Los mejores finales de película de la historia

Por Luís Fernández

En muchas ocasiones un buen final es lo que recordamos para siempre: Una imagen, una escena… que se convierte en imborrable. Aquí os vamos a dejar10 ejemplos de este tipo de finales, 10 de los mejores de la historia. Cuidado SPOILERS ¿Cuáles propondríais vosotros?
Un clásico ineludible en cualquier lista de mejores comedias, pero también una cita imprescindible cuando hablamos de los mejores finales de película. Jerry y Osgood se encuentran en un barco en un hilarante final en el que el primero, aún vestido de mujer, trata de explicar al segundo los motivos por los que no pueden casarse. La ya célebre frase "Bueno… nadie es perfecto" tras la revelación de que Jerry, o Daphne, es un hombre, pone un broche perfecto a este comedia.
Seamos sinceros, si estamos viendo una película sobre unos famosos ladrones perseguidos por la ley, a lo mejor esperar un final feliz sería demasiado optimista, por muy carismáticos que resulten los ladrones. Pero tampoco esperábamos un final tan barbárico como la práctica ejecución de Bonnie y Clyde. La imagen de Hamer observando los cadáveres de la pareja al final es desoladora.
Es indudable que esta película ha ido ganado enteros con el paso de los años. Cada vez que se emite todos nos quedamos atrapados viéndola, es inevitable. Lo que la hace grande es la enorme relación de amistad que retrata. Y, llegados al final, cuando finalmente conseguimos ver a los dos protagonistas reunidos como hombres libres es, sencillamente, apabullante. Además, la voz de Morgan Freeman es una jugarreta sucia, podría leer la lista de la compra y hacernos llorar.
Michael Sulivan y su hijo mayor van de camino a Perdition, una población costera, cuando son emboscados por un asesino al que le gusta fotografiar a sus víctimas. Este dispara a Michael Sulivan (Tom Hanks) y mientras se prepara para sacar la foto, la propia víctima le dispara antes de morir en brazos de su hijo. El cual tendrá un discurso memorable en el que al recordar a su padre y preguntarse si era buena persona solo puede contestar: "Él era mi padre".
Otra película a la que debíamos acudir si o si. Quizá uno de los finales más famosos de todos los tiempos. Durante toda la película el espectador queda a expensas de la intriga que "Rosebud" supone y, cuando se revela que era algo relacionado con su niñez, la visión sobre el personaje de Kane cambia y la lastima se impone. Más cuando vemos como el trineo acaba quemado en una chimenea.
A ver, podemos decir que esta película de David Fincher supone su mayor acercamiento al mundo de las drogas hasta el momento. Es como tomarse una pastilla y perder la noción de lo que sucede. Cuando se descubre que Tyler es simplemente una parte de la imaginación del narrador sin nombre y comienza la destrucción de edificios, y viendo al narrador y a Marla de la mano mientras el edificio se derrumba… pocos finales más intensos podemos haber visto.
Seguro que os estábais preguntando porqué tardaba tanto en salir la dichosa película. Nos gusta hacernos de rogar. Por mucha parodia que se haya hecho, Los Simpson lo inmortalizaron como nadie, el final de esta película es uno de los giros de guión más locos que se recuerdan. Cuando Taylor y Novoa descubren que el planeta alienígena en el que creían estar no era más que una Tierra Post-apocalíptica. Una imagen simplemente para el recuerdo.
Aún con el peligro de ser vulgares, el final de esta enorme película es un ejemplo perfecto de "sacarse la p…". Y esto es exactamente lo que hace Mark Wahlberg, en el que sigue siendo su mejor papel hasta la fecha, una estrella del porno en decadencia que decide sacar su pene y completamente convencido decir "Eres una jodida estrella". Un final grandioso y patético a la vez.
Christopher Nolan no puede faltar en cualquier lista que se precie y en este caso toca mencionar una de sus primeras obras. Nuestro encantador héroe, al que tanto cariño habíamos cogido durante hora y media comete un asesinato vengativo y abrupto en su propio beneficio. Lo curioso de 'Memento', y lo que nos encanta de la película, es que el final y el principio son exactamente los mismos. Brillante.
Fellini quizá logro uno de los finales más poéticos de la historia del cine. Cuando el loco director protagonista consigue abrazar la felicidad y absurd de la vida, todo un grupo de raros, amigos, solitarios y periodistas se reunion con el en un gran círculo al lado de un circo. Pocas veces se ha entendido mejor la gran broma que supone la vida.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras