16 de agosto de 2016

Los secuestros más angustiosos del cine

Hay muchas películas donde el secuestro o todo lo que le rodea ha hecho sufrir al espectador. ¿Cuál os lo ha hecho pasar peor?

​Por Luís Fernández

Miguel Ángel Vivas dirigió con magistral pulso este thriller de factura española. Una familia es secuestrada en su propio hogar, donde más seguros se sienten, en una nefasta noche. Manuela Vellés nos lleva a través de una montaña rusa emocional que dejará sin respiración a todo aquel que se atreva a verla. Una de las cintas más minusvaloradas de la última década de cine español.
Tras su obra maestra, ‘Incendies’, el canadiense Denis Villeneuve dio el salto a EEUU con este thriller policiaco mezclado con un potente drama familiar. Con un reparto inmejorable el director nos sumergía en los más bajos fondos de la naturaleza humana. La tensión generada por el secuestro de dos niñas y todo lo que una familia puede llegar a hacer por encontrarla dejará al espectador pegado al sofá de principio a fin.
Los Estados Unidos han demostrado que ni sus sucesos más traumáticos son ajenos a ser ficcionados. Y, la verdad, cuando tienen la calidad de la cinta de Paul Greengrass se entiende. Una película que nos cuenta en tiempo real que sucedió con el avión que el 11S nunca llegó a su destino. Filmada con el apoyo de las familias, la película es un auténtico ejercicio de tensión y emoción que a pocos dejará indiferente.
Tom Hanks resurgió hace un par de años gracias a otra historia real llevada al cine una vez más con brillantía por Paul Greengrass, que ponía todas sus mejores herramientas a disposición de esta poderosa historia de rabiosa actualidad. Un barco norteamericano secuestrado por piratas somalíes donde el capitán, interpretado por Hanks, cobrará un papel de fundamental importancia. Pura adrenalina.
Cambiamos de tercio con el magnífico debut en la dirección de Ben Affleck, un sobrio drama en la que dos detectives privados deben investigar la desaparición de una niña en uno de los peores barrios de Boston. Una cinta que angustia más allá del secuestro en sí, más bien en la espera y el desconocimiento, la duda y el miedo. Casey Affleck se marca uno de los papeles de su carrera.
Kathy Bates nos hizo temblar de terror con la encarnación de uno de los personajes más conocidos creados por la mano de Stephen King. Una fan que secuestra a ídolo, en este caso un escritor accidentado. Una mano de auxilio que se convierte en una mano al cuello. Un escalofrío recorre la película de principio a fin convirtiendo su visionado en una experiencia de lo más incómoda.
Algunos llegaron a mencionar a Alfred Hitchcock cuando Rodrigo Cortés presentó su película hace unos años. No nos extraña ante el inmenso reto que supone la cinta. Un contratista civil, un soberbio Ryan Reynolds, es secuestrado y enterrado vivo en un ataúd. El manejo del espacio y de la cámara es absolutamente asombroso, mientras que el espectador no puede dejar de removerse inquieto en su asiento ante tal espectáculo.
Brie Larson, futura Captain Marvel, se llevó la estatuilla dorada más codiciada este año gracias a este pequeño drama. Una adolescente es secuestrada y criará a su hijo en su prolongada cautividad. Durísima historia en la que dolerá entrar en el pequeño mundo creado por una madre a su hijo, en el que la realidad forma parte de un juego macabro. La angustia no mejorará con la ansiada libertad.
Michael Haneke nos ha demostrado a lo largo de su filmografía que tiene una mente de lo más retorcida o, como mínimo, capaz de imaginar los peores sufrimientos. En ‘Funny Games’ demostró ambas contándonos como unos amables jovenzuelos que van a pedir huevos se pueden convertir en tu peor pesadilla. El remake americano hecho por el mismo también vale la pena.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Cine