2 de noviembre de 2016

Manual de ‘Top Gun’ para molar en siete lecciones

Por M.J. Arias

Con 'Top Gun' Tony Scott consiguió muchas cosas. Principalmente, hacer que pasásemos casi dos horas pegados al televisor (muchos, por edad, la vimos ya en la comodidad de casa y no en la sala de un cine) sufriendo y disfrutando con la rivalidad entre Maverick y Iceman. Sabíamos cómo acabaría, quién ganaría y quién se llevaría a la chica, pero eso daba igual. El cómo era lo que interesaba. Eso y aprender a ser el más molón del barrio. Claro, que este manual de chulería que era 'Top Gun' solo podía aplicarse a chicos, aunque nosotras también aprendimos algo: hazte la dura y la interesante y acabarás con Tom Cruise.
Esto es de primero de ‘molonidad’, si es que esta palabra existe, que va a ser que no. El caso es que si quieres molar la vestimenta lo es todo. Nada de ir por ahí con traje y corbata o con pantalones pirata. Lo que se lleva, da igual la década en la que se viva, es una cazadora con personalidad que todos querrán tener cuando te la vean puesta. Las gafas de sol suman puntos. La cazadora es básica. Y no solo en ‘Top Gun’, a Ford le pasaba lo mismo como Indiana Jones y a Gosling y Travolta, en ‘Drive’ y ‘Grease’, respectivamente. Y eso que cada una es de una época diferente
Para mola, según ‘Top Gun’, hay que tener una moto. Nadie dijo que fuese a ser barato. Porque el coche está sobrevalorado. Un coche lo tiene cualquiera, pero una moto… ¡Eso sí que no! Una moto dice mucho de uno. Que se es intrépido, amante de la velocidad, poco amigo de las convenciones y las normas… y eso, al parecer, gusta mucho a las chicas. Hacen que caigan rendidas a tus pies mientras el resto se retuerce de envidia cochina. Cuidado con el modelo que eliges y el mensaje que quieres mandar. No es lo mismo ser Cruise en ‘Top Gun’ que Peck en ‘Vacaciones en Roma’.
En esto el maestro es Val Kilmer, alias Iceman, y aunque es puro postureo y tu madre y tu abuela lo verán como un signo de mala educación –sobre todo si mascas el chicle con la boca abierta–, en realidad es una señal de chulería clara. Algo que practica también el personaje de Tom Cruise al tiempo que rasga patilla al quitarse las gafas. Como ya dijimos, las gafas suman puntos.
‘Soy peligroso’. Si alguien te acusa de algo como ser peligroso, arrogante, engreído o derivados, ¿por qué molestarse en defenderse o contradecirle? Dale la razón con estilo. Igual que lo hace Maverick en cada escena de ‘Top Gun’ en la que alguien decide atacarle o llevarle la contraria.
Esto no es fácil, sobre todo porque al final eso de la belleza es un tanto subjetivo. Pero por mucho que responda a los cánones personales de cada uno, en ‘Top Gun’ el guapo oficial era Tom Cruise. No hay discusión posible. Y por eso, y un puñado más de razones, era el que más molaba de todos.
Ser contable no mola, ni abogado, ni cartero. Lo que mola es ser piloto de aviones, bombero, alpinista, especialista de cine… No sé, algo que cuando le digas a la gente a lo que te dedicas todos piensen ‘este tipo mola, menudo trabajo tiene, pura adrenalina’.
Y por favor, que no sea ‘pactocuack77’. Dale vueltas, algo que suene bien, que esconda detrás a alguien que mola, que está por encima de todo. En ‘Top Gun’ hay unos cuantos para tomar ideas. Maverick, Iceman, Viper, Wolfman, Hollywood… Cualquiera de ellos vale. Un consejo, si es en otro idioma siempre queda mejor. Por ejemplo, ¿hombre de hielo y iceman o wolfman y hombre lobo? No hay color.
Artículo escrito por LosExtras.es
  • Cine