Los mejores personajes de Al Pacino

Por Bernardo Pajares

Pudo ser Han Solo, el agente John McClane y hasta el capitán Willard de 'Apocalypse Now', pero dijo que no. Unas veces porque no entendía el guión, otras porque no quería pasar tanto tiempo lejos de casa. El propio Al Pacino ha reconocido no ser demasiado bueno juzgando la calidad de los proyectos, aunque tampoco se puede decir que le haya ido mal, a juzgar por los títulos para los que sí accedió a prestar su percha y su voz.

Michael Corleone fue su tercer personaje en el cine, después de una aparición en 'Yo, Natalie' y un protagonista en 'Pánico en Needle Park'. Pacino tenía 32 años cuando la Academia de Cine de Hollywood se fijó por primera vez en él... ¡y así cuatro años consecutivos! El neoyorkino consiguió su primera nominación como actor de reparto por 'El Padrino' en 1972 y los tres años siguientes como protagonista de la cinta de Sidney Lumet 'Serpico', 'El Padrino II' y 'Tarde de perros'. Todavía habría que esperar un poco más para verle recoger su estatuilla.
La idea de producir un remake de 'Scarface' (1932) con él como protagonista fue del actor. Se le ocurrió después de verla en un pase de cine clásico en Los Angeles. Al Pacino se lo diría al productor Martin Bregman y enseguida ambos incorporarían el nombre de Brian de Palma a 'El precio del poder (Scarface)'. A quien se resistieron algo más a fichar Pacino y el director fue a Michelle Pfeiffer, que en ese momento estaba en boca de todos por la fallida secuela de 'Grease', pero finalmente Bregman les convenció para hacerle una prueba. Por supuesto, la Pfeiffer lo clavó y se hizo con el papel de Elvira, la atractiva mujer del mafioso cubano Tony Montana en la versión de 1983. El guión lo firmaba un entonces prometedor Oliver Stone.
Bajo su propia petición estuvo a un pelo de aparecer bajo un pseudónimo en los títulos de crédito de 'Dick Tracy', pero lo cierto es que la película dirigida y protagonizada por Warren Beaty le dio a Al Pacino su sexta nominación al Oscar en 1991. Para convertirse en el esperpéntico villano Big Boy Caprice tuvo que dejarse poner prótesis de nariz, mentón y labio superior, además de una verruga cerca del ojo izquierdo y orejas de soplillo. ¡Lo único que mantuvieron fue su pelo! Aún así, Madonna no podía dejar sus manos quietas cuando estaba cerca de él.
Al Pacino y Michelle Pfeiffer volverían a ser pareja ocho años después de 'Scarface', esta vez convertidos en un cocinero ex-convicto y una camarera unidos por una atracción complicada en 'Frankie y Johnny'. Dos años más tarde, en 1993, llegaría 'Esencia de mujer', producida de nuevo por su amigo Martin Bregman y dirigida por Martin Brest ('¿Conoces a Joe Black?'). De las cuatro nominaciones a los premios de la Academia que obtuvo la película, la de Pacino como actor protagonista fue la única que llegó a buen puerto: el coronel aquejado de ceguera al que interpretó le valió su primer y único Oscar hasta la fecha. Ese mismo año hacía doblete al estar nominado también en la categoría de mejor actor secundario por la adaptación de David Mamet 'Éxito a cualquier precio'.

Sin entrar en comparaciones con cierta escena de 'Abre los ojos', 'Pactar con el diablo' (1997) le dio la oportunidad a Pacino de encarnar Mal, al diablo, que en la película se hace llamar John Milton (un guiño al autor del poema 'El paraíso perdido') y habla más idiomas que pelos tiene en la cabeza. Ya se sabe, así es Lucifer. Nada puede hacer el joven abogado Kevin Lomax, al que da vida Keanu Reeves, por escapar de su juego. Mención especial merece el soberbio monólogo final de Al Pacino, en el que Reeves aguanta el tipo como puede. Para ver en bucle.

Ya entrada la primera década del siglo XXI, en 2002 pudimos ver al veterano actor en 'Insomnio' de Christopher Nolan, pero también en divertimentos como 'Oceans Thirteen', en la que trabajó con la pandilla de George Clooney, Brad Pitt y Matt Damon a las órdenes de Steven Soderbergh. Sólo un año después, en 2008, volvía a unir su nombre al de Robert de Niro -y van tres- en la olvidable 'Asesinato justo' (nota mental: volver a ver el duelo interpretativo que se marcaron en 'Heat', de 1995). Ahora podemos volver a disfrutar del oficio que despliega cada vez que se pone delante de una cámara en 'La sombra del actor', el retrato de Simon Axler, un viejo y antaño exitoso actor shakespeariano que comienza a tener problemas para distinguir la ficción teatral de la realidad. ¿Tienen el talento fecha de caducidad? La cinta, una adaptación de un texto de Philip Roth que tiene puntos en común con 'Birdman', cuenta con Greta Gerwick (vista en 'Frances Ha') en el papel de una joven de sexualidad confusa que tambaleará aún más -o no- la mente de de Axler.

Fotos: Getty Images
  • Extras