Los mejores combates de Bruce Lee

Por María Pérez

Más de 40 años después de su prematura muerte, en la plenitud de su carrera, Bruce Lee sigue siendo un icono del cine. Fue el primer héroe de acción no caucásico en ser aceptado masivamente por el público estadounidense. Además, su estilo de lucha, la difusión de las artes marciales a través de sus películas y sobre todo su carisma y su sentido del humor fueron determinantes e influyeron en gran parte del cine de acción posterior.

 

En el enfrentamiento final entre Cheng y el Gran Jefe Bruce Lee en 'KÁRATE A MUERTE EN BANGKOK' (1971) hace una verdadera exhibición sin pausas de lucha pura al estilo más clásico, con un envidiable sentido del suspense que te hace estar sentado al borde del sofá hasta que termina.

Una pelea sofisticada en el fondo, llena de sabiduría y de conocimiento de la lucha, sin las florituras técnicas de otros virgueros de las artes marciales como Jackie Chan y Jet Li. 'EL FUROR DEL DRAGÓN' (1972) era la primera vez en la que Bruce Lee actuaba de guionista, productor y director, con lo que tenía libertad creativa suficiente, que utiliza para enfrentar el estilo moderno de kárate de Chuck Norris, que por entonces había sido 7 veces campeón del mundo, con el Jeet Kune Do de Lee, arte del que combina todas las teorías de ritmo, control de la distancia, elemento de sorpresa, etc, sin acrobacias ni efectos especiales, ni arneses y alambres invisibles.

'JUEGO CON LA MUERTE' (1978) se estrenó cinco años después de la muerte de Bruce Lee, que sólo rodó 54 minutos, que se completaron con material de archivo. Aun así, la pelea con el legendario jugador de baloncesto, que utiliza en ella las mismas técnicas y estilo libre y fluido de Lee, el Jeet Kune Do, unido a su mayor fuerza y  envergadura. En conjunto, aunque haya planos repetidos en la pelea, que seguro que se quedó a medias de rodar, tiene un elemento de fascinación difícil de superar.

Antes del enfrentamiento con Kareem Abdul Jabbar en 'JUEGO CON LA MUERTE', Lee tiene una pelea con Dan Inosanto, maestro filipino de artes marciales del sudeste asiático como el Kali, el Muay Thai y el Silat. Era mano derecha de Lee y salió en muchas de sus películas, pero esta intervención es la más potente de todas ellas.

De nuevo en 'OPERACIÓN DRAGÓN'. Antes de enfrentarse con él, Lee ya ha sido advertido de las atrocidades cometidas por el bestia de O'Hara, y justo antes de la pelea se nos recuerda que la hermana de Lee se apuñaló en el corazón con un cristal para evitar que O'Hara la violase. Así que, ya predispuesto, Lee empieza atacando con un bofetón con el envés que O'Hara no espera ni por asomo. Cuando se repone, Lee vuelve a darle con todo el desprecio de que es capaz.

'FURIA ORIENTAL' (1972) fue su segunda película grande. Bruce Lee interpreta a Chen, un estudiante de Huo Yuanjia que lucha para defender el honor de los chinos frente a los japoneses y para encontrar al asesino de su maestro, un mal bicho llamado Suzuki. Aunque en esta pelea, Suzuki usa una katana para luchar contra Chen (Bruce Lee), que está armado con un nunchaku, al final de la pelea le da una patada de tal calibre que lo echa de la habitación en la que se están peleando y lo mata, vengando así la muerte de su maestro.

En 'OPERACIÓN DRAGÓN' (1973) Lee es un maestro shaolín de Hong Kong con una profunda carga filosófica y una gran destreza física. Recibe una invitación para competir en un torneo de artes marciales organizado por el misterioso Han. Antes de viajar su maestro le cuenta que Han fue en el pasado un estudiante de shaolín que fue expulsado de la escuela por romper el código de conducta.

Kato es el criado y mano derecha del Avispón Verde, en realidad Britt Reid, el dueño de un popular diario que por la noche se convierte en superhéroe para luchar contra el mal. 'EL RETORNO DEL DRAGÓN' (1974) es una recopilación de las aventuras del héroe de cómic. Fue la primera aparición de Lee en la televisión estadounidense, algo realmente memorable.

Cuando Bruce Lee dirigía sus escenas de acción, ponía en práctica ideas que después se convertían en norma para las películas de artes marciales. En primer lugar, hacía hincapié en el realismo de las reacciones de los oponentes; además, sabía cómo mover la cámara para que en el montaje la coreografía resultase más fluida, lo cual daba a las escenas un ritmo muy agradable que las hacía más disfrutables y fáciles de seguir. Por último, se las apañaba para usar todo el espacio del plató de rodaje, prestando mucha atención a los detalles en las peleas, a cómo los contrincantes rodeaban al héroe o al uso de las armas. Un ejemplo de manual es esta secuencia de 'KÁRATE A MUERTE EN BANGKOK' (1971).

La pelea clave entre Baker y Lee en 'FURIA ORIENTAL' (1972) es una mezcla de acción y humor, como cuando después de morder al contrincante en la pierna para escapar de una llave, Lee se limpia la boca como si hubiera acabado una opípara comida, o cuando, con una sonrisa de oreja a oreja, le da repetidos puñetazos de boxeo como si su cabeza fuera una 'punching ball'. La pelea termina con un golpe letal en la traquea que, según declaraciones de Baker, le dejó tan machacado que tuvo que pedir una baja laboral.

 

  • Extras