2 de noviembre de 2017

Los mejores temazos de las películas de Tarantino

Por Silvia Martínez

Con permiso de todo lo que ha hecho Ennio Morricone por las cintas de Tarantino (que es mucho) enumeramos diez temas imprescindibles de la filmografía del cineasta. Sin duda, un gusto exquisito para seleccionar canciones. 
Tan imposible es no animarse inmediatamente con el marcado ritmo de guitarra de este tema, como lo es no hacerlo si suena durante el prólogo de la memorable pelea que nos espera entre La Novia (Uma Thurman) y O-Ren Ishii (Lucy Liu).
¿Podría pasárselo mejor el Señor Rubio (Michael Madsen) torturando a un poli? A juzgar por su improvisado playback a ritmo de Stealers Wheel (previo a un corte de oreja), nosotros diríamos que lo está gozando de lo lindo…
Mientras vemos retazos de cómo Shoshanna (Mélanie Laurent) ha ido gestando su plan para poner patas arriba la gran noche alemana, la observamos vistiéndose y maquillándose con un David Bowie que nos adelanta lo que va a ocurrir: Putting out the fire with gasoline…
Solo a Quentin Tarantino se le podría ocurrir (y qué bien le salió) que una melodía tan relajada como la de Urge Overkill sonara justo cuando Mia Wallace (Uma Thurman) está al borde de morir de una sobredosis.
¿Otra de Pulp Fiction? ¡Otra de Pulp Fiction! Pero es que es imposible no acordarse de este ritmazo y de cómo lo bailaban Uma Thurman y John Travolta en la mítica escena de una de las primeras cintas del de Tennessee.
Qué bonitos ojos tienes debajo de esas dos cejas… Ni a La Novia se le podría haber ocurrido poner un broche más dorado que este a su convulsa historia narrada en dos cintas. Los títulos de crédito de Kill Bill tienen sabor hispano, ¡y qué sabor!
Ataviada con el uniforme de azafata, Jackie (Pam Grier) se desplaza en cinta transportadora a través del aeropuerto mediante se suceden, con el ritmo setentero de Womack, los títulos de inicio de Jackie Brown.
Un Django (Jamie Foxx) ya libre, sin cadenas, recuerda mediante flashbacks sus penurias como esclavo al lado de su amada Broomhilda (Kerry Washington) y sabemos que ya nada va a pararle en el camino a su venganza. Jamás un título de canción pudo ser más acertado.
Si bien Death proof no es, ni de lejos, de lo mejor que ha hecho Tarantino, sí hay algo que podemos salvar: Cuando el coche de Kurt Russell choca con el de las chicas (y hay algún que otro vuelo incluido), el ritmo de Hold Tight! todavía hace más exquisita la escena.
Canciones como esta de Randy Jackson demuestran que prácticamente lo único que le falla a Jackie Brown es haber sido rodada después de Pulp Fiction, la tarantinada por excelencia que acaparó y sigue acaparando la atención de crítica y público.