Parodias que son tan buenas como los originales

Por María Pérez

La parodia como género ha dado de todo: desde películas que no soportan ni un visionado hasta obras de culto que salen una y otra vez en listas de Lo mejor de… Entre las segundas hay verdaderas joyas que a base de inteligencia y mala baba logran despegarse del original y aguantar el paso del tiempo. Estas son las mejores de entre ellas.

‘UN CADÁVER A LOS POSTRES’

Un millonario (Truman Capote) convoca a los cinco detectives más famosos del momento para proponerles un reto: el que descubra al asesino se llevará una buena cantidad de dinero. Tras ser alojados en habitaciones infectas, descubren que el asesinado es el propio millonario. El dramaturgo Neil Simon cogió uno de los géneros que juega con mayor número de convenciones y lo mezcló en esta coctelera de alta comedia protagonizada por grandísimos actores y con algunos diálogos que, por increíble que parezca, ganan con el doblaje.

‘ATERRIZA COMO PUEDAS’

Jim Abrahams y David Zucker, verdaderos especialistas del género conocido como spoof, en seguida se dieron cuenta del filón que eran las películas de desastres, llenas de tópicos y situaciones extremas, y cimentaron su carrera completa y todo el género en sus entregas posteriores sobre esta obra maestra, y lo digo sin sorna. No solo está llena de detalles, con escenas que tienen hasta dos y tres capas de acción, de frases memorables (Lloyd Bridges y su “elegí un mal día para dejar de esnifar pegamento”), sino que logra la difícil tarea de no dejar respirar entre chiste y chiste.

‘EL JOVENCITO FRANKENSTEIN’

Mel Brooks es todo un especialista en parodias, pero quizá la más lograda de todas ellas sea esta sobre el mito de Frankenstein. Para ello se dejó rodear de un buen reparto de actores cómicos entre los que están Gene Wilder, Marty Feldman, Teri Garr y la fabulosa Madeline Kahn. La película toma altura desde el primer encuentro entre Frankenstein y Igor y no desciende hasta los títulos de crédito. Todo un clásico.

‘AGÁRRALO COMO PUEDAS’

Otra de las figuras incuestionables que han surgido de este tipo de películas es la de Leslie Nielsen. En esta vuelta de tuerca al género policiaco creó un personaje icónico que no abandonó del todo en ninguna de sus películas posteriores, caracterizado por su pelo canoso y su potente voz, y haciendo de persona sin demasiadas luces, totalmente sobrepasado por los acontecimientos al que sin embargo otros consideran una lumbrera. El legendario crítico Roger Ebert dijo de él una vez que era “el Laurence Olivier de las parodias”. Ahí es nada.

‘LA PANTERA ROSA’

Las parodias de Blake Edwards están en el polo opuesto de las de Mel Brooks. Y se podría decir hasta que no son parodias en sí mismas, sino alta comedia basada en una subversión de los géneros. En este caso, el género detectivesco, con un investigador torpón pero sagaz, un criado oriental que le ataca siempre por sorpresa a modo de entrenamiento y ladrones de guante blanco en ambientes de alta sociedad. Y la música de Henri Mancini, que da ese toque inigualable de sofisticación.

‘ZOMBIES PARTY (UNA NOCHE… DE MUERTE)’

A ‘SHAUN OF THE DEAD’hay que agradecerle dos cosas: permitir que Edgar Wright siga haciendo películas de este tipo (‘ARMA LETAL’ y ‘BIENVENIDOS AL FIN DEL MUNDO’) y habernos descubierto a Simon Pegg al resto de los mortales. Además, es una de las películas, no sólo paródicas, más delirantes e hilarantes que se han hecho hasta la fecha, y que ha inaugurado en Gran Bretaña todo un género de parodias.

‘MARS ATTACKS!’

Con un elenco envidiable encabezado por Glenn Close, Jack Nicholson, Annette Bening, Pierce Brosnan, Danny De Vito y Michael J. Fox, entre otros, Tim Burton hizo una de sus películas más marcianas (y nunca mejor dicho) de su carrera en esta parodia de los títulos de ciencia ficción de los años 50, con unos marcianos con mucha mala leche y un macabro sentido del humor y Tom Jones convirtiéndose en salvador de la humanidad.

‘TOP SECRET’

La combinación entre humor sutil e hilarantes gags visuales resultó infalible en esta película que después de 20 años sigue citándose como de las mejores del género, y además con la aparente desventaja de contar con Val Kilmer como protagonista, en el papel de un cantante de rock que se convierte en espía en la Segunda Guerra Mundial.

