17 de junio de 2015

Películas que se dividen en 2 partes para estirar el chicle

Por M. J. Arias

Parece que a distribuidores, productores y demás implicados en explotar los derechos del las sagas de mayor éxito –curiosamente la mayoría de ellas adaptaciones de novelas, no siempre para adolescentes– les cuesta soltar la gallina de los huevos de oro y puestos a explotarlas optan por dividir en dos partes lo que podría contarse en una para estirar el beneficio. Normalmente, el desenlace. Un dos por uno que eterniza el final y que obliga a los ávidos espectadores e incondicionales seguidores a pasar dos veces por caja. Tras los seguidores de franquicias con amores entre humanos y vampiros, niños magos y adolescentes rebelados contra el poder se unirán pronto los chicos de Nick Furia.

Dos partes tendrá la siguiente de los Vengadores, la tercera de una heroica saga que hace que los dólares caigan en el saco de Marvel y Disney como las moscas en la miel. En ‘Infinity War’, que el título en inglés tiene más glamour que el traducido al castellano, Chris Evans, Chris Hemsworth, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Mark Ruffalo y compañía dividirán su monumental guerra que apunta a que tendrá un buen puñado más de fichajes superheroicos. Anthony y Joe Russo serán los directores, que estrenarán en mayo de 2018 y 2019. Solo con el título ya se ve que habrá mucha épica. Lo que no está del todo claro es si habrá desenlace, porque estos Vengadores tienen cuerda para rato.

El de la adaptación del cuento de J. R. R. Tolkien 'El Hobbit' a manos de Peter Jackson es el caso más singular. Ya sonaba extraño cuando anunciaron que la película de ‘El Hobbit’ protagonizada por Martin Freeman estaría compuesta por dos películas, mucho más cuando dijeron que al final serían tres. ¿De dónde se iba a sacar Jackson material para tres entregas? Pues de los apéndices de Tolkien, de su imaginación y tirando un poco de invención. En la segunda, La desolación de Smaug, ya había contado prácticamente todo lo que se narraba en ‘El Hobbit’. Cosa de diez páginas le quedaron para La batalla de los cinco ejércitos, en la que el director recreó una batalla que en el libro ventilaban en unas pocas páginas.

Desde la primera película de 'Crepúsculo' se sabía ya, si necesidad de leer los libros, que Bella y Edward acabarían jurándose amor eterno. Que ella se convertiría en vampiro para pasar la eternidad junto a su adorado vampiro brillante. Aún así, los responsables de la saga, sabedores de que los fans irían a ver una, dos y hasta tres, si se hubiesen atrevido, entregas de su historia de amor, decidieron dividir lo contado en 'Amanecer' en dos partes. La primera se estrenó en 2011 y un año más tarde el verdadero desenlace.

Si ‘Crepúsculo’ lo hizo, porqué no lo iba a hacer su digna sucesora en esto de épicas novelas para adolescentes convertidas en franquicias de éxito en la pantalla, 'Los juegos del hambre'. Si Kristen Stewart consiguió arrastrar en masa a los espectadores al cine, qué no iba a conseguir una actriz con mucho más carisma y gracejo como Jennifer Lawrence. Sobre todo porque su historia, además de de amor, también es de rebeldía, opresión, superación y de realidad distópica en el que los de abajo se levantan en armas contra los de arriba. ¿Quién ganará la batalla? ¿El Sinsajo o el Capitolio? En desenlace, en dos partes. La primera se estrenó en noviembre del pasado año y este 2015 llegará la última, en noviembre también.

'Divergente' es la marca blanca de ‘Los juegos del hambre’ y como tal sigue su estela. Con Shailene Woodley como heroína adolescente al frente de la franquicia nacida de las novelas de Veronica Roth el argumento recuerda a la de Jennifer Lawrence y, como esta, también dividirá en dos su tercera novela en el cine. ‘Leal – Parte 1’ se está rodando antes con la idea de estrenarla en marzo del próximo año. Aunque para conocer el verdadero final de Tris como líder de los divergentes habrá que esperar un año más, hasta 2017.

¿'Harry Potter', la pionera? De este post, sí. Porque llegados al séptimo libro de la saga mágica escrita por J. K. Rowling, en Warner decidieron que era mejor cerrar la saga con un número par y dividieron ‘Las reliquias de la muerte’ en dos. Puede que en taquilla funcionase, pero lo cierto es que la película preludio del desenlace les quedó bastante aburrida. Harry Potter y Hermione de camping. Eso fue la primera parte. Se guardaron toda la acción para una última película apoteósica, todo sea dicho, pero la anterior les quedó sin chispa. Económicamente fue beneficioso, no tanto a nivel de crítica y satisfacción del respetable. Pero había que pasar por ello para llegar a la batalla final entre Potter y Voldemort. Era el peaje a pagar.

  • Extras