3 de julio de 2017

Los personajes más odiados de la saga de Harry Potter

Por Eloy Rojano Vargas
 
Hace 20 años de la publicación de la primera novela de Harry Potter y más de quince desde el estreno de la película de la piedra filosofal. Cuesta creer que haya gente que es hoy mayor de edad, pero que todavía no había nacido cuando lo hizo la saga del niño que sobrevivió. Pero aparte de hacernos sentir viejóvenes, también nos trae otras sensaciones, y no todo es siempre amor y emociones fuertes, también el odio tiene cabida en el universo de Harry Potter. Tenemos un saco lleno, pero os traemos a cinco personajes que odiamos con fuerza en las novelas y las películas:
Cornelius Fudge, ministro de magia, no ha pasado el corte porque preferimos tener a su mano derecha y oveja negra de la familia pelirroja: Percy Weasley. Avergonzado de su familia, corta toda relación con ellos tras una gran discusión con su padre. Además, este repipi que va de perfecto, fue una de las principales voces que negaban la vuelta de Voldemort, argumentando que todo era una invención de Harry y Dumbledore. Pero, ¿por qué le odiamos más? Cuando su madre, Molly Weasley, fue a Londres para hacerle entrar en razón e intentar apaciguar la situación, Percy le cerró la puerta en la cara. Y eso no es todo, y aquí viene lo más doloroso, unas navidades envió de vuelta el jersey que le había tejido su madre. Shame on him!
En su juventud, Rita Skeeter fue probablemente de lo peorcito en el doble grado de periodismo y marketing, dispuesta a pisar cabezas para llegar a lo más alto. Y es que para llegar a ser reportera en El Profeta deben hacer falta contactos y mucha mala baba. Rita tergiversaba como nadie la información y su pluma escribía sola todo lo que ella le dictaba. Su prensa amarillista vendía periódicos como nadie y estuvo en Hogwarts dispuesta a soltar un bulo tras otro sobre el torneo de los tres magos. Pero la venganza no es un plato únicamente muggle: Hermione descubrió que Rita era una animaga no registrada capaz de convertirse en escarabajo, lo cual está prohibido por la ley bruja. La encerró en un tarro y la chantajeó con contar su secreto a menos que dejara de escribir en El Profeta, la cual se vio obligada a aceptar. Lamentablemente, ahí no acabó la cosa, porque años más tarde, cuando el ministerio estaba dominado por los mortífagos, Rita aprovechó para volver a difamar, esta vez con una falsa biografía de Dumbledore. Hermione no pudo denunciarla y por eso la odiamos con, todavía, más razón.
"¡Hay un troll en las mazmorraaas!", gritó una vez. Y después descubrimos que el verdadero troll era él, que había estado vacilando a todo Hogwarts con su exótico turbante en la cabeza durante un curso entero. Por lo visto, Voldemort ordenó a Quirrell que robara la piedra filosofal de Gringotts y este fracasó. Por ello, Quien tú sabes decidió vigilarle muy de cerca. Y fue literal, porque se le pegó a la nuca, como haciendo ventosa, y no se movió. Pero de Quirrel no odiábamos que fuera un tarrorista (por lo de cabeza peligrosa), sino su manera de tratar a Harry, la manera en la que hablaba y todo aquello que generaba un rechazo grande hacia él, carente de bondad, jugaba con Harry, que era un jovencito confuso. Incluso, si recordáis, hechizó su escoba y, si no hubiese sido por Snape, nuestro mago no hubiese llegado a la segunda peli.
De las cosas odiosas que ha hecho Colagusano podríamos escribir un libro. Pero hay algo con lo que empezó todo y es que fue el que traicionó a James y Lily Potter, los padres de Harry, la gran traición que dio paso a la historia del joven mago, la proto-traición. Cuando nuestros protagonistas empiezan en la escuela de magia y hechicería, Colagusano, que es animago, se las apaña para convertirse en la mascota de Ron, una rata. Lo hizo porque, en el caso de volver Voldemort a recuperar su poder, podría entregar a Harry y volver entre los mortífagos como un héroe. Pero lo que nos repugna de Pettigrew, aparte de que se convierte en rata, es que siempre se mueve entre bandos para estar en aquel que tiene más fuerza y así estar en menor desventaja. Colagusano es un chaquetero, y la justicia le acabó llegando, ¿lo recordáis?
Hemos dicho que se nos han quedado muchos personajes por nombrar en el tintero, pero si hubiésemos decidido hacer un top 1 y dejar al resto fuera, sin duda alguna, Dolores Umbridge hubiese sido nuestra estrella protagonista. Bajo su falsa apariencia de persona dulce se esconde una persona cruel y despiadada. Aún recordamos, como si hubiesen ocurrido en nuestra propia piel, aquellos castigos dolorosos que grababan a fuego inscripciones en las manos de aquellos que les tocaba sufrirlos. Incapaz de dar una clase, porque no tenía ni idea de cómo enseñar, sí era buena en implantar dictaduras, pues convirtió Hogwarts en un verdadero infierno. Infernal era también ver cómo (al igual que otros tantos) hacía oídos sordos a la vuelta del Innombrable y se paseaba con sus ropas llamativas como si todo fuera flower power en la escuela.

Fotos: Getty Images
  • Cine