Metrópolis, Gotham… ¿dónde viven los superhéroes?

Por M. J. Arias

Si alguna vez fantaseaste con que tu vecino del quinto, ese que parece salido de un gimnasio y cuyas ojeras delatan una vida nocturna intensa, fuese en realidad un superhéroe, toma nota primero de cuáles son sus ciudades predilectas antes de tirarte desde la azotea para que te rescate. Quizá haya llegado la hora de empaquetar tus cosas y mudarte a una de estas localizaciones superheróicas. Eso sí, ten en cuenta que la mayoría se encuentran bajo el sello DC. En Detective Comic son más de ubicar a sus superhéroes que en Marvel, que, a parte de a Spiderman, no suelen geolocalizar a los suyos.

Gotham

Es la cuidad de Batman, oscura, con un alto porcentaje de villanos y la prisión más famosa del mundo de los superhéroes y héroes enmascarados, Arkham. Allí, en sus sucias y criminales calles desarrolla su actividad el Hombre Murciélago, empeñado junto al comisario Jim Gordon en limpiar una ciudad que parece imposible que llegue a ser segura algún día. Por otro lado, de conseguirlo perdería la gracia. Desde luego no parece el lugar ideal para vivir salvo que uno sea un megalómano pirado con algún tipo de tara. Léase casos como Joker, Pingüino, Catwoman, Enigma… Eso sí, si entras en este grupo y estás pensando en instalarte en Gotham, atente a las consecuencias. Batman hará lo imposible por encerrarte en Arkham.

Metrópolis

Metrópolis parece, sin duda, un lugar mucho más amable para irse a vivir. El cine ha dado una imagen más luminosa de ella que de la vecina Gotham. Al menos, sus villanos dan algo menos de miedo. Uno no se va a encontrar con un ser contrahecho en un callejón oscuro. Lex Luthor es más de intentar dominar al mundo tirando de talonario, secuaces sin mucho cerebro y planes descabellados. Para impedírselo, nadie mejor que Superman, en sus ratos libres Clark Kent. Allí se mudó desde la idílica y campestre Smallville. Dicen que Joe Shuster se inspiró en Toronto y Cleveland a la hora de diseñar Metrópolis para las viñetas.

Nueva York

Si realmente sueñas con tener un vecino superhéroe, Nueva York es tu mejor opción. Es la ciudad con más superhéroes por kilómetro cuadrado, lo que implica que tienes más posibilidades de que uno de ellos viva puerta con puerta contigo. El superhéroe por antonomasia de Nueva York es Spiderman, claro. Pero no es el único, los Watchmen también intentaron limpiar sus calles, como también los ‘colgados’ de Kick Ass. También vivía allí Steve Rogers antes de convertirse en un supersoldado. Aunque una vez que le descongelaron, para su segunda aventura en el cine se había mudado a Washington.

Starling City

Starling City recuerda mucho a Gotham, como la historia de Oliver Queen a la de Bruce Wayne. No es el cine el que nos la ha mostrado, sino la pequeña pantalla gracias a la serie de The CW que tan buenos resultados le está dando a la cadena estadounidense. Dos multimillonarios metidos a héroes que gastan parte de sus muchos recursos económicos en salvar a una ciudad oscura y condenada por los pecados de sus habitantes más retorcidos.

Central City

Hace poco y también gracias a una serie de The CW ha saltado a la pequeña pantalla de nuevo (ya lo hizo en los noventa) la historia de The Flash, el hombre más rápido del mundo. Su ciudad no está tan llena de malvados criminales, pero sí es cierto que los que hay son de armas tomar y superpoderes. Hay una película anunciada para el todavía lejano 2018. De momento, Central City se aloja en la cadena especializada en series para adolescentes y no saldrá de allí.

Asgard

Esta es sin duda la opción más cara para mudarte por aquello de que implica que este mundo tan kitsch diseñado para la primera entrega de Thor fue levantado en un planeta lejano y los viajes espaciales no son aptos para todos los bolsillos. Además, por muy bonito que sea, sus habitantes son todos dioses de la mitología nórdica, así que no admiten a cualquiera. Solo si eres Natalie Portman o te le pareces puede que tengas una oportunidad de ser vecina de Odín y los suyos.