de Nueva York' que le tocó a Scorsese, las otras partes son de Woody Allen y Francis Ford Coppola, un pintor interpretado por Nick Nolte está bloqueado, más cuando aparece su ex. Casi toda la pieza está acompañada por la maravillosa canción 'A whiter Shade of Pale' de Procol Harum. El toque de psicodelia perfecto para desentrañar el caracter y el  estilo abstracto de este pintor.

El (uno más) mítico travelling

Hay una escena que resalta inevitablemente en 'Uno de los nuestros', ese en la que Henry Hill lleva a Karen a Copacabana, Scorsese sigue mediante una steadicam como Henry se salta la inmensa cola de espera, entra por la cocina y recorre los laberínticos pasillos dando una generosa propina a cada empleado hasta que llegan a un salón abarrotado donde les sacan, de la nada, una mesa en primera fila. Esta escena técnicamente brillante está adornada con 'Then he kiss me' de The Crystal

Todo el mundo desea a Ginger

Hay pocos personajes más seductores que la Ginger McKenna de 'Casino'. Sharon Stone hace un papel imponente y enamora irremediablemente a todos los espectadores y también a Robert De Niro. En la escena en la que éste cae rendido a sus encantos, nosotros también, en parte por que Stone es absolutamente encantadora y porque la música que acompaña este idílico momento es perfecta, 'Love is Strange' de Mickey & Sylvia. "Me enamoré en ese preciso momento", dice la voz en off de Robert De Niro.

Inmigrantes que van a luchar, ataúdes que regresan

Aunque 'Gangs of New York' tenia potencial para ser una de las mejores películas de Scorsese no consiguió estar a la altura de sus mejores títulos, sin embargo, el talento del director brilla en momentos como éste en el que la maravillosa voz de Linda Thompson en su 'Paddy's Lamentation' inunda un brillante plano secuencia en el que los inmigrantes que llegan a Nueva York son convertidos al instante en soldados del la Unión y puestos en el barco mientras que los ataúdes son depositados en el puerto. 

El tercer 'Gimme Shelter'  de Scorsese

El director ha utilizado esta canción de los Rolling Stones tres veces durante su filmografía, en 'Uno de los nuestros', en 'Casino' y en 'Infiltrados'. Y aunque siempre funciona nunca lo ha hecho también como en el tercer título, el único filme por el que el italoamericano se llevó el Oscar. 'Gime Shelter' es la canción perfecta para acompañar la voz en off de Jack Nicholson y la presentación de uno de los grandes personajes de su cine, Frank Costello

El exceso de Scorsese está de vuelta

'El lobo de Wall Street' fue un golpe en la mesa del maestro para todos aquellos detractores que ya habían firmado su muerte artística. Scorsese regresó junto a un impresionante Leonardo DiCaprio con un filme grotesco sobre el capitalismo lleno de drogas, sexo, exceso y también una banda sonora a la altura que destaca en escenas como en la de la fiesta tribal y casi animal que monta DiCarpio para sus trabajadores, la voz en off y 'Chimenea Lightning' de Howlin para abrillantar esta secuencia brutal.

  • Extras