17 de mayo de 2014

Naves espaciales en las que darse una vuelta

Por M. J. Arias

¿Qué aficionado a las películas del espacio no ha soñado alguna vez con darse una vuelta en alguna de esas increíbles naves? Sentirse como Han Solo a bordo del Halcón Milenario, perderse por los pasillos de Nostromo o escapar de la rutina diaria sobrevolando la ciudad en la nave burbuja de 'OBLIVION'.

Es una de las míticas. El Halcón Milenario engaña por su aspecto. Puede que no sea la más bonita de esta selección, pero sí una de las que más valor tiene. No en vano empieza siendo la nave de un contrabandista y acaba luchando contra las fuerzas del lado oscuro. Todo eso capitaneada por Han Solo (Harrison Ford), que hace el mismo camino que su adorada nave. Lástima que acabase tan mal. ¿La recuperarán para el 'EPISODIO VII'?
'STAR WARS' y 'STAR TREK' son algo así como el equivalente en cine del espacio del Madrid y el Barça en el fútbol. Aunque, en este caso, una no excluye a la otra y uno puede ser seguidor de ambas sagas. De la segunda, la nave mítica es el USS Enterprise. Su diseño es mucho más limpio que el del Halcón Milenario y su tamaño, mayor. Pero también es un tipo de nave distinta. A los mandos, el Capitán Kirk.
Quizá se ofendan los amantes del género, pero el Discovery se parece (y mucho) al clásico sonajero para bebés. Dicho lo cual, su importancia es trascendental. No en vano, '2001' es una película capital para el cine del espacio. Un hito cinéfilo. Entre la tripulación del Discovery se encuentra otro mito, la inteligencia artificial HAL.
El Nostromo tenía su encanto, con sus pasillos, sus puertas y su misterio. También tenía un alien con muy malas intenciones, así que quizá no sea la mejor opción para darse una vuelta.
La espectacular y gigantesca nave que sirve de refugio a la Humanidad cuando la Tierra queda inhabitable es una especie de crucero espacial de primera clase. Por tener tiene hasta zona de baño. El concepto es el de un arca de Noé de cinco estrellas. Con tantas comodidades y todo automatizado, no es de extrañar que el ser humano acabase engordando hasta límites insospechados.
La llamada nave burbuja de Oblivion, la que puede verse en la imagen superior, es la más práctica para un piloto amateur. Más que nada por el tamaño, mucho más manejable que el del resto de la selección de este post. En cuanto a diseño, no se puede discutir que es de las más bonitas.
La nave de Encuentros en la tercera fase no tiene nombre, pero a luces no le gana nadie. Monumental y musical, Steven Spielberg es todo un artista en esto de impresionar con alienígenas venidos para algo más que aniquilar humanos a diestro y siniestro. Y sus vehículos causan sensación.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras