29 de diciembre de 2015

Motivos para votar ‘Nadie quiere la noche’, por Cine en Serio

Lo de Isabel Coixet con 'Nadie quiere la noche' podría parecer un regreso al redil de las pantallas. Pero tengamos claro que Coixet no ha vuelto, porque nunca se fue a ningún sitio. Aunque pueda parecer imposible, la realizadora catalana ha estrenado cuatro películas en los últimos dos años ('Ayer no termina nunca', 'Mi otro yo', 'Aprendiendo a conducir' y la que nos ocupa). Lo que ocurre es que ninguna de ellas consiguió tener algo de relevancia ni a nivel crítico y mucho menos de cara al público. No deja de ser admirable esta hiperactividad cinematográfica, que se habría convertido en algo grandioso si alguna de ellas hubiese cosechado éxitos.
No cabe duda de que el reparto internacional del filme ayuda bastante: la ganadora del Oscar por 'El paciente inglés' Juliette Binoche, la nominada por 'Babel' Rinko Kikuchi y el siempre solvente Gabriel Byrne, son las tres caras visibles de una epopeya que tiene el coraje de mezclar intimidad y suntuosidad saliendo bien parada en ambos casos.
La intimidad siempre se le ha dado bien a Coixet desde los lejanos tiempos de Cosas que nunca te dije y aquí no es excepción: todo el tramo final de 'Nadie quiere la noche' encierra a sus dos personajes femeninos en una tormenta interior y exterior de la que sabemos saldrán heridas. Antes hemos disfrutado y sufrido el viaje por el polo de la improbable exploradora interpretada por la actriz francesa. Dos tonos que nos hacen ver que Coixet ha vuelto al buen cine. Esperemos que continúe este excelente camino.
Artículo escrito por Cine en serio.
Ya puedes votar en los Premios Paramount a través de este enlace.