3 de noviembre de 2014

Movember: los bigotes más ilustres de la gran pantalla

Por Roberto Bra Llega noviembre y con él una tradición, si es que ya se le puede llamar así, que en el año 2003 iniciaron un grupo de amigos en Melbourne (Australia): el "Movember". El término proviene de la unión de 'moustache' (bigote en inglés) y november. Pretende conseguir que con el hecho de que los hombres hagan algo diferente con su look (la idea es que cada cual esculpa su bigote de una forma original) provoquen la pregunta de otras persona y así tener una excusa para hablar de las enfermedades masculinas. Desde aquí no se nos ocurre mejor forma para reivindicar este movimiento que seleccionando algunos de los bigotes más famosos del cine que quizás sirvan de inspiración para que algunos de nuestros usuarios se unan a este particular pero honorable movimiento.

Bigote inglés

En la película de Paul Thomas Anderson 'POZOS DE AMBICIÓN', Daniel Day-Lewis lució un cuidadísimo bigote inglés que dotaba a su personaje, el ambicioso Daniel Plainview, de una seriedad y presencia suficiente como para que más de uno se estremeciese cada vez que aparecía en pantalla. Si a eso le sumamos la magnífica adaptación de la novela de Upton Sinclair "Petróleo" que hizo Paul Thomas Anderson, y el apabullante talento de Day-Lewis el resultado no podía ser otra cosa que sobresaliente. Daniel Day-Lewis ganó el Oscar por dicho papel, no obstante para la gala no dudó en afeitarse el bigote.

Bigote lápiz

Muy distinto fue el bigote que utilizó en 1939 Clark Gable en 'LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ'. A diferencia del poblado bigote inglés de Daniel Day-Lewis, Gable lució lo que muchos conocen como el bigote lápiz: un bigote muy finito que puede tener forma curva, triangular o dividida en el centro. Sabemos la dificultad que supone  en la actualidad que este bigote sea socialmente aceptado pero lo que está claro es que a Clark Gable le sentaba muy bien.

Bigote herradura

En una de las películas más famosas y aclamada de los hermanos Coen,  'EL GRAN LEBOWSKY', nos encontramos con un tipo de bigote muy propio de los vaqueros: el bigote herradura. Tal como su nombre indica, este bigote dibuja un camino como una herradura sobre el rostro masculino; comienza fino cubriendo los labios y alarga sus puntas hasta el mentón. En la película de los Coen era el narrador, un vaquero conocido como Stranger e interpretado por Sam Elliot el que lo lucía.

Bigote oriental

El cruel maestro Pai Mei lucía en la segunda parte de 'KILL BILL' un espectacular bigote Fu Manchu: Es el típico estilo oriental, también dividido en el centro, pero con puntas largas que caen hacia abajo. Combinado con su prominente barba otorgaba un aspecto de lo más misterioso al maestro de La Novia. Os recomendamos no probarlo en casa.

Bigote 'villain'

El Capitán Garfio, el famoso enemigo de Peter Pan, lucía un impecable bigote al que muchos han calificado como "villain" en la adaptación que Steven Spielberg dirigió en 1991. Fue Dustin Hoffman el encargado de ponerse ese bigote en la película de Spielberg, y la verdad es que no le quedaba nada mal.

Bigote húngaro o imperial

El siempre particular Terry Gilliam dirigió en 1988 'LAS AVENTURAS DEL BARÓN MÜNCHAUSEN' sobre un personaje que no se sabía muy bien quién era. ¿Un farsante? ¿Un bribón? ¿Un loco? ¿O quizá el héroe más valiente que luchó y venció en los más disparatados combates? Lo que si sabemos es que su protagonista, encarnado por John Neville, lucía un prominente bigote imperial, un bigote muy grueso que se dirige hacia arriba y cubre parte de las mejillas y que servía como elemento distintivo de su protagonista.

Bigote Cantinflas

Una de las muchas películas protagonizadas por Cantinflas, que popularizó su particular bigote que consta de pelo solo en los extremos y que otorgó al actor mexicano una popularidad mundial. Conocido por muchos como el "Chaplin mexicano" sus películas dieron la vuelta al mundo, y con ellas también su bigote.

Bigote toothbrush

Este cortometraje dirigido y protagonizado por Charles Chaplin fue el primer trabajo que vio la luz del famoso director británico y, por consecuente, la primera aparición de su famoso bigote que más tarde cobraría fama mundial no solo por el cómico inglés sino también por ser el bigote de Adolf Hitler. Probablemente sea, junto al de Groucho Marx, el bigote más famoso de la historia del cine. Un bigote del que solo se separó en sus dos últimas películas.

  • Extras