25 de junio de 2013

Los mejores bigotes del cine

Rizados, liso, profusos, recortados, salvajes, finos... hay muchos tipos de bigotes y en estos tiempos está más de moda que nunca. Sin embargo Hollywood tiene algunos dejemplos de grandes actores que han hecho su carrera a base del vello que está sobre el labio superior.

El suyo era un bigote fino, divido en dos por el arco de cupido. El bigote de Clark es refinado como él, con un toque sureño, de gran señor y se debe acompañar siempre con un puro para demostrar la clase y la elegancia de los señores feudales. Se hizo famoso en 'LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ' y el personaje de Gómez Adams lleva su bigote en su honor.

Sir Sean Connery no se dejó bigote hasta que colgó las pistolas y la acreditación del agente especial del servicio secreto británico, James Bond. El actor escocés es uno de los hombres más elegantes del cine pero su bigote es uno de los más masculinos y salvajes. Profuso, ahora lo lleva con una barba ya encanecida y parece un animal libre a punto de marcharse.

Bombín, bastón y bigote, los tres elementos que identifican a Charles Chaplin. Su mostacho es pequeño, una mancha de tinta encima del labio y que servía tanto para darle un aspecto más cómico como para reforzar su tristeza. ¿Qué haríamos sin el bigotito de Charles moviéndose de un lado a otro?

Hay bigotes y luego está el de Groucho Marx, uno de los bigotes más famosos del cine y que en realidad estaba pintado en su cara. Al igual que su ídolo Chaplin, Marx juega con la comedia y el disfraz. El rectángulo de carbón parece hecho por un payaso  o un hombre que quiere ser refinado pero no puede ni permitirse un bigote de verdad.

El bigote de Tom Selleck ha pasado de ser un gajo de naranja que cubría todo su labio superior a un bigote con raya al medio y acabado en una diminuta punta. El bigote le da personalidad y fuerza a Tom Selleck y con él, se convierte en detective, en ranchero y en todo lo que necesite el personaje; su bigote y él están tan unidos que en la serie 'FRIENDS' Ross, Chandler y Joey se dejan bigote para parecerse a él.

Castaño, con perilla o sin ella, el bigote de Chuck Norris es una prolongación de su persona. Asilvestrado, largo, Chuck no se preocupa por domar su bigote porque su bigote sabe lo que le conviene si no quiere enfadar a Chuck Norris. Chuck intentó escapar de él hace unos años, afeitándose, pero tuvo que volver a dejarlo crecer.

El bigote de los bigotes. Cuando Charles comenzó en el cine todavía no tenía vello en su labio superior, pero el actor pronto supo que si quería ser un verdadero justiciero tenía que dejarse bigote.

Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras