5 de febrero de 2016

Nick Nolte, la estrella que lo ha sido todo: desde sex symbol a mendigo

Por Luís Fernández

Le conocimos en 'Abismo', nos enamoró en 'El príncipe de las mareas' y nos partió el corazón en 'Aflición'; Nick Nolte está de cumpleaños y lo celebramos haciendo un pequeño repaso a su vida y obra. Uno de los sex symbol de los 80 que sigue levantando suspiros en toda una generación de madres y padres. Recordemos su figura a través de su vida… ¿qué imagen os viene a la cabeza cuando hablamos de Nick Nolte?
Este actor nacido en Nebraska, en Omaha concretamente, empezó como jugador de Rugby pero pronto dejó sus estudios y, por tanto, el deporte, debido a sus malas notas. Tras sus primeros pinitos en el escenario en Pasadena, en seguida daría el salto a la televisión donde se daría a conocer gracias a la serie 'Hombre rico, hombre pobre' del año 1976.
En los 80 no podías ser nadie si no tenías una comedia policíaca en la que formaras parte de un peculiar dúo patrullando la ciudad. En este caso Nick Nolte se alió con Eddie Murphy para encandilar al gran público y lo consiguieron. Unos años después de 'Límite: 48 horas', ampliaron el ho-rario con '48 horas más'.
Los años finales de los 80 y principios de los 90 supusieron su punto álgido en popularidad y en reconocimiento crítico. En 1991 consiguió participar en la ya clásica 'El cabo del miedo'  y gracias a su participación en 'El príncipe de las mareas' conseguiría su primera nominación a los Oscar como actor principal. Película gracias a la cual se convertiría en un sex symbol de manual. Aún se escuchan suspiros masivos cada vez que se emite  la película.
Los años 90 no pudrían haber terminado mejor para el actor. A su ya extensa filmografía sumaba un proyecto de nivel gracias a su papel en 'La delgada línea roja' de Terrence Malick y su participación en el drama independiente 'Aflición' que le otorgaría su segunda nominación a los premios de la Academia. Un papel sobrecogedor en un duelo con James Coburn, el cual si conseguiría su estatuilla dorada.
Aunque el actor nunca ha dejado de trabajar y en los 2000 ha seguido sumando innumerables proyectos a su filmografía, los graves problemas de alcoholismo empiezan a notarse de manera clara. Entre las declaraciones de Katherine Hepburn en las que acusaba al actor de terminar borracho en todos los bares de Los Angeles y una condena de tres años de libertad condicional por conducir borracho en 2002, la década no pudo empezar peor. A esto se le sumaría una fotografía en el aeropuerto de Hawai en 2007 tirado en el suelo completamente ebrio.
En la última década el actor ha participado en proyectos de prestigio, aunque en papeles secundarios, contándose entre ellos 'Noé' o 'Tropic Thunder', y consiguiendo su tercera nominación al Oscar como actor secundario gracias a 'Warrior'. Sin embargo, su estado de salud sigue deteri-rándose y tras su último estreno, 'Un paseo por el bosque', un inesperado éxito, declaró que se había agotado fisicamente y que tuvo que reemplazar una cadera y una rodilla.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras