28 de julio de 2015

‘Misión imposible’, de la peor a la mejor

Por Pedro Moral

Ya han pasado 19 años desde que Brian De Palma hiciera historia con la primera película de 'Misión: Imposible'. Unos cuantos títulos después ya se ha convertido en la saga de espionaje más famosa de la cultura popular. Cada título tiene un director distinto, pero el actor siempre es Tom Cruise, cuya relación con el estrellato puede medirse a través de la acción, las máscaras, los saltos imposibles y los argumentos laberínticos de cada película. 

La última se titula 'Misión: Imposible -Nación Secreta' y supone todo un renacer de la saga con escenas de acción trepidantes, ritmo inagotable, emoción, sentido del humor y mucho entretenimiento. Digamos que Christopher McQuarrie sabe absorber todo lo bueno que Jason Bourne aportó al género y lo ha aportado a un universo inagotable en el que esta vez Ethan Hunt se enfrenta a un grupo empeñado en crear un orden mundial a través de ataques terroristas. La FMI está disuelta y la última esperanza para acabar con el Sindicato es el personaje que Tom Cruise lleva interpretando durante dos décadas. 

Si la hará historia, refundará la saga o caerá en el olvido es cuestión de tiempo. Pero lo que sí podemos decidir ya, con una buena perspectiva, es cuál de las otras películas de las saga es la mejor. 

La segunda parte es entretenida y en cierta manera la más exótica de todas pero ni siquiera el oficio del director John Woo en el género de acción, ni la partitura de Hans Zimmer, ni la figura de un Tom Cruise que nunca se creyó tan estrella como en este filme, salvan a 'Misión Imposible 2' de ocupar el cuarto puesto. En esta segunda parte el agente especial Ethan Hunt tiene que impedir que otro ex-agente se convierta en terrorista y mate a millones de personas por culpa de un virus mortal.  

Hay tres motivos básicos para ponerla en el último puesto. 

- Que las máscaras sean la única herramienta para los giros de guión es muy facilón. ¡Pero además de las máscaras en esta película los agentes podían cambiar de voz!

- La escalada que se gasta Tom Cruise en sus vacaciones es tan peligrosa, como extravagante, como irritante, que no tiene nada que ver con el Hunt del primer filme.

- Confunden las fallas de Valencia con los San Fermines en una de las escenas en la que la ladrona (la chica del filme) se va a... SEVILLA. 

A pesar de que la primera parte estuvo nominada a 'Peor película' en los Razzie, pasó a la historia y fundó la saga de un personaje ya tan mítico como Ethan Hunt. La historia de este espía renegado que debe hacer las cosas 'a su manera' para salvar el pellejo está repleta de buena acción y goza de la interpretación de una de las estrellas del momento (de aquel momento, de después y de ahora), Tom Cruise

Su Ethan Hunt bajando colgado de una cuerda y la melodía que Lalo Schifrin hizo eterna son sencillamente iconos. Casi todo es bueno en esta primera parte dirigida con pulso por uno de los grandes, Brian de Palma. Lo único que falla es un guión algo torpe y confuso (dichosas máscaras) y que en todo caso se salva por su potente final. 

En esta película de acción generosa que viene a ser el máximo exponente del cine espectáculo, nuestro querido agente Ethan Hunt es desterrado junto a toda la organización acusado de terrorista. Es entonces cuando se plantea limpiar el nombre de la agencia junto a un equipo formado por fugitivos. Brad Bird consigue con este argumento que nadie se mueva del asiento en las más de dos horas de duración de la película.  

'Protocolo Fantasma' es maravillosa porque incorpora a Jeremy Renner al plantel, porque aparece Tom Wilkinson, porque  el villano es el mejor de la saga, porque cuelgan a Ethan al edificio más alto del mundo, y porque casi (CASI) no usan máscaras. Si la cuarta parte de Misión imposible se queda al borde del top es porque le falta algo de estilo, un toque 'auteur'. 

En esta película vemos a un Ethan Hunt retirado y comprometido con la guapísima Julia (Michelle Monaghan). Sin embargo, todo cambia cuando secuestran a uno de los agentes que él mismo entrenó. Hunt vuelve a la carga en una película que es pura diversión y la que sin duda goza del ritmo más endiablado posible. J.J.Abrams se deja la vida en cada escena de acción y además es la primera película de toda la saga que se enfrenta al legado post-Bourne, una difícil prueba que solventa sin dificultad. 

La tercera parte es sin duda la más imaginativa, la más loca, pero también la que más tiene de su director, y su director es J.J.Abrams, el heredero de Steven Spielberg y George Lucas y alguno más. 

Y además de toda la acción posible en 'Misión imposible III' tenemos a Philip Seymour Hoffman haciendo de villano, a Ethan haciendo locuras en el centro de Shangai, una bonita historia de amor y también las situaciones más imposibles a las que jamás se ha enfrentado Hunt en toda la saga de misión imposible.

  • Extras