‘LOS CABALLEROS DE LA MESA CUADRADA Y SUS LOCOS SEGUIDORES’

Si hay unos iconos del humor inteligente, destructor, que hace risa hasta de su sombra y que hayan creado una galería de gags que se repiten hasta la saciedad y siempre demuestran su eficacia son los británicos Monty Python. En esta, la que quizá sea su mejor película (aunque otros prefieran ‘LA VIDA DE BRIAN’), cogen el mito del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda y lo hacen trizas a base de gags que van desde unos caballeros sin caballo con sus escuderos haciendo el ruido con unos cocos (inolvidable la primera escena) hasta un juicio imposible a una bruja.

‘AUSTIN POWERS’

A la espera de que se decidan a hacer la cuarta película de la sega, lo cierto es que la primera sigue siendo la mejor, y sigue conservando esa frescura y esa caradura que sorprendió a todos. Austin Powers mezcla la parodia de la peor estética pop de colorines, estampados psicodélicos y peinados de tazón con los chistes incisivos basados en los tópicos del género de espías y sobre todo en James Bond y su promiscuidad. Para más inri, tiene un malo interpretado por el mismo Mike Myers y que forma con Austin un dúo memorable.

'ABBOTT Y COSTELLO CONTRA LOS FANTASMAS'

Quizá los primeros en hacer parodias declaradas de las películas de género fueron Bud Abbott y Lou Costello, que formaron pareja cómica desde 1931 a 1957. La más famosa de ellas es esta en la que dos transportistas se tienen que enfrentar a una horda de monstruos que incluyen a Drácula, Frankenstein, el Hombre Lobo y la Momia. De hecho, dos actores clásicos del cine de terror, Lon Chaney Jr y Bela Lugosi participaron en la película. Aunque vista ahora resulta un poco ingenua, está llena de gags físicos y ambos tienen un sentido del ritmo envidiable.

'CHARADA’

Tenemos las parodias de trazo grueso y las parodias de trazo fino, casi con plumilla. Este es el caso de la del género de intriga que hace Stanley Donen, con su elegancia y su gran sentido del ritmo. Para ello coge Cary Grant, bien curtido en intrigas hitchcockianas, que sabe reírse de sí mismo como criminal que cambia cada 15 minutos de nombre, y a Audrey Hepburn haciendo de viudita a la que todo el mundo quiere robar. Y además está la deliciosa canción de Henry Mancini, nominada al Oscar, un divertimento a medio camino entre la melodía parisina y el circo.

'F DE FLINT'

Nada más inteligente que hacer una parodia de las películas de agentes secretos que coger a un actor tan cool y tan chic como los 007 (o más que algunos de ellos). James Coburn es Flint, un agente que descubre que el presidente del gobierno ha sido sustituido por un actor y que detrás está una banda femenina cuya intención es hacerse con el control del mundo a través del control de las mentes.

‘HÉROES FUERA DE ÓRBITA’

'HÉROES FUERA DE ÓRBITA' coge Star Trek y los rumores sobre el reparto fuera de plató que circulaban en los corrillos y nos introduce a una serie de actores conocidísimos (Sigourney Weaver, Alan Rickman, Sam Rockwell y Tony Shaloub) capitaneados por Tim Allen como estrellas de una serie de ese estilo que de repente se ven inmersos en un conflicto espacial real. Al final, la película termina siendo el mejor homenaje posible a la serie del Enterprise.

‘LA LOCA HISTORIA DE LAS GALAXIAS’

Coge una película de género que haya sido un taquillazo, riza el argumento hasta rozar el ridículo, usa nombres de personajes con significados graciosos, extrema el vestuario para que parezcan disfraces y rodéate de actores reconocibles que no tengan miedo a dejarse llevar por la locura y la patochada. Estos son los ingredientes principales con los que contaba Mel Brooks para sus legendarias parodias. Está claro que a veces le salía mal, pero en este caso rinde homenaje al clásico de George Lucas y lo que es más, proporciona momentos cómicos irreprochables.

'HOT SHOTS'

Charlie Sheen haciendo mofa y befa de las películas protagonizadas por héroes musculados y salvadores del mundo occidental, rodeado de un reparto de altura en el que se encuentra Jon Cryer, su compañero en ‘DOS HOMBRES Y MEDIO’, y además, aprovechando las dotes de Lloyd Bridges (de nuevo) para la comedia absurda. Otra vez, Jim Abrahams lleva al extremo del ridículo los tópicos de las películas de acción para construir una película que se convirtió en un clásico para adolescentes en el momento de su estreno, a pesar de su tosquedad en muchos momentos.

‘LA CARRERA DEL SIGLO’

Blake Edwards consolidó su estilo de comedia en esta cinta ambientada en el mundo automovilístico de principios de siglo. La competencia feroz entre pilotos de coches toma su tono más amable y atractivo con las caras de Jack Lemmon y Tony Curtis compitiendo en una carrera de Nueva York a París llena de incidentes y con un diseño de producción que ya establece el tono paródico desde el inicio.

  • Extras