Los grandes juguetes rotos del cine

El mundo del cine es el mundo de los sueños pero a veces Hollywood se termina convirtiendo en la pesadilla de muchos niños actores que, una vez que crecen, ya no resultan lo suficientemente atractivos para los estudios. Como cachorros, muchas estrellas infantiles se ven destrozadas por un gigante feroz que levanta mitos pero que muchas veces olvida que los niños son los más desprotegidos.

MACAULAY CULKIN

El adorable Kevin a los que sus padres olvidan en casa en las fiestas de Navidad es uno de los casos más sonados de juguetes rotos. Empezó a actuar a los 5 años y gracias a 'SOLO EN CASA' se convirtió en una estrella. Hasta 1995 su carrera iba bien en 1994 sus padres se divorciaron y comenzaron una batalla sobre el dinero que su hijo había amasado

La forma en la que sus propios progenitores lo veían, como una máquina de hacerles millonarios, llevó a Macauly a las drogas y al final de su carrera. En la última década ha hecho un par de incursiones en el cine pero ha cosechado un fracaso tras otro.

LAS GEMELAS OLSEN

Dos adorables bebés para una endulzada serie de televisión. Ashley y Mary-Kate Olsen alcanzaron la fama antes de aprender a caminar. En 2004 se convirtieron en copresidentas de Dualstar, una productora creada para realizar películas para televisión. Sin embargo su carrera como actrices no continuó much más debido a los problemas de alimentación de Mary-Kate (en 2004 declaró que era anoréxica) y a la drogadición de Ashley.

Las gemelas siguen participando de forma esporádica en alguna serie de televiisón pero están más enfocadas en el mundo de la moda. 

HALEY JOEL OSMENT

Lo descubrimos por primera vez en 'FORREST GUMP' como el tierno hijo de Tom Hanks y se consagró como niño prodigio gracias a Bruce Willis y 'EL SEXTO SENTIDO'. Sin embargo la falta de unos buenos guías le llevaron al consumo de estupefacientes y al finlal de su carrera. A los 18 años fue detenido por conducir bajo los efectos del alcohol y los estupefacientes.

En su adolescencia intentó retomar su carrera cinematográfica de la mano de Michael Caine y Robert Duvall pero el resultado no fue nada positivo. Su hermana, Emily Osment también probó suerte en el mundo de la actuación, sobresaliendo en la serie de Disney Channel, 'HANNA MONTANA' y abandonando la actuación para centrarse en la música.

LINDSAY LOHAN

La pelirroja niña que deslumbró a todos en el remake de 'TÚ A BOSTON Y YO A CALIFORNIA' consiguió llegar hasta la adolescencia con una seguridad y una estabilidad sana. Pero tras protagonizar 'CHICAS MALAS' y sobre todo en su regreso a Disney con 'HERBIE', la actriz ya no tenía la misma frescura y gancho. 

El problema lo tenían su adicción a las drogas y la inestabilidad que se veía en su casa. Su vida se convirtió en un reflejo de la de Macaulay Culkin unos años antes. Sus padres se divorciaron en 2007 y colocaron a su hija mayor en el centro de la disputa.

JUDY GARLAND

Mucho antes de Macaulay, las gemelas Olsen y Lindsay Lohan estuvo Judy Garland. La niña que soñaba con un mundo mágico más allá del arcoiris tenía 16 años cuando protagonizó 'EL MAGO DE OZ' y mientras su carrera se lanzaba, su vida empezaba a desmoronarse

Para poder mantener el ritmo de trabajo que exigía el modelo de estudios, tanto a Garland como al resto de sus compañeros se le suministraban anfetaminas y barbitúricos, convirtiéndose a la larga en unos adictos. La actriz siguió rodando cine tras 'EL MAGO DE OZ' y logró una transición casi perfecta entre el cine infantil y papeles más adultos. Sin embargo su carrera solo duraría 15 años más y terminaría con 'HA NACIDO UNA ESTRELLA'.

JOSELITO

También en España tenemos varios casos de "juguetes rotos". Joselito es quizás el más famoso de ellos. "El pequeño ruiseñor" alcanzó gran fama gracias a su maravillosa voz, ideal para el cine español de los 60. Bajito, risueño, inocente, Joselito protagonizó 15 películas en 15 años y todo parecía ir sobre ruedas hasta que su voz cambió y su físico se hizo más varonil. Además el público dejó de buscar películas tan edulcoradas y con un final tan feliz y ya no hubo más sitio para Joselito.

El adolescente actor tenía un nivel de vida más propio de un ejecutivo adulto que de un niño y su constante contacto con un círculo poco saludable le hicieron caer en las drogas. Su punto más bajo lo tuvo en 1991 cuando fue condenado a cumplir condena durante 5 años. Allí, sin embargo, el ex-niño prodigio, dice que encontró la paz que necesitaba.

  • Extras